Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

La supuesta fortaleza del mercado interno, según el CEESP

Por: Arturo Huerta González

2012-08-07 04:00:00

 

Para el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), en su reporte semanal Análisis Económico Ejecutivo, señala que “la economía mexicana mantiene un ritmo de avance razonablemente bueno, como resultado de la fortaleza alcanzada por el mercado interno”. Uno se pregunta, como es posible que el mercado interno crezca, si están presente el desempleo, el subempleo, los bajos salarios, la política monetaria y fiscal restrictiva, como la baja competitividad de la producción nacional frente a importaciones, que desplazan a la producción nacional. Además, las remesas han venido teniendo un comportamiento errático. No han crecido como lo hicieron antes de 2008, afectando en consecuencia el poder adquisitivo de quienes reciben tales recursos. Ante ello, se puede llegar a la conclusión, que uno de los elementos explicativos del crecimiento del mercado interno serían los grandes gastos de la campaña electoral, que rebasaron los límites oficiales permitidos, donde se ha dicho que hubo lavado de dinero, y que se utilizaron ‘ahorros’ no ejercidos en otros presupuestos. De ser así, el incremento de demanda y el crecimiento alcanzado, son transitorios.

El documento del CEESP es muy optimista ya que señala que el fortalecimiento del mercado interno, “abre un amplio margen de acción para agilizar la instrumentación de los cambios que requiere la economía y aislarnos cada vez más de los desequilibrios externos o, por lo menos, blindarla de tal manera que los efectos no sean realmente tan severos”, y añade que el crecimiento de 4 por ciento, de “ser precisamente solo inercia, se convierta en un motor estable y sostenido de crecimiento”. Tales buenos deseos no se darán, pues no hay fortalecimiento alguno del mercado interno, ya que no es sustentado por condiciones endógenas productivas, ni por la política económica, sino por dinero ilícito, que una vez que se frenan tales gastos, deja de haber crecimiento de demanda, y la economía pasa a ser sujeta a los vaivenes del acontecer económico mundial.

Se insiste por parte de dicho organismo empresarial en la aprobación de las reformas estructurales para incrementar el potencial de crecimiento de la economía nacional. De ahí que se pronuncia porque la nueva administración “aproveche la coyuntura para lograr los consensos necesarios para que la economía al fin se integre al camino de países con alto crecimiento y bienestar de la población”. Creen que el alto crecimiento está en función de las reformas estructurales, y no reconocen que en dicho proceso de cambios estructurales de orientación de mercado hemos estado en las últimas décadas, y la economía no ha visto incrementada su productividad, ni capacidad productiva, ni su crecimiento, ni el bienestar de la población. Solo ha habido un cambio patrimonial. Lo que era del sector público, ahora es de la cúpula empresarial nacional e internacional. Se ha incrementado la concentración de la riqueza. No ha habido crecimiento de empleo bien remunerado, sino por el contrario, la economía informal ha crecido, así como el número de trabajadores que están en el rubro de más bajos salarios, y sin prestaciones laborales, y ha aumentado el número de pobres.

A pesar que afirmen que “las bases para lograr un crecimiento elevado y sostenido están dadas, sólo hay que fortalecerlas aún más para que la inversión fluya sin restricciones o temores por un entorno de fragilidad en el tema de derechos de propiedad y seguridad jurídica”, la economía nacional por más derechos de propiedad y de seguridad jurídica haya establecido, no ha incrementado las bases materiales y financieras para el crecimiento sostenido. No son las reformas estructurales por ellos promovidas, lo que configura las condiciones de crecimiento. No es la mayor privatización y extranjerización de la economía, como se incrementa la inversión, la capacidad productiva, el empleo, el crecimiento económico, y el bienestar de la población. En este proceso el sector privado se apropia de los sectores estratégicos de alta rentabilidad, a costa de reducir el tamaño del Estado en la actividad económica, y los ingresos de éste, por lo que menos capacidad tiene para satisfacer las demandas de la población, lo que polariza la mala distribución del ingreso existente. El sector privado busca maximizar su ganancia, no satisfacer las demandas de bienestar de la población, tarea que le compete al Estado, y que ha dejado de cumplir debido a que se ha subordinado a los intereses del gran capital, ha reducido su tamaño, y ha perdido el manejo de la política económica a favor de las grandes mayorías.

No es a través de profundizar las políticas de libre mercado como se saldrá de la crisis, ya que éstas son las causantes de la crisis económica. La salida a ésta pasa por regular al mercado, al sector externo y al sector financiero a favor del sector productivo y del pleno empleo, lo que requiere de mayor participación del Estado en la economía. 

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.