Las ferias de El Toreo / II

En 1964, El Toreo había regresado a la órbita de la empresa de la México –ya sin Alfonso Gaona al frente–, que juzgó conveniente calentar su temporada grande programando una feria previa en Cuatro Caminos. Eje de la misma sería El Cordobés, que con 50 tardes toreadas ese año en nuetra república seguía sin confirmar...

Las Ferias de El Toreo

La capital mexicana siempre tuvo plazas de temporada, que difieren de las de feria por muchas razones, entre las cuales sobresale sin duda el modelado de un cierto tipo de aficionado, dado al saboreo largo de cada festejo dominical durante el transcurso de la siguiente semana, con los cálculos y expectativas consecuentes en torno al...

De intercambios y memorias

La irrupción de reconocidos ases hispanos en la temporada mexicana de otoño–invierno –capital y provincia incluidas– ha supuesto la recuperación de una costumbre de otros tiempos, los de las triunfales giras por nuestra república de Manolete o el Cordobés, por ejemplo, pero también de Juan Belmonte y Sánchez Mejías, Cagancho y Domingo Ortega, Pepe Luis...

De cornadas, riesgo y estadísticas

Tema tan abrupto como inevitable, la cornada es consustancial a la tauromaquia. Está en lo íntimo de su núcleo más duro y esencial. Sin cornadas, el toreo no existiría. Ni como arte ni como espectáculo ni como tradición. Viene luego la cuestión de si el taurófilo de buena cepa requiere sangre torera como afirmación, confirmación...

De la temporada grande a las Fallas… y Sevilla

Cerrar el ciclo 2013–2014 en la México no requiere de mucho espacio. Ni gran imaginación. Una vez revisado el desempeño de los 10 diestros mexicanos que hemos agrupado como la generación renacentista (La Jornada de Oriente, 10 de marzo de 2014), el resto se resume solo. Comprende el doble repique de dos artistas que trajeron...

Se afianzó una generación renacentista

Hace tres años, cuando despuntaba la segunda década del siglo, la pequeña historia de la temporada de corridas 2010–2011 podía sintetizarse en el encabezado que este columnista utilizó: Insultante superioridad foránea (La Jornada de Oriente, 15 de marzo de 2011). El balance de aquellas 20 corridas en la plaza México había arrojado números incontestables en...

De aquí a la eternidad

Concluyó la temporada grande capitalina. 21 corridas entre octubre y febrero, con sus más y con sus menos, como todo en la vida. Pero, eso sí, con el post toro de lidia mexicano enseñorado de la escena y del escenario. Una presencia –la de este atribulado y tambaleante sucedáneo del toro de lidia auténtico–, que...

Ni apocalípticos ni integrados

Con gran sorpresa de mi parte, la columna del lunes anterior, de título “¿Es ésta la fiesta que queremos?”, provocó cierta controversia entre los lectores. Un puñado de buenos amigos –colegas y taurinos fundamentalmente– se tomó la molestia de escribir a mi correo para encomiarla, generosa muestra de solidaridad que mucho agradezco. Pero hubo también...

¿Es ésta la fiesta que queremos?

La pregunta es casi retórica porque respuestas e intereses tienden a mezclarse y confundirse. Si uno repasa la poca información taurina que divulgan los medios, parecería que sí, que la tauromaquia vive en México uno de sus momentos estelares, pues todo son flores y elogios a diestra y siniestra. Como tal unanimidad mosquea, vale la...

Todos los 5 de febrero

La nocturna del miércoles fue una corrida gafada. Lo siento por Fernando de la Mora, que ha sido un ganadero de solera, pero visto lo visto debe estar pensando en desechar todo lo berrendo de sus potreros; y lo siento por los casi 40 mil paganos que cambiaron por monumental fiasco todas las incomodidades sufridas...