Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Miércoles, 20 de enero de 2010
La Jornada de Oriente - Puebla - Política
 
 

El Yunque apoya a Moreno Valle para mantener sus negocios: Ana Teresa Aranda

 

La precandidata albiazul en entrevista  n  Foto José Castañares
MARTIN HERNANDEZ ALCANTARA

Ana Teresa Aranda Orozco (AAO) distingue la triada sobre la que se sostienen las aspiraciones de Rafael Moreno Valle Rosas por obtener la candidatura del Partido Acción Nacional (PAN) a gobernador: el apoyo de El Yunque, el padrinazgo de la sempiterna lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Elba Esther Gordillo Morales, y el pragmatismo a ultranza que el senador con licencia aprendió desde la infancia en el PRI y que ahora practica sin reparo en el instituto albiazul.

En una entrevista con La Jornada de Oriente (JO), la ex secretaria de Desarrollo Social federal admite que el poder económico del ex priista ha deslumbrado a varios panistas, y no descarta que muchos de ellos hayan empeñado su conciencia y renunciado a sus principios partidistas por el interés pecuniario.

Empero, considera que hubo coacción, “presiones, línea directa desde El Yunque, para apoyar a Rafael, por una cuestión de negocios”, porque su adversario no está identificado con la doctrina del partido derechista y sólo lo utiliza como una franquicia que puede “empeñar cuando le dé la gana”.

Por eso, valora como “importantísima” su inclusión en la disputa por la postulación panista a la titularidad del Poder Ejecutivo, porque ella tratará de demostrar, dentro y fuera del PAN, que hay militantes de cepa, con arraigo y ortodoxia ideológica que tienen suficiente fuerza para darle a ese partido “su primera gobernadora”.

El encuentro se realiza en el cuartel general de esta experimentada política nacida en León, Guanajuato, el 26 de enero de 1954, pero quien ostenta la ciudadanía poblana desde hace varios lustros. Se trata de una vivienda amplia, ubicada en la colonia Bugambilias de la capital estatal, que en la planta alta de su fachada luce una manta que dice “Casa Puebla”.

Las muestras públicas de la sobrada confianza que esta mujer tiene en obtener la primera magistratura llegan hasta su oficina. Sobre su escritorio reposa una de esas típicas identificaciones en mármol que reza, en letras cursivas: “Ana Tere Aranda, gobernadora del Edo. de Pue.” (sic).

Llama la atención también un conjunto de blanquillos colocados cuidadosamente en un cilindro habitualmente utilizado como portalápices. Cuando el reportero le preguntó sobre el extraño adorno, la también ex directora nacional del DIF respondió: “me los obsequió un compañero de Jolalpan que me dijo que hay un gallo, pero yo tengo los huevos”.

La charla fuera de grabadora inició con Aranda describiendo la poca fidelidad que Moreno Valle ha tenido con Acción Nacional, porque en la contienda federal pasada escamoteó su apoyo en los distritos que particularmente negoció con el PRI y el Panal.

Ya con el registro magnetofónico activado, la entrevistada –quien ya fue candidata a gobernadora en 1998– relató que sus primeros movimientos en pos del abanderamiento que hoy está en juego iniciaron antes de las elecciones federales del año pasado, pues recorriendo el estado se percató de que la supuesta fuerza de Moreno Valle Rosas no es tal, y que éste había crecido artificialmente promoviendo dos percepciones entre la militancia albiazul: que él era el mejor posicionado en el ánimo de la ciudadanía y que no había nadie más que dentro de PAN rivalizara con él por la candidatura.

“Afortunadamente se dieron a conocer las encuestas de GEA–ISA que mandó a hacer el CEN (Comité Ejecutivo Nacional del PAN) y en las que Rafael Moreno Valle aparece con 62 por ciento de conocimiento entre los panistas y yo con 60 por ciento, y en intención del voto él tenía 34 por ciento y yo 31, con un margen de error del 3.7 por ciento, lo cual, en términos reales, no daba ventaja a nadie”, expresa.

Hace entonces una descripción de la crisis comicial PAN y de la pertinencia de su candidatura: “en las elecciones recientes el PRI no ha podido obtener más votos de los que saca tradicionalmente con su estructura. En cambio, el PAN ha ido perdiendo votantes, y cuando se pregunta a los ciudadanos por qué han dejado de apoyar al PAN en las urnas, ellos responden que porque se ha caído en un pragmatismo terrible, que resta congruencia, que se ha perdido identidad y que ya no se distingue al PAN del PRI. Yo por eso estoy convencida de que hay que demostrar que el PAN es un partido con principios, con ideología y propósitos bien claros, por eso estoy en esto”.

JO –Ayer (el pasado lunes)  Moreno Valle presentó a su equipo de campaña, a sus coordinadores distritales, muchos de ellos panistas con décadas de trayectoria y lucha desde que Acción Nacional era un partido que daba sólo batallas electorales de tipo testimonial. Llamó la atención que la mayoría, incluso Pablo Rodríguez, le agradecieó con fruición a Moreno Valle la inclusión en su equipo, cuando él es, en los hechos, un militante con apenas tres años de afiliación. ¿Cómo interpreta usted esa actitud?

AAO –Mira, yo respeto mucho a los compañeros de partido y también a la libertad, por eso he dicho que en el PAN hay libertad hasta para equivocarse. Sin embargo, también creo que una parte importante de ese apoyo hacia Moreno Valle está ordenado por el Yunque, ha presiones, línea directa desde el Yunque, para apoyar a Rafael, por una cuestión de negocios, esa es la verdad, porque lo único que le interesa al Yunque son los negocios. Entonces, muchos compañeros están con él por eso y nosotros estamos en esta lucha porque queremos decirles que la nuestra es una opción digna, ejemplar, que respeta la dignidad de las personas y que está por el bien del partido y por el bien de la sociedad.

JO –Prácticamente desde que Moreno Valle ingresó al PAN se ha hablado y escrito mucho sobre cómo su poder económico ha doblegado las conciencias de panistas, ¿usted ha observado esa compra venta de conciencias en su partido?

AAO –Bueno, hay de todo. Lo que sí te puedo decir es que hay gente que sí tiene debilidades importantes con el dinero y con el poder, porque el poder que uno saque lo que tiene, algunos con el poder sacan el oro y otros con el poder y el dinero terminan sacando el cobre. Moreno Valle  aprendió a hacer política dentro del PRI, donde este tipo de prácticas son muy comunes.

JO –También se pontifica a Moreno Valle por su cercanía con Elba Esther Gordillo, una mujer que ha tenido acercamientos importantes con el PAN y que incluso ha inclinado elecciones.

AAO –Bueno, las ha ganado y las ha perdido. Es una mujer con poder, indudablemente, pero tampoco es invencible. Creo que el acercamiento que el PAN ha tenido con ella no ha sido correcto y le ha costado mucho al partido, porque la gente tiene esa percepción de pragmatismo a ultranza que es precisamente la que nos ha retado errores y por eso insisto que en esta elección interna hay dos proyectos bien distintos: uno con toda las mañas del PRI y otro que es fiel y orgulloso de la doctrina de Acción Nacional.

JO –Pues los coordinadores de Moreno Valle se veían muy entusiastas el lunes, dicen que no están dispuestos a perder otra vez. ¿Los observa usted como vulnerables para ceder a ese pragmatismo de estilo priista?

AAO –Es Pablo (Rodríguez Regordosa, coordinador de campaña de Moreno Valle) el que dice que no quiere perder y está bien, pero debería acordarse de cómo perdió la presidencia municipal con Enrique Doger. Por otro lado, yo creo que sí hay gente dispuesta a ceder ante ese pragmatismo: el presidente Felipe Calderón llegó a decir que todos tenemos un pequeño priista adentro y hay algunos con Moreno Valle que parecen estar sacándolo.

Aquí el problema que se tiene que entender es que el partido no es una franquicia, que no es un lugar para el oportunismo político, una franquicia de la que alguien puede servirse y después venderla o mandarla a volar según le venga en gana. Eso es lo que nosotros queremos evitar a toda costa.

El problema con Moreno Valle es que tiene un pie en el PAN, otro en el PRI, otro en el Panal, otro en Convergencia y otro en el PRD, porque a él sólo le interesa su objetivo personal, lo cuál es muy respetable, pero creo que los panistas de cepa, los que dimos sí, batallas testimoniales y los que también sabemos lo que es dar una lucha en este tiempo, es decir, los que no vamos a dar hoy una lucha testimonial sino para ganar la gubernatura de Puebla, estamos convencidos de que no son proyectos ajenos a nosotros los que debemos apoyar, porque en el PAN sí tenemos principios y sí defendemos nuestras convicciones.

 
 
Copyright 1999-2010 Sierra Nevada Comunicaciones - All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV