Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

Jueves y viernes santos, sin cohetes

Por: Manuel De Santiago

2012-04-05 04:00:00

El uso y abuso de la pirotecnia en nuestro país es una práctica que está profundamente arraigada entre la gente, principalmente los habitantes de los pueblos. No hay celebración del calendario ceremonial religioso y aún civil que no cuente con una buena tronadera de cohetes y para el caso de las celebraciones especiales, con complejos juegos pirotécnicos de todo tipo.

Los accidentes menudean dadas las escasas medidas de seguridad que se tienen en los talleres artesanales donde se fabrican estos artefactos de la pirotecnia. Los coheteros son químicos prácticos, diestros de las materias explosivas y de los efectos lumínicos y sonoros que producen; pero “como al mejor cazador se le va la liebre”, también están expuestos a percances fatales que acaban en la mutilación o aun la muerte de algunos operarios, casi siempre miembros de la misma familia.

Cholula (San Pedro y San Andrés) es un caso aparte, porque los cohetes se escuchan prácticamente 363 días de cada año, exceptuando los correspondientes al jueves y viernes santos, por el acatamiento a la prescripción de la iglesia católica por duelo que conmemora la muerte de Cristo. El resto del año es de celebraciones ruidosas dedicadas a los numerosos santos del panteón cristiano, muchos de ellos patronos de los barrios tradicionales de estos dos municipios colindantes e históricamente vinculados.

El barrio de San Cristóbal Tepontla, en la circunscripción de San Pedro Cholula, es un rumbo de músicos y coheteros, y las familias Teutle y Zacazontle mantienen con algunas dificultades la tradición debido a la poca demanda de trabajos “grandes”. El jefe de uno de estos talleres me comentó que el año pasado contrataron para San Andrés Cholula a un cohetero de Toluca, porque estaba relacionado políticamente con el presidente municipal: “les cobró re ti’harto y eso que es del PAN”.

El Torito y El Texcal son talleres de fabricación de juegos pirotécnicos autorizados por la Sedena, los cuales sobreviven apenas de la venta al menudeo de cohetes, buscapiés, brujas, cohetones y otros productos menores de este arte explosivo. La crisis ha afectado a todas las actividades productivas y la pirotecnia no es la excepción.

No podemos siquiera especular qué va a pasar con esta actividad en el futuro cercano, pero lo que sí es seguro es que tendremos cohetes todavía por un tiempo y aquel dicho popular se cumplirá de que “quedará como el cohetero. Si truena duro, le chiflan, y si no truena, también le chiflan”.

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.