Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Miércoles, 4 de mayo de 2011
La Jornada de Oriente - Puebla - Salud
 
 

Por mitos, algunos jóvenes creen que   los anticonceptivos provocan cáncer

 
AMÉRICA FARIAS OCAMPO

Por falta de educación sexual, en algunos jóvenes del estado preexisten mitos acerca de la anticoncepción. Por ejemplo, hay muchachos que creen que si utilizan métodos anticonceptivos en las relaciones sexuales pueden desarrollar cáncer, engordar, quedar estériles; incluso asumen al coito interrumpido como un “método seguro”, reveló Patricia Ruvalcaba Ramírez, catedrática en ginecología en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP).

En entrevista con La Jornada de Oriente, la especialista advirtió que debido a la nula educación sexual, los jóvenes todavía creen en mitos difundidos por miembros de su familia o amigos, que en lugar de prevenir embarazos no deseados o infecciones de transmisión sexual, provocan graves daños a la salud.

De acuerdo con la Encuesta Perfil Joven 2010, realizada por la pasada administración municipal, en la Angelópolis más de la mitad de los jóvenes de entre 15 y 16 años inician su vida sexual sin tener ninguna información sobre sexualidad, mientras que a nivel estatal, según la última Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2006, cinco de cada 10 jóvenes inician su vida sexual sin ningún tipo de protección.

“Hay la idea de que al usar métodos anticonceptivos la mujer ya no se puede embarazar, que le pueden causar cáncer, que las engordan o que les ensanchan las caderas, pero no es cierto. Las mamás, quienes tampoco tienen educación sexual, les comentan que si empiezan a utilizar anticonceptivos desde chicas les puede pasar eso, ellas tienen esa idea, sobre todo las mujeres mayores de 40 años entonces, las adolescentes traen las enseñanzas de sus papás; por ello, también habría que educarlos a ellos”, indicó. 

Respecto a la creencia de que los anticonceptivos provocan cáncer, abundó que hace unos años trascendió en varios medios de comunicación que la terapia de reemplazo hormonal causaba tumores malignos, y erróneamente lo asociaron a los métodos anticonceptivos, pero precisó que no está comprobado que los productos para control natal o para prevenir infecciones de transmisión sexual causen esa enfermedad.

Otro mito que existe es que los anticonceptivos causan infertilidad debido a que como contienen altos niveles de hormonas alteran el organismo de la mujer. Sin embargo, hasta ahora no se ha comprobado científicamente que los productos para control natal provoquen esterilidad.

“Existen otras creencias –abundó–, como que la ducha vaginal después de la relación sexual puede evitar el embarazo, o si evita el hombre eyacular adentro ya no hay riesgo; sin embargo, debemos recordar que si cae líquido preeyaculatorio en los genitales también se pueden adquirir infecciones”, alertó. 

Indicó que es necesario instaurar pláticas de educación sexual para crear conciencia en los jóvenes sobre los riesgos de no utilizar métodos de anticoncepción y prevención de enfermedades de transmisión sexual.

Asimismo, consideró necesario instaurar talleres de educación sexual en la plantilla académica de las instituciones públicas, ya que los jóvenes prefieren preguntarles sus dudas sexuales a los maestros que a sus padres.

Reprochó que aún persistan barreras institucionales para hablar sobre métodos de planificación familiar y de protección de infecciones de transmisión sexual en las escuelas, porque este bloqueo ha provocado que los jóvenes busquen información en internet, la cual no siempre es correcta y seria.

 

Anticoncepción

Ruvalcaba Ramírez, quien también es miembro de la Asociación Poblana para el Estudio de la Adolescente (Apepa), informó que se han diseñado varios métodos anticonceptivos de fácil aplicación y accesibles para el bolsillo de la población femenil joven, como el anillo vaginal y el implante en el brazo.

El primero, explicó, se coloca cada tres semanas en la vagina e inhibe un ciclo de ovulación; el segundo, que tiene la forma de un cerrillo, se implanta en el brazo por un periodo de tres años.

Sin embargo, subrayó que dichos métodos son recomendados como control natal, pero no para evitar infecciones de transmisión sexual.

 
 
Copyright 1999-2011 Sierra Nevada Comunicaciones - All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV