Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

» Puebla » Cine

Un recuerdo para Josko, antes que el cine

Por: Alfredo Naime

2012-07-13 04:00:00

 

Me apropio de un párrafo en la columna de hoy. El 5 de julio falleció el cineasta y académico Alfredo Joskowicz, para profunda tristeza de quienes lo conocimos. No hubo quien no le quisiera. Conocí a Alfredo en 1996, cuando viajamos a Lima al Primer Encuentro Latinoamericano de Cine y Video Universitario. Desde entonces mantuvimos amistad, que se hizo cercana a partir de que lo invité a asesorar el nacimiento de la licenciatura en Cine de la UPAEP y a formar parte de su Consejo Académico. Accedió a ambas peticiones generosamente, lo que para nosotros fue un lujo. Así eraJosko: generoso de una manera genuina y entregada. Justo en este 2012 recibió el Ariel de Oro por toda una vida dedicada al cine, así como un emotivo homenaje del Festival Internacional de Cine de Guadalajara. Todo lo que era posible hacer en beneficio del cine mexicano, Alfredo Joskowicz lo hizo. Además, desde el CUEC y el CCC formó por décadas a decenas de aspirantes a cineastas, incluidos nombres que hoy están entre los más importantes de nuestra industria: Cuarón, Lubezki, Carrera, Estrada, etcétera. En suma, todos quienes en México guardamos alguna relación con el cine –la que sea– tenemos mucho que agradecerle. Descanse en paz mi tocayo Alfredo Joskowicz, muy admirado pero aún más querido.

Llegó a Puebla –al mundo entero– El asombroso Hombre–Araña, después de tres films relativamente recientes (de 2002, 2004 y 2007) sobre el personaje. Esos los dirigió Sam Raimi, con Tobey Maguire en el rol titular; el que hoy nos ocupa es de Marc Webb, con un nuevo protagonista: Andrew Garfield, que a sus 28 años sufre para verse como estudiante de bachillerato. La película es lo que los gringos llaman un reboot, es decir un “reinicio” o “rediseño” del concepto, que sin embargo narra justo la historia ya conocida respecto del surgimiento del personaje, para lo cual ocupa casi una hora. Esto deja la sensación de que arranca tarde; al menos, eso que busca ser novedoso. Uno de los puntos nuevos es que desaparece el rol de Mary Jane Watson –interpretado por Kirsten Dunst en la trilogía de Raimi– para dar paso al de Gwen Stacy, encarnado por una guapa y sexy Emma Stone, que tampoco, ni de lejos, luce como una chica de 17 años.

Pero más allá de estos detalles, el balance es que los casi 140 minutos deEl asombroso Hombre–Araña están gustándole a las audiencias, a las que no parece importarles que una tercera parte del film sea virtualmente lo mismo de lo conocido en Spider–Man de 2002, ni tampoco que el resto esté lejos de ser claramente distinto. Lo importante para la gente es que les cae bien Garfield como el nuevo homo–arácnido (no ha de ser fácil ponerse el traje después de Tobey Maguire) y que la acción nuclear les resulta muy excitante; en especial el tremendo cuerpo a cuerpo ante The Lizard, mutación en gigantesca lagartija de un científico ex–colega de su padre. Personalmente, destaco que la película de Webb (“doble b” aparte, telaraña es uno de los significados de esta palabra) otorga una mayor importancia, más introspección, a la desaparición de los padres de Peter Parker y a sus consecuentes efectos sobre el joven, menos escrupuloso que lo que solía vérsele al Parker de Maguire. Siento a este rasgo de conciencia de familia como un plus, aunque no es por lo que paga en taquilla –lo tengo claro– el fan admirador de Spider–Man. En cuanto a lo menos feliz de El asombroso Hombre–Araña, decir que el guión es en exceso laxo, aún para una fantasía: la manera en que Parker llega hasta la instalación del Corporativo en el que se investigan datos que pueden cambiar el curso de la humanidad, es apenas muestra de cuánto puede descuidarse lo esencial, ante la prisa de entrarle a lo espectacular. Y como este hay otros rasgos dudosos, pero no para la nutrida concurrencia. 

 

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.