Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

La huella del abandono

Por: Alejandra Fonseca

2013-03-01 04:00:00

“¡Como pájaro sin canto! –dijo. Suena a frase hecha, pero ¿te has sentido así alguna vez? Imagina un ave libre, un canario macho, por ejemplo, que canta… ¡Y que no cante y que no vuele! ¿Percibes ese escenario: un ave paradita en una rama, con el viento fresco recorriendo todo su cuerpo, mirando al cielo y al sol de frente, teniéndolo todo para volar y cantar libremente, y que no tenga ganas ni de cantar ni de volar? Así me siento hoy.

“Admiro a la gente que no se vence. Que no se derrota… aparentemente, porque no sabes de sus batallas internas que sólo permiten que salgan de noche, a solas… cuando todo está oscuro y no hay testigos. Bien decían los actores griegos que vivimos con una máscara todo el tiempo y esa máscara se deshace, nada la sostiene. ¡He visto hasta a los más fuertes y poderosos quebrarse! Todos somos aves sin vuelo y sin canto en un momento de nuestras vidas…

“Estos momentos son la huella del abandono. Tristemente están los abandonados permanentes. Pero todos, sin distingo, alguna vez nos sentimos abandonados. Esta huella se formó por la primera vez que te sentiste abandonado cuando niña: si llegaron tarde por ti a la escuela; o si venías con tu familia, te distrajiste y ellos siguieron caminando, y al no verlos sentiste el abandono. Y regresas a esa huella, botas y rebotas en ella cuando te sientes sola y porque tienes pedos. No lo platicas porque la gente no escucha, te sermonea o se asusta… Su desamor mete su dedo en tu llaga hasta que sangras otra vez y quedas en carne viva. Hurgan en tu huella del abandono…

“Hoy me siento perdida. Me siento sola, abandonada de dios. No sé a dónde voy. No encuentro algo que me zarandé, que me sacuda esta tibieza, esta indiferencia, esta abulia de vivir. 

“Somos una especie que no tiene dios… Estamos abandonados. En algún momento de evolución nos fuimos por la libre. Y ahí perdimos. Los animales siguen su instinto. Nosotros no tenemos ese código que nos dice qué hacer. Nunca sabemos con certeza. No hay algo que te llene el hueco. ¡Nunca!

“¿Has sentido que a nadie le importas? ¿Te has sentido perdida y que has perdido? ¿Que no sabes adónde vas ni para qué ya estás? ¿Te has levantado en la búsqueda de algo que te motive y no lo hallas, y pasa el día y la noche, y los siguientes días y las siguientes noches, y tú como autómata sin ser capaz de vislumbrar algo que te salve?

“Los seres humanos somos mortales no porque morimos, ¡no!, sino porque sabemos que vamos a morir. Luego me pregunto: ¿si me voy a morir para qué la vida? Y me pierdo…

“Hoy no encuentro el hilo. No encuentro sentido ni ganas. No siento la necesidad de seguir adelante. No siento amor. Hoy quiero llorar…”

Y me senté a su lado y la acompañé a llorar…

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.