Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

Intima otredad

Por: Alejandra Fonseca

2012-12-21 04:00:00

Hay dos mundos: el mío: ordenado, conocido, integrado, seguro. Predecible: Cosmos. Y el “otro”: ajeno, inextricable, desconocido, inexplorado, anónimo, extraño: Caos.

El Mundo mío me identifica, me ilumina, me integra. Tiene claridad en forma y fondo. Me cobija. Contiene a mis semejantes. Me dicen quién soy. Son como yo. Soy como ellos. Pertenezco.   

El “otro” es un mundo oscuro. Con monstruos y sombras incomprensibles. Denso.

Misterioso. Nebuloso. No lo entiendo. Ocupa un territorio extranjero, desconocido… Me separa. No existe mientras no lo veo. Lo miro de reojo y no cabe en lo mío. Está fuera. Lo quiero invisible. Porque lo miro y siento angustia. Lo miro y siento desprecio. Lo miro y me da miedo…

El “otro” mundo es opuesto al mío. Es todo lo que no quiero. Me lleva a un lugar que no es mío y me enseña lo que no soy yo. Es la “otredad”. Cierro mis ojos y desaparece. Me  aquieto para que no me vea. Tiene ojos. Y mira. Lo evito y lo olvido. No existe. Me evado y escondo. Lo niego. Pero puedo escapar.

La “otredad” me hace sentir extraña. Me destierra. Me avienta a una soledad irreconciliable. Me separa. Me distancia. Me despuebla.

Me fugo y me enquisto. Cierro mis ojos. Miro hacia dentro. En lo oscuro veo unos penetrantes ojos amarillos brillantes que me observan…. No puedo evadir su mirada. Me atrapa. Se apodera de mí. Me arrincona. Me sacude. Me hiere. Animal salvaje que llega en la penumbra interior a merodear mi cuerpo que también es suyo. Reptil que se arrastra en lo oculto con terrible poder irracional. Obsceno. Grita cuando callo. Insurrecto. Se mueve en la opacidad. Faccioso. Quema mis entrañas. Pero no es el “otro”. No es el Caos. No está fuera.

Me rompe. Dice sí cuando digo no. Odia cuando amo. Confunde mis certezas. Duda de mi confianza. Profana mi mundo. Me contraria.

Huyo y me atrapa. Corro y me sigue. Escapo y me agarra. Lo niego y me encuentra…

No puedo escapar. Es “otro”. Y es mío. Es otro pero mío. Está dentro. Y es extraño pero propio. Es íntimo pero “otro”.

Somos: Yo, el “otro” y mi íntima otredad: Yo, de uno escapo. Del otro no.

 

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.