Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

De dragones...

Por: Alejandra Fonseca

2013-01-04 04:00:00

Ylos festejos y bienaventuranzas del nuevo año 2013 se esfumaron en menos tiempo del que toma que el agua se te va entre los dedos de las manos… Todos a quienes conozco hicimos nuestro mejor esfuerzo de pensar para que desde el inicio del año fuéramos mejores personas y deseamos que el mundo fuera un mejor lugar. ¿Pero cómo serlo si eso no sucede de un día para otro y sólo con desearlo, con pensarlo?

Ser mejor, cualquiera sea el significado de esto, es algo que se ejercita como un músculo, día a día, sobre todo en los pequeños detalles que te cuestan trabajo para ir venciendo lo que te ha vencido, para derrotar al propio monstruo que has creado en ti: la flojera, la comodidad, la abulia, el conformismo, la indiferencia, en fin, echarte a andar por el lado que has elegido cambiar.

Y no lo hacemos. Creemos que la vida es sólo desearlo y ya. Así nos enseñaron. Bien recuerdo que desde niña me decían que deseara las cosas con todo mi corazón, para que por arte de magia, las cosas cambiaran. Pero desde niña supe que no es así. Tenía que romperme la madre, ser inconforme, luchar por que las cosas que sentía que no eran correctas cambiaran. Y lo hice. Lo hice principalmente en mí. Y me hice guerrillera urbana, para que, lo que pudiera cambiar, cambiara, pero fue por sólo un tiempo, corto, y pasó su tiempo para volver a ser lo mismo de siempre. No se sostuvo… Mi esfuerzo fue bueno, pero las “circunstancias”, no cumplieron con su parte en el binomio ineludible del yo soy, yo y mi circunstancia.

No logramos entender que necesitamos dejar de sólo desear lo que queremos para cambiarlo. Necesitamos darnos cuenta que desear que las cosas cambien, por mucho que las pensemos y nos concentremos, pero si lo hacemos bajo el mismo paradigma, no cambia nada. Es necesario, urgente, cambiar el paradigma. Es obligado darnos cuenta dónde estamos parados, ser conscientes, y empezar a sentir y aceptar que el mundo es lo que es y que sólo sales si atraviesas…

Darnos cuenta que la mente ya no responde a las exigencias de nuestras circunstancias actuales. Darnos cuenta que la conciencia no es parte de nuestra mente racional, sino que es a la inversa: es la conciencia que abarca a la mente racional y debe usarla como herramienta práctica para la vida. Pero no más.

La mente no define. La conciencia sí. El nuevo paradigma es: ser conscientes, darnos cuenta que lo único cambiable es aquí y ahora. Lo único cambiable es el monstruo que llevamos dentro. Lo demás no existe.

Por mucho que deseemos lo mejor del mundo para el mundo, para los demás y para nosotros mismos, no es suficiente y ya tampoco necesario. Es obligado dar un paso más allá. Saber que podemos vencer si vemos lo que no hemos visto pero ahí está. Lo escribió muy claro Gilbert Keith Chesterton: “Los cuentos de hadas son bien ciertos, pero no porque nos digan que los dragones existen, sino porque nos dicen que podemos vencerlos”.

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.