Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Miércoles, 17 de noviembre de 2010
La Jornada de Oriente - Puebla - Cultura
 
 

Inaugurarán Te pareces tanto a mí,  una crónica visual de Carlos Monsiváis

 

Entre los retratos familiares de esta colección destaca uno en el que el revolucionario Aquiles Serdán aparece cargando a su hija / Fotorreproducción Abraham Paredes
PAULA CARRIZOSA

“Carlos Monsiváis fue un cronista del tiempo que le tocó vivir, uno de los intelectuales del siglo XX que resaltó por su espíritu lleno de ironía y un coleccionista de arte que conjuntó las piezas con las que hizo una crónica visual de la historia de México”, expresó Moisés Rosas, director del Museo del Estanquillo, al presentar la exposición Te pareces tanto a mí, que reúne 649 objetos del acervo personal del escritor fallecido el 19 de junio pasado.

Luego de haber estado expuesta en Oaxaca y Guadalajara, el 18 de noviembre se inaugurará esta colección en la Capilla del Arte, un espacio de la Universidad de las Américas Puebla (UDLA).  La exposición contó con la curaduría de Rafael Barajas “El Fisgón”, y es una muestra de las 15 mil piezas que coleccionó Monsiváis durante 40 años.

Te pareces tanto a mí –un enunciado tomado de la canción Inocente pobre amigo, del cantautor mexicano Juan Gabriel– es una exposición que refleja una de las aficiones del cronista: coleccionar objetos que servirían para ilustrar de manera visual parte de esa cultura popular del México contemporáneo que tan bien fue descrito en libros como Nuevo catecismo para indios remisos o Los mil y un velorios.

Moisés Rosas refirió, en una rueda de prensa, que antes de fallecer Monsiváis sabía que esta exposición visitaría la ciudad de Puebla y que dicha decisión le puso contento. “La colección refiere no sólo a la vida de la capital, sino a la cotidianeidad de otras ciudades como ésta”, expresó.

El tema central de la exposición es el retrato y su evolución como género artístico en los siglos XIX y XX. Hay daguerrotipos y ambrotipos, dos de los primeros procedimientos fotográficos; fotografías de estudio, además de fotoesculturas y fotobotones.

Las fotoesculturas, manifestó Marie France Desdier, coordinadora de Patrimonio Artístico de la UDLA, son un tipo de retrato en el que la silueta del personaje era delineada y pintada con óleo, mientras que el rostro era una fotografía coloreada a mano por los especialistas.

Esta técnica del retrato, parecida a un collage, fue muy popular a principios del siglo XX y era común verla como parte del mobiliario de las viviendas de México. La muestra cuenta con más de 70 fotoesculturas; de éstas destaca la pieza en la que una mujer  tejió su propio cabello en el marco de su fotografía como un regalo para su prometido.

Los fotobotones, en cambio, eran prendedores que se colgaban en las solapas de los sacos o en los cuellos de las camisas, y eran utilizados porque la gente quería sentir cerca a sus familiares.

En esa colección también se pueden observar tarjetas de visita, unas pequeñas imágenes de 10 por cinco centímetros, que tenían la función de elevar el estatus social de quien las portaba.

Te pareces tanto a mí incluye diversos tipos de retrato: los que eran hechos para adular, los que cumplen con un requisito social, los que se tomaban por vanidad, los que recreaban críticamente al personaje y los que, como indicó Rosas, “se convierten en un juego de espejos, en donde el espectador puede encontrarse y verse reflejado”.

Entre los retratos destacan literatos como Salvador Novo, Octavio Paz, Jaime Sabines y Xavier Villaurrutia, además de personajes como el cineasta Luis Buñuel, el muralista Diego Rivera, el paisajista Gerardo Murillo, la escritora Elena Poniatowska y figuras de la farándula como María Félix, Dolores del Río y Pedro Infante.

También existen caricaturas hechas por Rogelio Naranjo, de personajes como José Revueltas, David Alfaro Siqueiros, Salvador Novo, Ramón López Velarde y José Clemente Orozco.

Un elemento especial de la colección es la serie de retratos de Carmen Mondragón, una pintora y poetisa conocida como “Nahui Ollin”, que desafió la moral, las buenas costumbres y las reglas de los primeros años del siglo XX, por medio de la serie de desnudos que fueron captados por el lente de Antonio Garduño.

Un apartado especial es aquel dedicado a Aquiles Serdán. Entre los retratos familiares destaca aquel en donde el revolucionario aparece cargando a su hija y un bolo de bautizo de la menor, quien tuvo por padrinos a Francisco I. Madero y a su esposa Sara.

La muestra permanecerá durante tres meses en el espacio cultural ubicado en la 2 Norte número 6, en el Centro Histórico de Puebla.

 
 
Copyright 1999-2010 Sierra Nevada Comunicaciones - All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV