Memoria de la bruma

1 Bajo el chubasco de tu sonrisa quedó la esperanza. Pasado el temporal, sigo buscando la humedad en el desierto. 2 Luna, hermana del amor sereno, cierra los párpados de las hermosas flores, menos de este clavel que permanece abierto en mi costado. 3 Risco, piedra inocente, limado beso a beso por el viento. Tantas...

La bota del ganso pardo

Que no avance la marcha del ganso pardo. Que no extienda el peso de su bota. Que mejor se ande de puntitas. Que tenga la mínima vergüenza de su facha y aprenda del digno aleteo de originarios pueblos, infantes, viejos rebeldes y bailarinas originales. Que el ganso no muerda. Que no empolle serpientes fascistas. Que...

Parvada de cenizas

Desde la tibia casa de mi madre hasta la rugosa página del árbol, vuelo cual parvada de cenizas,   adopto las figuraciones y los pasajes robados al olvido donde distingo mi huella,   a veces la de un pájaro quebradizo, ocasionalmente la asentada, hundida, la que cincela el lodo o la sangre.   En el...

Reza, aunque no baste

Ave de la mañana,   trina contra la fatalidad del calendario ajeno,   sé la bala que horada las medallas de los tiranos       Flor silvestre alza tu polen,   asfixia al capital que nos ahoga,   hazle lamer sus platos rotos       Aire de los montes insurrectos   alza la...

Escrituras del cuerpo

Huella que delinea su leyenda Circuncisión que prefigura el reglamento Marca comunal que nos protege Ablación con que el sinsentido la condena Inscripción de profecías y reacciones Signo ay del tiempo   Cicatriz donde el mal paso recae Arruga que lo destempla Mueca de giro inverso al consentimiento Herraje del amor que le subyuga Lunar contraluz...

En lo alto del Totonacapan

En lo alto del Totonacapan, un templo católico oprime con piedras de otras canteras las huellas de un pueblo que saluda a la luz de las primeras cosas y seres que ascienden el promontorio.   Abajo, en la cañada, una envejecida neblina de ocho horas duerme sobre el vaho del río. Por sus hendiduras, se...

Colibríes

1 Lloro colibrí Y emerge la flor Y se llena el cáliz Donde bebes. 2 Danza el colibrí Resplandeciente: Tiempo de revoluciones. 3 Los párpados de las desaparecidas Pétalos dulces De Siemprevivas. 4 Dicen que sus osamentas Son inconmovibles Aunque en la memoria andan Y mueven. 5 Mueve sus hélices de lumbre El ave Única...

Se queja el viento entero

Se queja el viento y el fuego de los hogares.   Es una ola estridente de frío   por los cadáveres que ambulan,   mal refrigerados, pestilentes,   en los tráileres de la muerte.       En ruta contraria, las gargantas arden   reclaman ante a las fosas comunes,   o frente a las...

Geografías antes del derrumbe

El domingo en el tianguis conseguí una camisa L.L. Bean de diseño italiano a treinta y cinco pesos.   Había sido usada, supongo, por un trabajador migrante en Seattle. Traía en el bolsillo un ticket deslavado de un mall de ese rumbo.   Él había comprado milk & sodes.   En la etiqueta de la...

Amanecer y mirarte dormida

puede ser contraproducente.   Vuelvo al sueño, se reanuda el delirio con el descanso de tu pelo en la almohada, y la temperatura se instaura en la fiebre que nos hizo sacudirnos al filo de la noche.   Amanecer y mirarte dormida es una enfermedad de la que se sana acompasando los resuellos, integrando mi...