Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

» Puebla » Cine

Marina la griega y un conductor sin pasado

Por: Alfredo Naime

2012-05-25 04:00:00

La vida según Attenberg tiene que ver con Marina,
quien a sus 23 años trabaja como chofer en una
empresa, pero más bien pasa las horas
acompañando a su padre desahuciado. Sin vida
social alguna, su única amiga Bella es quien le
enseña las cosas de la vida

 

No estoy seguro, pero me parece que salvo por las películas del inolvidable Theo Angelopoulos –y alguna eventual otra de Mihalis Cacoyannis– este cinéfilo no había visto otra película griega desde Zorba el griego(también de Cacoyannis, por cierto). Racha tan deshonrosa terminó el domingo con La vida según Attenberg(Attenberg; 2010), de Athina Rachel Tsangari, que en su periplo internacional consiguió reconocimientos significativos; entre ellos, el Premio Especial del Jurado del Festival de Tesalónica, la Volpi Cup a mejor actriz en Venecia, la mención especial del Gran Premio del Jurado en el AFI Fest y el galardón a mejor director en el Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires. Además, Grecia la eligió como su representante para aspirar al Oscar a mejor film en lengua extranjera.

Pero más allá de los premios, La vida según Attenberg es interesante por la razón de siempre en estos casos: es muy diferente al cine que de rutina llega a México, lo cual se agradece. Su historia es delgada: tiene que ver con Marina (Ariane Labed), quien a sus 23 años trabaja como chofer en una empresa, pero más bien pasa las horas acompañando a su padre desahuciado. Sin vida social alguna, su única amiga Bella es quien le enseña (digamos) “las cosas de la vida”; tanto las inocentes y juguetonas como aquellas más adultas. En todo caso, el entorno para Marina es la desesperanza: no tiene más próxima parada que la anunciada muerte de su padre y la incertidumbre de qué pueda seguirle. La directora Tsangari asume una realización valiente –casi temeraria– para ilustrar esto, con resultados irregulares pero de ninguna manera superfluos o desdeñables. La vida según Attenberg es de esos films que a ratos pueden ser incómodos y que por ende no son para todos los gustos; pero su garruda decisión de ir sin concesiones en pos de sus metas (reitero: vía una historia en la que no parece haber mucho) lo hace valioso y hasta relativamente importante. ¿Que quién o qué es Attenberg? La respuesta, ligada al hermano menor de un director cinematográfico célebre, la tendrán quienes vean la película (que ojalá alcance 2a semana de exhibición).

Por otro lado, por fin estrenó en Puebla Drive, de Nicolas Winding Refn, que meses atrás comenté en este mismo espacio después de conocerla en una premiere. Ya la vi nuevamente y ratifico casi todo de mi impresión inicial: primero, que en ella brilla Albert Brooks en un rol de soporte, acompañando al estelar Ryan Gosling y a Carey Mulligan, también muy sólidos. Segundo, que en muchos momentos y formas –sin ser tan parecidas y toda proporción guardada– remite a Taxi driver. Y tercero, cuánto llama la atención que el film carezca de backstory; es decir, de esos referentes ocurridos “antes de pantalla” que (revelados tangencialmente a través de pistas casuales) suelen fundamentar los actos y las acciones que vemos. Así pues –como me lo pregunté por entonces– ¿cuál es la pre–historia del conductor? ¿De qué contexto sale? ¿De dónde y por qué su personalidad lastimada y taciturna? ¿Cuál es el origen de su soledad y de su violencia latente? ¿A partir de qué se forja su habilidad con y ante los autos? Cierto: las dudas aportan una atmósfera aún más inquietante a la cinta; pero, ¿tantas? De hecho, en Drive ni siquiera llegamos a conocer el nombre del conductor, al que se alude siempre sólo como kid o driver. Como sea, se trata de una cinta ineludible, bastante celebrada por todos lados. De hecho, Nicolas Winding Refn fue considerado el mejor director en Cannes 2011 por este trabajo. Y por cierto, en Drive tiene un rol de peso Ron Perlman, a quien conocemos bien en México como un habitual de las películas del tapatío Guillermo del Toro (aparece en Cronos, Blade II,Hellboy yHellboy II: el ejército dorado). Concluyendo: Drive es al momento, sin duda, de lo mejor que ha ofrecido la cartelera poblana en lo que va del año.

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.