Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

La insistencia de la Canacintra en más de lo mismo: aprobar reformas estructurales

Por: Arturo Huerta González

2012-12-18 04:00:00

Se reitera por parte de dicho organismo empresarial que es necesario la aprobación de las reformas para supuestamente encender motor de crecimiento de la economía nacional. Si ello fuera así desde cuando el país estuviera creciendo más que cualquier otro, dadas las tantas reformas estructurales que se han aprobado en las últimas décadas. Se nos dice que se requiere de la aprobación de nuevas reformas para encarar la desaceleración mundial. A través de mayor privatización y extranjerización de la economía se pretende atraer capitales, para así sortear la recesión económica que se generaliza. Tales reformas no vendrán a fortalecer la esfera productiva, para que el país tenga mayores bases endógenas de acumulación y crecimiento, para así sortear la caída de las exportaciones, como de las remesas y la entrada de capitales, sino se pretende asegurar mayores flujos de capital, para así sortear la adversidad externa que se enfrenta. El problema es que tales flujos de capital sólo postergan la manifestación de una crisis de proporciones, pues continúa el rezago de la esfera productiva y las presiones sobre el sector externo. Las reformas estructurales y la entrada de capitales que propician sólo originan un cambio patrimonial. Lo que era del gobierno pasa a ser controlado por la inversión privada nacional e internacional, sin que ello aumente la productividad ni la eficiencia, ni la capacidad productiva.

La desaceleración económica que provoca la problemática que atraviesa Estados Unidos y la Unión Europea no se resuelven con las reformas estructurales deseadas por los grandes empresarios industriales, que quieren mejorar su dinámica de acumulación con la reforma laboral, así como apropiarse de la industria petrolera con la reforma energética, y nos dicen que con ello se podrá avanzar a tasas superiores a 5.0 por ciento, según lo manifiestan en su reporte semanal Sinopsis económica. Lo mismo mencionaron cuando estuvieron a favor de las reformas estructurales que llevaron a la autonomía del banco central, como a los tratados de libre comercio, a la disciplina fiscal, a la liberalización financiera, y los resultados han sido menor crecimiento económico, menos desarrollo industrial y agrícola, y por lo tanto menos empleo formal, e incremento de la economía informal, como de la miseria.

Se pronuncian por cambios encaminados a “proyectos que generen más empleos, impacten de manera positiva en el crecimiento y mantengan en equilibrio las finanzas públicas”. Cabe decirles que el equilibrio de las finanzas públicas, en un contexto de déficit de comercio exterior, y donde el sector privado no invierte, por no ser competitivo frente a importaciones, como por la restricción del mercado interno, termina actuando en forma pro–cíclica que frena el crecimiento y la generación de empleos. La economía nacional tiene equilibrio en sus finanzas públicas desde el período de Salinas de Gortari, y ello no se ha traducido en mayor crecimiento, ni mayor empleo. Tal política ha reducido el tamaño y participación del Estado en la actividad económica y, por lo tanto, ha atentado sobre el crecimiento del mercado interno, como sobre la atención de las demandas de las grandes mayorías de la población, y en contraparte se ha beneficiado la cúpula empresarial que se ha apropiado de las empresas públicas estratégicas de alta rentabilidad, polarizando ello la mala distribución del ingreso y la riqueza.

Los industriales reconocen que “en los últimos años el crecimiento de la industria ha sido menor a otros sectores, porque su desarrollo no ha sido producto de una política ordenada acorde con la expansión empresarial y tampoco inducida por una estructura de fomento, sino por situaciones imprevistas y desfavorables”. Siguen sin aceptar que las propias políticas económicas que ellos han impulsado y defienden, como la apertura comercial, la reducción de la inflación sustentada en la estabilidad cambiaria nominal, junto a la disciplina fiscal, han sido causantes del proceso de desindustrialización que enfrentan. Tales políticas han colocado a los productores nacionales en desventaja competitiva frente a importaciones, además de restringir el mercado interno.

Si en realidad “la reestructuración del aparato productivo nacional se presenta entonces como un desafío impostergable”, como asevera el organismo industrial, y si se pronuncian por “aumentar el nivel competitivo que permita un desarrollo de largo plazo”, tendrían que demandar la instrumentación de una política industrial, así como tipo de cambio competitivo, flexible, que encarezca el dólar y que coloquen en mejores términos a la producción nacional frente a importaciones. Deberían demandar políticas proteccionistas, como subsidios, y créditos baratos y de largo plazo, así como crecimiento del gasto público para que se dinamice el mercado interno y no se pronuncian por nada de ello. Sino por el contrario, insisten en que “los legisladores aprueben las reformas estructurales para poner a funcionar al motor del crecimiento”.

Seguir con más de lo mismo no nos sacará del rezago industrial que enfrenta el país, por lo que no habrá motor de crecimiento alguno ni generación de empleo, sino por el contrario, la desaceleración se recrudecerá, al igual que el desempleo y la miseria, y continuará la extranjerización de la economía, donde llegue el momento en que ya no haya más activos que vender para asegurar flujos de capital al país para seguir manteniendo nuestra inserción en la globalización, como la estabilidad cambiaria y la baja inflación del país. Al frenarse los flujos de capital, la problemática presente en la mayoría de los países europeos, estará presente en nuestro país, tal como la vivimos en la década de los años 80, en 1995, como en 2009.

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.