La noche de las luciérnagas

Mara, a los +43, al 2 de octubre, a los 45 años de Joel… porque todo sigue pendiente. Mis dedos eran de luz la noche que el diablo salió a cazar luciérnagas, como no tenía dónde esconderlos los hundí en mi pecho. Me acuerdo que poquito antes de los disparos estábamos tranquilos en los baños...