Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

La dificultad de la salida de la problemática económica mundial

Por: Arturo Huerta González

2012-03-20 04:00:00

 

El bajo crecimiento, la recesión y las altas tasas de desempleo manifiestas en muchos países no se superarán mientras predomine el contexto de libre movilidad de mercancías y capitales, así como la política macroeconómica de estabilidad que le acompaña, lo cual ha mermado la dinámica de acumulación de la esfera productiva y del empleo en la mayoría de los países, y le ha quitado el manejo soberano de la política económica a los gobiernos, ya que ha actuado a favor de la financierización de las economías. La crisis continúa, debido a que el sector financiero sigue determinando las políticas económicas a su favor, y no da margen a revertir la política a favor del sector productivo y del pleno empleo, por lo que seguirán las burbujas especulativas, y el contexto de bajo crecimiento y/o recesión con alto desempleo y reducción de salarios y prestaciones laborales, así como la inestabilidad de los mercados financieros.

Para que los países periféricos de la zona euro, puedan pagar su deuda y demás países endeudados, tendrían que tener superávit de comercio exterior, situación que no pueden alcanzar con las políticas predominantes, dado que no pueden incrementar inversión para aumentar productividad, ni muchos pueden devaluar la moneda para mejorar competitividad para frenar importaciones e incrementar exportaciones.

Los problemas productivos de bajo crecimiento, de desempleo, de insolvencia, e inestabilidad financiera, derivados de la política predominante, se agudizan con la política de austeridad fiscal, por lo que la crisis tiene muchas vertientes donde manifestarse, sea en caída de la actividad económica, en mayor desempleo, en desequilibrios macroeconómicos crecientes, en alta deuda, en mayor insolvencia, en caída de los mercados financieros, en crisis bancaria–financiera, así como en los problemas sociales.

La reconstrucción de la esfera productiva, como la generación de empleos, no se resolverá en corto o mediano plazo, dado que el sector hegemónico favorecido de las políticas predominantes, es tan fuerte que no permite cambio alguno que pueda trastocar y afectar sus intereses. Predominan políticas de austeridad fiscal que contraen demanda, así como ingreso de los diferentes sectores de la economía, lo que mantiene latentes los problemas de insolvencia e inestabilidad bancaria–financiera.

El sector excluido (que comprende al sector productivo, a los trabajadores y los que buscan empleo) no tiene la fuerza política suficiente para revertir y cambiar las políticas económicas a favor del crecimiento, y del pleno empleo. Los gobiernos y los bancos centrales establecen políticas y canalizan recursos a favor de lo financiero, y no de los que buscan empleo, ni a favor del medio ambiente. A pesar de tales recursos, no se mejora la situación financiera, ni se flexibiliza el crédito, ya que prosiguen los problemas de insolvencia de los diferentes sectores económicos, ocasionados por la política predominante.

La salida de una crisis financiera no es fácil, pues implica mejorar el ingreso de los deudores, para así asegurar las condiciones de reembolso de la deuda, para que se vuelva a capitalizar la banca, y para que flexibilice el crédito a favor de la inversión y la dinámica económica. Ello requiere de políticas monetaria, cambiaria y fiscal a favor de la esfera productiva y del empleo, lo que implica replantear las políticas macroeconómicas de estabilidad predominantes, así como el proceso de liberalización y desregulación económica predominante, situación nada fácil de alcanzar, ya que se requiere cambiar la correlación de fuerzas existentes, evidenciando que es un problema político.

Los crecientes movimientos de resistencia que se están dando a nivel mundial se oponen a los altos niveles de exclusión social que la crisis está ocasionando, por lo que no permitirán que la salida a la crisis sea comandada por el gran capital causante de la crisis, sino que antepondrán salidas democráticas, incluyentes, que pongan en el centro de las decisiones, la recuperación del manejo soberano de la política económica para que ésta responda a favor del desarrollo de la esfera productiva, del pleno empleo, y del bienestar de la población.

La crisis no se resolverá fácilmente. Su salida involucrará grandes manifestaciones y descontento de todo tipo, y las alternativas que se presenten dependerán de la lucha de clases, de la correlación de fuerzas.

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.