Logo de La Jornada de Oriente
Cargando...

Anuncia el FMI que el gobierno federal reformará la educación, la salud y privatizará varios sectores

Por: Arturo Huerta González

2013-04-23 04:00:00

Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), dio una conferencia el sábado 20 de abril, en el marco de la reunión de primavera del FMI y el Banco Mundial, celebrada en Washington, donde señaló que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto “está decidido a poner en práctica una amplia serie de reformas”, que van de la educación a la salud y la “privatización de varios sectores de la economía”. Y añadió que espera que tales reformas impulsen al país hacia delante, enfatizando que “pensamos que tienen en práctica la mezcla adecuada de políticas y una sólida política macroeconómica, las han tenido por un buen tiempo y esperamos que eso ayude al país”.

El FMI y el gobierno federal siguen sin comprender que por más políticas macroeconómicas de “estabilidad”, y reformas estructurales de privatización y extranjerización de empresas públicas, y ahora de los servicios públicos de educación y salud, no se ha alcanzado el supuesto crecimiento buscado. Tales políticas y reformas, han predominado en las últimas décadas, y han favorecido al sector financiero, así como aquellos que se han apoderado de Telmex, de la banca, de la minería, a los que están invirtiendo en Pemex, en infraestructura, y obtienen grandes ganancias. Como consecuencia de tales políticas se ha reducido el tamaño y participación del Estado en la economía. Se tiene menos industria, menos sector agrícola, menos economía formal, menos salarios, más pobreza, grandes diferencias en la distribución de la riqueza y del ingreso. La economía ha caído en crisis recurrentes (1994, 2001–2003, 2009), y no obstante, se insiste por parte de los tomadores de decisiones en más mercado, en menos Estado y ahora se plantea que abandonarán la atención de la educación y la salud, para que el sector privado lucre con la prestación de tales servicios, donde la población tendrá que pagar por ellos. Además, van por que se abra más la industria petrolera al sector privado. Quieren ampliar más la esfera de influencia de la cúpula empresarial en todos los sectores para que aumente su dinámica de acumulación, esperando que ello se traduzca en crecimiento y en generación de empleo, y la realidad, como dijimos, no lo constata.

Siempre bajo el objetivo del crecimiento y del empleo, justifican la instrumentación de políticas de más mercado y menos Estado, siendo que el transfondo es actuar a favor de los dueños del dinero, evidenciando que no hay Proyecto de Nación alguna con tales políticas.

La señora Lagarde señaló estar muy impresionada por la forma en que Peña Nieto “ha logrado reunir en torno suyo a otros partidos políticos con la misma visión para mejorar la situación de México”. El hecho que la directora del FMI vea con buenos ojos la participación de los otros partidos (me refiero aquí al llamado partido de “izquierda” presente en dicho acuerdo), es para que éste se preocupara respecto a que finalmente quien sale favorecido por los acuerdos firmados en el Pacto por México. Pero no hay preocupación alguna por parte de sus dirigentes de reflexionar al respecto, ya que no tienen valores y principios, ni consecuencia política para luchar a favor de las grandes mayorías. Creen al igual que el gobierno y el FMI, que con tales reformas de más mercado y menos Estado se va en el rumbo correcto, sin considerar que no hay constatación alguna en el mundo de que tales políticas hayan resultado exitosas en lo referente a la generación de empleo y el bienestar de la población.

Pobre país que no cuenta con partido de izquierda que cuestione en el Congreso y en los diferentes foros, lugares y medios, las políticas predominantes que atentan sobre los objetivos nacionales, por los cuales lucharon aquellos que nos dieron patria. Patria que prácticamente no nos pertenece, ni se tiene manejo soberano de política económica para satisfacer las demandas de empleo y bienestar de la población, sino se sigue con las llamadas políticas macroeconómicas y las reformas estructurales que favorecen al sector financiero, y a la cúpula empresarial, a costa de que los trabajadores pierdan prestaciones laborales, y vean reducidos sus salarios, de que se destruya los servicios sociales de educación y salud. Tratan de abrir toda la economía a la inversión extranjera directa, para así contrarrestar la vulnerabilidad en la que se encuentra la economía por la gran cantidad de capital especulativo que se ubica en el mercado de capitales, y de dinero. Dicha política solo significará cambio patrimonial. Lo que es del gobierno pasará a ser controlado por el sector privado, sin que haya mayor crecimiento productivo. Tal esquema de “desarrollo” es insostenible económica y políticamente, a nivel nacional y mundial. No será con la mayor privatización de la economía que se retomará el crecimiento económico, ni la generación del empleo, ni se lograrán condiciones endógenas de acumulación y crecimiento, sino que seguirán los desequilibrios y rezagos productivos, como en el sector externo, llevándonos a depender más y más de la entrada de capitales, colocando a la economía en el contexto de alta vulnerabilidad en que se encuentra. Tal política solo polarizará la concentración de la riqueza y debilitará más al gobierno, subordinándolo más a los intereses del gran capital.

Share
La Jornada
Nacional Michoacan
Aguascalientes Guerrero
San Luis Veracruz
Jalisco Morelos
Zacatecas  
Tematicas
Defraudados Izquierda
AMLO Precandidatos 2012
Servicios Generales
Publicidad
Contacto
© Derechos Reservados, 2013. Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V.