Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Jueves, 12 de agosto de 2010
La Jornada de Oriente - Puebla - Cultura
 
 

Artesanías de Puebla podrían recibir una denominación nacional de calidad

 

Barro bruñido de Los Reyes Metzontla / Foto Abraham Paredes
PAULA CARRIZOSA

Las artesanías de barro policromado de Izúcar de Matamoros, los textiles de lana que se producen en Hueyapan, las miniaturas de palma de Chigmecatitlán y el barro bruñido de Los Reyes Metzontla, están en proceso de ser registrados por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), bajo la denominación de marcas colectivas, la cual es una opción que tiene el fabricante para proteger sus piezas y con la que el consumidor podrá reconocer la calidad del proceso productivo.

A nivel nacional, existen 33 marcas colectivas, y Michoacán es el estado en el que un mayor número de artesanos ha recibido la denominación por parte del organismo, mientras que en Puebla, sólo el papel que se fabrica en San Pablito Pahuatlán cuenta con este reconocimiento.

Por ello, la directora del Instituto de Artesanías e Industrias Populares del estado de Puebla (IAIP), Marina Blanco Casco, informó que en los municipios de Los Reyes Metzontla, Chigmecatitlán, Hueyapan e Izúcar de Matamoros, se han formado las asociaciones civiles, los caules por medio de un representante se encargarán de realizar los trámites para el registro.

“Además de proteger el proceso productivo, la denominación resguarda la identidad de las poblaciones, su cultura y la tradición artesanal, con lo que se asegura que la artesanía sea reconocida a nivel nacional e internacional”, expresó la funcionaria.

El mayor problema consiste en que los productores se pongan de acuerdo y olviden las diferencias que en algunas ocasiones pueden venir de generaciones atrás o por las divisiones que hay dentro de las familias. Ejemplo de ello fue en Izúcar de Matamoros, donde diversas familias se disputan el origen de la artesanía, lo que retardó la conformación de la asociación civil.

Blanco Casco explicó que fue por medio de diversas reuniones, tanto con representantes del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial como de Industrias Populares del estado de Puebla, que los artesanos de este y los demás municipios se convencieron que la denominación era una opción para proteger sus productos más allá de homogeneizar sus piezas, puesto que las condiciones de la denominación les permiten otorgar un nombre propio a sus productos, como una opción que los distinguirá de los demás fabricantes.

Para acelerar el proceso, el próximo 24 de agosto representantes a nivel nacional del instituto se reunirán en Puebla con artesanos tanto de esos como de otros municipios, con la intención de que los grupos afiancen y finalicen el proceso de inscripción.

Aunque tiene un costo, el IMPI los asesora y les ayuda a darle nombre a la marca con la que podrán registrar sus productos, y procurarán que a nivel nacional sean reconocidos y avalados por su nivel de calidad.

Además de está reunión, los días 23 y 24 de agosto los representantes de los institutos de promoción artesanal de estados como Hidalgo, Tlaxcala y México llevarán a cabo la Evaluación Regional de los proyectos del Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías, en donde temas como el Padrón Nacional de Artesanos –en el que Puebla ya cuenta con 15 mil inscritos– y la producción de cerámica tradicional libre de plomo, serán analizados.

Al respecto, Blanco Casco informó que el horno de gas que faltaba para que los artesanos del barrio de La Luz produjeran este tipo de piezas ya se ha adquirido y está a la espera de ser instalado, pues aún falta que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) otorgue los permisos necesarios, puesto que se requiere derribar parcialmente algunas estructuras que son consideradas como parte del patrimonio arquitectónico y cultural de la ciudad.

 

660 piezas se registraron en el Décimo Concurso de Alfarería Bruñida

Alrededor de 330 participantes, participaron en el Décimo Concurso de Alfarería Bruñida de Los Reyes Metzontla¸ que se realizó en días pasados en el municipio de tradición artesanal en el que se tienen contabilizados unos 700 talleres que se dedican a hacer este tipo de piezas.

Las bases del concurso permitían que un artesano inscribiera una o dos obras, por lo que al final, se contabilizaron 660 piezas, y se otorgó el reconocimiento a los primeros tres lugares de cada categoría. Además, se entregó un premio especial a la mejor artesanía: una serie de biznagas de varios tamaños en color natural, que ha decir de los miembros del jurado, conservó la tradición y utilizó un bruñido fino y estético.

Por último, Marina Blanco informó que debido aunque el certamen logró reunir a un importante número de concursantes, se quedó fuera un sector importante que está compuesto por artesanos jóvenes. Por ello, en octubre próximo se realizará un concurso especial para calificar el trabajo de este sector, y además, habrá una exposición especial de joyería en barro.

 
 
Copyright 1999-2010 Sierra Nevada Comunicaciones - All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV