Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

Los defensores de la reforma laboral la ven como una panacea

Por: Arturo Huerta González

2012-09-18 04:00:00

 

La reforma laboral presentada por el Ejecutivo, está encaminada a flexibilizar las condiciones de contratación, a través de contratos por obra o tiempo determinado, por temporada, así como contratos de capacitación, y períodos de prueba. Señalan que ello redundaría en mayor generación de empleos dentro de la economía formal, reduciría la informalidad, incrementaría a su vez la productividad, la competitividad, la inversión y el bienestar de la población. No ha habido reforma estructural instrumentada en nuestro país, donde dicho discurso no haya estado presente, y los problemas productivos, de empleo, de miseria y violencia son cada vez mayores. Ello evidencia que la solución a nuestros problemas no han sido los llamados equilibrios macroeconómicos de estabilidad, ni las reformas estructurales de tratados de libre comercio, ni la autonomía del banco central, ni la disciplina fiscal, ni la reforma al sistema de fondo de pensiones, ni la reforma energética, ni de competencia, que se han aprobado en el Congreso de la República en las últimas décadas. Colocan a la actual Ley Federal de Trabajo como rígida, y causante de los problemas de baja calidad laboral, y baja competitividad, como de los problemas de falta de crecimiento económico, y de empleo. Nos dicen que no podemos seguir dependiendo de una ley que data de 1970, ya que las condiciones actuales son diferentes a las de aquel entonces. Por lo que para poder remontar los problemas existentes, y alcanzar condiciones de crecimiento por arriba de 6 por ciento, señalan que es importante alcanzar un mercado laboral eficiente, y de ahí la urgencia de aprobar la Iniciativa de reforma laboral. De no lograr ello, advierten que seguiría la baja productividad, se desalentaría la creación de nuevos trabajos formales, se fortalecería el empleo mal remunerado, y la economía informal.

Cabe recordar que a inicios de los años 70 la economía nacional crecía arriba de 6 por ciento promedio anual, porque la política predominante actuaba a favor de la esfera productiva, por lo que teníamos una industria que era el motor del crecimiento, y un sector agrícola que acompañaba dicho proceso, y la dinámica económica era comandada por el crecimiento del mercado interno, gracias al crecimiento del empleo y salarios, y las prestaciones laborales.

Si el país enfrenta hoy en día problemas de competitividad, de desempleo, de subempleo, de crecimiento de economía informal, es porque las políticas macroeconómicas de ‘estabilidad’ y las reformas estructurales de orientación de mercado predominantes, nos han llevado a tener menos industria, menos agricultura, menos crecimiento económico, y mientras éstas políticas sigan, los problemas de desempleo, subempleo, informalidad, miseria y violencia, seguirán.

La oferta gubernamental con la reforma laboral, es ofrecerles a los jóvenes que se integran al mercado laboral, empleos temporales, a prueba, trabajos de mil usos (llamados multi–habilidades), donde tienen que aceptar ser sobre explotados para ser bien vistos por el patrón a fin de alargar su estancia en dicho trabajo. El problema es que la generación de empleos, no está en función del costo laboral, ni de la certeza jurídica que la reforma laboral dará a los sectores productivos, sino de las perspectivas de ganancia que tenga el empresario, si acaso éstas le van a redituar más de lo que invertiría en la contratación de un nuevo trabajador. Y el problema es que la política económica predominante, no asegura condiciones de rentabilidad atractivas en la esfera productiva, capaces de estimular el crecimiento de la inversión y la generación de empleos, por más bajos salarios que se paguen, en dichos sectores.

La Iniciativa señala que de no aprobarse la reforma laboral, “los empleos informales pudieran ser mayores que los formales”. La culpa del desempleo, de la economía informal, la adjudican a la Ley Federal del Trabajo vigente, de ahí que la solución a tales problemas es la reforma laboral propuesta. Ésta no logrará tales objetivos, sino por el contrario, vendrá a contraer el ingreso y el poder adquisitivo de los trabajadores, ya que predominará el trabajo temporal, lo que aumentará el número de pobres, y polarizará las desigualdades de ingreso. Se restringirá la demanda y el mercado interno, y con ello la producción y la generación de empleo. Tal reforma laboral no mejorará la competitividad, pues ésta no se logra reduciendo salarios y prestaciones laborales. La competitividad se logra a través del incremento de la productividad, que necesita de aumento de la inversión productiva, y además se requiere de manejo de tipo de cambio competitivo, situaciones que no se dan en el país. Muchos países están bajando salarios y prestaciones laborales, para mejorar competitividad, y así aumentar exportaciones y empleos, y no han alcanzado tales objetivos, pues al hacer todos lo mismo, están restringiendo el mercado interno (y más con las políticas de austeridad fiscal instrumentadas), que es el mercado externo de su vecino, por lo que no crecen hacia fuera, ni crecen hacia adentro.

La iniciativa señala que los trabajadores que presten sus servicios bajo las nuevas modalidades de contratación “tendrán los mismos derechos y obligaciones como cualquier trabajador en proporción al tiempo trabajado”, pero el problema es que el trabajo que predominará es el temporal, por lo que ¿cuánto tiempo de trabajo requerirán los trabajadores para jubilarse?, y que tipo de prestaciones recibirán con las aportaciones temporales que se realicen, problema importante que no contempla dicha iniciativa.

El artículo 39 D dice que “los períodos de prueba y de capacitación inicial son improrrogables. Dentro de una misma empresa, o establecimiento no podrán aplicarse al mismo trabajador”, pero no dice nada en relación a los patrones. Qué pasará con aquellos que se la pasen permanentemente contratando a trabajadores a prueba, o por contratos de capacitación inicial, y nunca contraten trabajadores por tiempo indefinido? ¿Les pondrán límite a los patrones, o la Iniciativa es justo para legitimar sus prácticas en detrimento de los trabajadores? ¿Para quién se legisla? ¿Para quién se gobierna?

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.