Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Lunes, 24 de mayo de 2010
La Jornada de Oriente - Puebla - Atlixco
 
 

Denuncian irregularidades vecinos del fraccionamiento Cámara de Comercio

 
MIGUEL ÁNGEL DOMÍNGUEZ

Atlixco. Vecinos del fraccionamiento Cámara de Comercio, ubicado en una de las orillas de la carretera Atlixco–Metepec, denunciaron una serie de irregularidades cometidas por el dueño de ese desarrollo inmobiliario y por los fiduciarios, en este caso una institución bancaria, una sofol y una financiera. Problemas, según argumentaron, que el gobierno local no tiene interés en resolver o en contribuir a encontrar una solución.

Tras la reunión sostenida la mañana de ayer domingo para formalizar el comité que los representará legalmente, los afectados platicaron a La Jornada de Oriente la gravedad de este conflicto. El primero en hacerlo fue Javier Albarrán, nombrado secretario: “tenemos varios conflictos muy claros: por principio de cuentas, la constructora asegura que no contamos con áreas de donación y espacios verdes, ya que fueron entregados al ayuntamiento”.

Hasta el día de hoy, expuso, no conocen si esas superficies quedaron dispuestas para obra pública o para más levantamientos de casas. “Al respecto no tenemos documento alguno del municipio y tampoco de la empresa. Al “checar” la ley estatal de fraccionamientos encontramos que mínimo debe existir, en medio de un asentamiento poblacional como este, 20 por ciento de lugares ecológicos; sin embargo, no pasa de esa manera y de ahí surge nuestra exigencia para restituirlas”.

La preocupación, añadió, brota por un detalle: “cuando a mucha gente lograron vendernos las viviendas, el sitio que mostraron como verde hoy tiene un portón, una alberca y abundan relatos sobre la edificación de más condominios”.

Sumado al anterior panorama, “ya presentamos inconvenientes con la infraestructura de algunos hogares y la compañía parece no mostrar ganas de repararlos. En esto, el gobierno de Atlixco posee la facultad de observar y de hacer cumplir a los dueños con las normas básicas de construcción, pero éstos últimos no están para nada con nosotros”.

El fraccionamiento “Cámara de Comercio” apareció aproximadamente hace siete años. Cuenta con un par de lotes y uno más en proceso para acumular 150 condominios. “Lamentablemente, desde el principio siempre aparecieron las complicaciones por la entrega de las casas y sobre todo por la calidad de la obra. Y cuando recurrimos a las autoridades responden que no estamos municipalizados; es decir, el propietario no entrega aun al ayuntamiento el fraccionamiento”.

En el mejor de los casos, insistió Albarrán, es tiempo de mandarle a los gobernantes de Atlixco el mensaje de que no desean generar a futuro un conflicto. “Como ocurre muchas veces, el propietario decide irse sin dejar rastro, y entonces los agravios no alcanzan fin en perjuicio de los vecinos. Es tiempo de prevenir dándose una vuelta los funcionarios responsables del tema para saber si el proyecto presentado originalmente es respetado”.

De acuerdo con los datos proporcionados por las familias molestas, en el asunto están involucrados como fiduciarios la inmobiliaria Decrem SA de CV, Scotiabank Inverlat y Casa Mexicana, que es una sofol (sociedad financiera de objeto limitado) que otorga recursos para consolidar los planes de expansión.

A pesar de las complicaciones estructurales y administrativas ya manifestadas, lamentó el entrevistado, los dueños pretenden cimentar una privada más en seis lotes y en el fondo alzar más departamentos; “aquí surge una pregunta: ¿las autoridades ya tienen en sus manos los permisos necesarios para hacerlo?”.

Una molestia más en ese punto: “la oferta, junto con las viviendas, era que una calle llamada Iztaccíhuatl, que sale a la avenida de los arcos, sería adoquinada por el municipio debido a que la inmobiliaria y los vecinos la habían ya pagado. Esto pasaría presuntamente hace cuatro o cinco años, y el resultado es nada. Con la obra de la carretera a Metepec, que durará más de tres meses, ese camino lleno de tierra es ocupado por la gente del servicio público sin el mayor cuidado; es peligrosa e insegura”.

Lidio Gómez es el presidente de los colonos: “recientemente acudí a las oficinas de las autoridades y quedé enterado que el constructor no entrega aún nada... hablo de las calles, las lámparas y el alumbrado. Esto último, junto con la basura, son dos de los muchos y graves conflictos padecidos aquí cotidianamente. Una de las consecuencias es el aumento de la delincuencia. De plano, por no ser municipalizados, los carros de la basura no hacen parada con nosotros”.             

–¿Quién es el dueño de este fraccionamiento? –se le cuestionó.

–Bueno, el representante legal de la empresa es Leonel Grajeda. El dueño de la compañía tiene como nombre Carlos Mejía quien según entendemos trabaja en el Ejército mexicano. Obviamente aquí juega un papel fundamental Scotiabank Inverlat, que en teoría a nombre de ellos es el propietario, y que como tal tiene la obligación de vigilar los buenos términos de la obra y sólo venir a cobrar –sentenció Albarrán.

Finalizó: “Casa Mexicana, grupo que está fondeando los recursos, debe estar conciente de que el dinero para las casas resulte bien aplicado y no usen materiales de baja calidad. La calles y los techos de las viviendas siguen deteriorándose y esa es obligación del dueño o de los dueños mientras no pasen la estafeta a la autoridad”.

 
 
Copyright 1999-2010 Sierra Nevada Comunicaciones - All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV