Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

La crisis europea es resultado de las políticas emanadas de la Unión Monetaria

Por: Arturo Huerta González

2012-08-14 04:00:00

Las políticas de la Unión Monetaria Europea (UME), junto al contexto de liberalización y desregulación económica, han ocasionado grandes transformaciones estructurales en la gran mayoría de tales países, reflejadas en desindustrialización, alto desempleo, como en reducción de los niveles de ingreso de empresas e individuos, que han aumentado los niveles de endeudamiento, como los problemas de insolvencia que han llevado a la crisis bancaria.

Al crearse la UME, y al trabajar los países de la zona con una sola moneda (el euro), se generaron expectativas positivas y de estabilidad, por lo que se eliminó el riesgo cambiario en dicha zona, lo que trajo consigo que no se considerara el riesgo crediticio de los países. Es decir, no pensaban que ello podría a la larga generar problemas de insolvencia, por lo que se aumentó la disponibilidad crediticia a países como Grecia, Portugal, España, entre otros. Ello permitió a los gobiernos flexibilizar su política fiscal, y a la banca flexibilizar el crédito, viéndose favoreciendo el crédito hipotecario y del consumo.

La dinámica económica aumentó y vino aparejada de déficit de comercio exterior crecientes, debido a que al trabajar con moneda única, afloraron los diferenciales de productividad entre los países, siendo Alemania el país más beneficiado.

Los déficit de comercio exterior surgidos en los países más débiles de la euro zona, afectaban la dinámica de acumulación de las empresas, ya que eran desplazadas por los productos alemanes, por lo que vieron incrementados sus niveles de endeudamiento y cayeron en problemas de insolvencia. Ello, aparejado a la manifestación de la crisis en EUA en 2008, terminó con fuerte restricción crediticia, y de la actividad económica, como de la recaudación tributaria, ocasionando fuertes presiones sobre las finanzas públicas, y crecimiento de la deuda de los gobiernos. Las corredurías internacionales bajaron rápidamente el grado crediticio a los países con alta deuda, aumentando por lo tanto la tasa de interés de la deuda colocada por éstos, lo que ahondó las presiones sobre las finanzas públicas, y frenó más la dinámica económica. Los mayores déficits fiscales y niveles de endeudamiento fueron resultado de la crisis y no la causa de ésta. Entran al rescate el Banco Central Europeo y el FMI a los países con mayores problemas, a cambio de imponer drásticas políticas de austeridad fiscal en la expectativa de reducir el déficit fiscal, el déficit de comercio exterior, el monto de la deuda y la tasa de interés.

Los déficits de comercio exterior no han podido ser corregidos, pues no pueden devaluar su moneda. Todos trabajan con la misma moneda. El euro ha representado una moneda apreciada para aquellas economías que trabajan con baja productividad. Es difícil que tales países puedan ajustar el déficit de comercio exterior, dada la dificultad de incrementar la productividad, debido a las políticas de austeridad, y a la caída de la inversión productiva. Al no ajustar el déficit de comercio exterior, no pueden mejorar el ingreso de las empresas e individuos, y sus condiciones de reembolso de su deuda. Tratan de mejorar competitividad a través de la reducción de salarios, y no lograrán tal objetivo, dado que todos están procediendo a lo mismo, y aparte ello restringe el mercado interno, que es el mercado externo de su vecino, por lo que no crecen hacia fuera, ni hacia dentro.

El problema de la euro zona no se derivó del excesivo gasto público, sino de las políticas presentes en la UME, junto a los diferenciales de productividad existentes entre los países de la zona euro. Grecia, Portugal y España tenían problemas económicos estructurales desde mucho antes de su ingreso a la eurozona y se han agudizado con la UME, ya que se ha reducido su competitividad y no tienen margen para flexibilizar su política fiscal para contrarrestar tal situación, ya que se ven obligados a trabajar con austeridad fiscal.

El déficit de comercio exterior va aparejado del déficit del sector privado (ya que éste es desplazado por importaciones y ve mermados sus ingresos), como del déficit fiscal, por la menor recaudación tributaria como resultado del menor crecimiento del ingreso nacional. La economía cae en mayor deuda interna y externa, lo que coloca a la banca y a la economía, en un contexto de alta fragilidad y vulnerabilidad.

A pesar de la crisis continúa la misma política económica que la originó, por lo que la crisis se profundiza, y más por las políticas de austeridad instrumentadas. Se están incrementando los problemas de desempleo, de pobreza, de déficit fiscal, y comercial, de endeudamiento, público y privado, como la insolvencia e inestabilidad del sector bancario, y la recesión económica, lo que evidencia que hay crisis para rato.

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.