Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

Los errores del FMI y Banxico

Por: Arturo Huerta González

2013-01-15 04:00:00

A  inicios de enero del presente año, el economista en jefe del Fondo Monetario Internacional, Oliver Blanchard, conjuntamente con Daniel Leigh, publicaron un artículo titulado Growth Forecast Errors and Fiscal Multipliers, donde reconocen que dicha institución subestimó los efectos de corto plazo de la disminución del gasto público y el incremento de impuestos (recomendados por ellos), sobre la actividad económica, y el empleo. Aceptan que tal política de ajuste fiscal, encaminada a disminuir el déficit, originó efectos recesivos, debido a que el multiplicador resultó mayor al pronosticado. Ello preveían que de cada recorte de 1 euro del gasto público, el consumo y la inversión se contraería en 0.5, y resulta que ha sido de 1.5 y hasta 1.9, lo que contrajo la actividad económica, y aumentó el desempleo, en más de lo previsto. Sus análisis constatan que la inversión cae cuatro veces más que el consumo. De tal forma, nos dicen que “la consolidación fiscal está asociada con el menor crecimiento esperado en el consumo e inversión”. Aceptan que los problemas de balanza de pagos, como el riesgo crediticio (la restricción crediticia, y el aumento de la tasa de interés), y la deuda de las familias, incidieron en sus errores de pronósticos. A pesar de ello, dicen tales funcionarios que “cuando se recupere la economía y ésta salga de la trampa de liquidez, los multiplicadores son probables a regresar a sus niveles pre–crisis”, y añaden que “los resultados no implican que la consolidación fiscal sea indeseable... dados los niveles elevados de deuda pública, y las presiones en las finanzas públicas del cambio demográfico”. El problema es que mientras siga tal política de “consolidación” fiscal, no se recuperará la actividad económica, y el multiplicador seguirá alto, y acentuando los efectos negativos sobre la economía y el empleo. Al insistir ellos en tal política de austeridad fiscal, a pesar de sus resultados, evidencian que responden a los intereses de los que salen beneficiados de dicha política, que son los que ven ampliada su participación en la economía, a costa de reducir la participación del gobierno en ésta, y de aumentar el desempleo y deteriorar el nivel de vida de la población. La disminución del gasto público, y el incremento de impuestos, no logran la “consolidación” fiscal buscada, ya que contraen la actividad económica, y con ello el ingreso de empresas e individuos, así como la captación tributaria, por lo que prosigue el déficit fiscal, y la incapacidad del gobierno de cubrir el pago de su deuda. A pesar de que tales funcionarios reconocen los errores de sus pronósticos, de que el multiplicador de la contracción del gasto e incremento de impuestos, tienen un efecto amplificador sobre la contracción de la actividad económica, siguen sin reconocer que de continuar con dicha política no lograrán el ajuste fiscal, ni reducirán el monto de la deuda pública, por lo que las economías que instrumentan dichas políticas seguirán con sus problemas de recesión económica, y de alta deuda pública y privada, y con cartera vencida que desestabiliza al sector bancario y a la economía.

Por su parte, Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, reiteró el viernes 11 de enero, su discurso trillado de que la “estabilidad macroeconómica es necesaria, pero no suficiente para crecer”, y que se requieren de las reformas estructurales. Dice que “pese al entorno externo adverso, la economía mexicana se ha mostrado resistente” y admitió “que en los últimos meses su ritmo de crecimiento se ha moderado”. Entonces, si se ha moderado el ritmo de crecimiento de la economía, es que no se tiene condiciones para resistir al entorno externo adverso que se presenta. Insiste en que “el desempeño positivo de la economía se debe en buena medida a sus sólidas bases macroeconómicas, como disciplina fiscal sustentada en fundamentos legales; una política monetaria orientada a procurar la estabilidad de precios; régimen de tipo de cambio flexible; las reservas internacionales se ubican en su nivel máximo histórico y un sistema financiero bien capitalizado, con una regulación y supervisión adecuadas”. Se insiste una y otra vez que “un ambiente macroeconómico estable representa una plataforma importante para promover el crecimiento del país”. No considera para nada el bajo crecimiento económico mostrado por la economía nacional (de 2001 a 2005 se creció a 2.2 por ciento promedio anual, y de 2007 a 2011 en 1.1 por ciento promedio anual), así como las altas tasas de subempleo, y el crecimiento de la economía informal, derivados de tales bases macroeconómicas sólidas de las que tanto hace alarde. El beneficiado ha sido el sector bancario y financiero, donde la Bolsa Mexicana de Valores sigue rompiendo records, y las ganancias de la banca siguen creciendo, a pesar del bajo crecimiento de la actividad económica nacional.

Señaló Agustín Carstens que “es necesario seguir avanzando en el cambio estructural de la economía que flexibilice la asignación de recursos hacia sus usos más productivos; incrementar la competencia en los mercados y asegurar una estructura de incentivos conducente a incrementar la productividad”. De nuevo, cuantas reformas estructurales se han instrumentado en el país, y ello no ha actuado a favor de los sectores productivos, ni de la productividad. La política macroeconómica y las reformas estructurales defendidas por Carstens, reducen el tamaño y participación del Estado en la economía, y actúan a favor de la financierización de la economía, y en detrimento de la competitividad, del sector manufacturero y agrícola, como de los trabajadores y de los que buscan empleo y no lo encuentran, y del bienestar social de la población, recrudeciendo ello la concentración y extranjerización de la economía, y aumentando el número de pobres, así como la delincuencia y violencia en el país.

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.