Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Martes, 10 de agosto de 2010
La Jornada de Oriente - Puebla - Sociedad y Justicia
 
 

Encaran labriegos al alcalde de Juan C. Bonilla por solapar abusos de constructora

 

Casas que ofrece Ivi en las diferentes secciones del fraccionamiento Garzas ya enfrentan juicios por parte de los ejidatarios / Foto José Castañares
JAVIER PUGA MARTÍNEZ

Un grupo de más de 100 ejidatarios del municipio de Juan C. Bonilla encaró a su presidente municipal, José Romero Tehuitzil, a quien entre gritos y mentadas de madre acusaron de haber autorizado a la constructora Ivi la edificación de más de 300 casas sin los permisos necesarios.

La autorización ilegal, dijeron los campesinos, ocasionó daños por varios millones de pesos a sus predios, cultivos y caminos comunales: la empresa no sólo dejó inservibles algunos de éstos; además tumbó milpas, invadió parcelas, abrió varios kilómetros de zanjas para introducir tuberías e infraestructura para los conjuntos habitacionales; fracturó canaletas y canales de riego, además de que los albañiles robaron cosechas, esto en un área de 500 hectáreas que comprende el ejido llamado “Serrano”.

Además del edil, también señalaron como responsable de esta situación al director de Desarrollo Urbano municipal, Antonio Rivas y Rivas, quien concedió a Ivi los permisos para edificar; los labriegos afirmaron que Rivas sólo se está enriqueciendo a costa de la población, pues ni siquiera es originario de Juan C. Bonilla.

Romero Tehuitzil aseguró que nunca tuvo conocimiento de lo que hizo su funcionario, y que éste actuó por cuenta propia; se deslindó de Rivas y desconoció los documentos que éste firmó a favor de la constructora, por lo que procedió a fincarle responsabilidades administrativas para separarlo del cargo.

Por su parte, el señalado estuvo lejos de aceptar su responsabilidad; por el contrario, el titular de Desarrollo Urbano se envalentonó y retó a golpes a uno de ellos frente a la multitud que se manifestaba, además de que aprovechó la tensión del momento y la confusión de los gritos y señalamientos para evitar responder por qué firmó el oficio MJC/DU/74/2010.

En ese documento, del cual La Jornada de Oriente guarda una copia, está plasmado que lo suscribe José Romero Tehuitzil, presidente municipal de Juan C. Bonilla. Después cita: “informo que la dirección a mi cargo no tiene inconveniente alguno en autorizar a la empresa Ivi Constructora para realizar obra (sic) que corresponda a la red hidráulica, sanitaria y electrificación en el ejido de San Mateo Cuanalá, para otorgar servicios al desarrollo denominado Ivi Hogar Galarzas Residencial Tercera Sección”.

Tras agregar que las obras deberían ser terminadas en 45 días y solicitar la creación de brechas alternas para no obstruir el tránsito vehicular, además de reparar los caminos que dañe, el oficio fue firmado por Rivas y Rivas el 7 de junio.

Las obras comenzaron puntualmente, pero los ejidatarios fueron los primeros en protestar y solicitar la intervención de la autoridad municipal, que ignoró las peticiones, afirmó la actual presidente del Comisariado Ejidal, María Félix Toxtle, quien agregó que fue amedrentada por el representante de la constructora, Carlos Robles Martínez, en su propio domicilio, pues este hombre le aseguró que la construcción se iba a realizar con o sin permisos, y que pasaría por encima de los campesinos, según la versión ofrecida por esta mujer.

Ante la nula respuesta de la alcaldía para detener los trabajos de la constructora, los ejidatarios promovieron el amparo 647/2010, que al parecer sirvió de poco, pues fueron ellos mismos quienes intentaron parar a los trabajadores de Ivi, suscitándose un conflicto que terminó en la agencia del Ministerio Público de Cholula, a donde el abogado de la empresa intentó acusar a los campesinos de “privación ilegal de la libertad” en contra de los agentes de la Policía Municipal.

El movimiento social en contra de Ivi en Juan C. Bonilla creció hasta este lunes, cuando la manifestación pacífica que realizaban los inconformes casi terminó en pleito, por el reto que lanzó Rivas y Rivas contra algunos ejidatarios, quienes con esfuerzos fueron contenidos para evitar sacar al director de Desarrollo Urbano a golpes de su oficina.

Cuando todos regresaron a la calma, tanto el alcalde como el grupo de manifestantes acordaron que Ivi pagara todos los daños ocasionados, presentará el estudio de impacto ambiental e incluirá toda su documentación señalando que no dañará los canales agua y respetará el líquido de los campesinos.

También acordaron la destitución de Rivas y Rivas así como la prohibición total a cualquier nuevo proyecto inmobiliario en el municipio.

 

Ivi, casas sin agua y en juicio

 

De acuerdo con los ejidatarios, el plan para urbanizar las más de mil hectáreas de tierras agrícolas que le restan al municipio no es nuevo. La instalación de la Universidad Politécnica del estado en esta demarcación trajo consigo la construcción de fraccionamientos residenciales, para los cuales IVI y otras constructoras compran a 50 pesos por metro cuadrado tierras fértiles que terminan vendiendo hasta en 8 mil pesos en el caso de espacios residenciales.

Las casas que ofrece Ivi en las diferentes secciones del fraccionamiento Garzas –que están a menos de 500 de la universidad, van de los 300 a los 530 mil pesos con menos 70 metros cuadrados de construcción– ya enfrentan juicios por parte de los ejidatarios, tal como lo muestran algunas mantas colocadas, en donde la demandada no sólo es la constructora, sino también el notario de Huejotzingo, Geudiel Jiménez, por haber escriturado.

Hasta ahora las viviendas carecen de un abasto propio de agua y de las nuevas secciones que pretende Ivi se desconoce cómo surtirá el líquido, pues los campesinos evitaron que la empresa se apoderara de un pozo comunal.

El camino de acceso a las casas y a la Universidad Politécnica ya presenta serias fallas en el pavimento, haciendo difícil el tránsito.

Para el presidente municipal José Romero, el crecimiento habitacional en predios ejidales es un problema que heredó su administración pues fueron los anteriores gobiernos que autorizaron el crecimiento desmedido de la zona urbana municipal.

En entrevista, afirmó que el problema es delicado, pues las constructoras tienen muchos intereses y se amparan con gran facilidad antes de que sus operaciones puedan ser intervenidas y regularizadas por el ayuntamiento.

Sin embargo, el propio edil firmó la factibilidad de un predio para construcción de vivienda, donde ahora se asientan casas de Ivi, el 27 de noviembre del año pasado, como está asentado en el oficio DOP/DU/035/2009, donde reconoce que el predio no cuenta con ningún servicio público –agua, energía eléctrica, drenaje sanitario y pluvial–, pero “la autoridad municipal no tiene inconveniente en emitir la factibilidad de uso de suelo para desarrollar vivienda”, lo que contraviene la ley de obra pública vigente que exige la existencia de esos servicios.

 

En riesgo de desaparición

Desde hace más de dos años, la agrupación “Hombres de la Tierra” advirtió sobre la desaparición de las tierras de labor en este municipio si se continuaba con el actual plan de desarrollo urbano de Juan C. Bonilla.

En marzo de 2008, los habitantes de San Mateo Cuanalá, San Gabriel Onetoxtla, San Lucas Nenextetelco y Santa María Zacatepec, se opusieron a la construcción de fraccionamientos residenciales de Ivi, a pesar de que en la pasada administración panista, el ex edil Coyotl Castillo autorizó la creación de los conjuntos Toscana I y II, Cantabria y El Capulín, y en la actual gestión los fraccionamientos Galarzas.

De acuerdo con la agrupación, esto es parte del proyecto de urbanización a gran escala en las zonas agrícolas de la demarcación, donde se le pretende cambiar el uso de suelo a mil hectáreas de tierra cultivable y sólo dejar las zonas urbanas que ya existen. En la región existe una falta de apoyo al sector agrícola por parte de los gobiernos estatal y federal, por lo que muchos prefieren vender su tierra aunque no les paguen, como fue el caso de Ismael Hernández, a quien Ivi aún le adeuda 6 millones de pesos de un total de 8 millones por sus propiedades.

 
 
Copyright 1999-2010 Sierra Nevada Comunicaciones - All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV