Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Viernes, 3 de abril de 2009
La Jornada de Oriente - Tlaxcala -
 
 

Rentable, la venta de chatarra: Andrés

 

En promedio, Andrés Flores desplaza 20 toneladas de residuos sólidos al mes, con cuya venta obtiene lo necesario para sufragar los gastos de su negocio y el sustento familiar / Foto Alejandro Ancona
JOSÉ CARLOS AVENDAÑO

Cansado de fiar los materiales pétreos a sus clientes, Andrés Flores decidió terminar con su oficio de transportista de materiales para construcción y, en cambio, incursionó en la compra y venta de fierro, cartón, plásticos y vidrio al abrir un centro de acopio sobre la carretera vía corta Santa Ana–Puebla.

“La gente trae a vender la chatarra por necesidad y yo me he dado cuenta que la venta de materiales de desecho es negocio, por eso dejé el antiguo trabajo de vender materiales pétreos para la construcción, pues además los clientes casi siempre querían que les fiara y eso con el paso del tiempo se convirtió en un problema económico para mi familia”, explica.

Este señor, junto con sus hijos Jesús y Andrés, acordaron abrir el centro de acopio en una de las salidas de la ciudad de Santa Ana Chiautempan, a un costado del parque recreativo de San Onofre, con el propósito de comprar y vender chatarra.

–¿Cómo surgió la idea de poner este negocio?

–Anteriormente trabajaba en una empresa que se dedicaba a fabricar acorazadas para camiones y el fierro sobrante lo vendían en Apizaco, ataja Jesús quien tiene 19 años de edad y estudia por las tardes la carrera de Ingeniería Civil en el Instituto Tecnológico de Apizaco.

Jesús agrega a su relato que debido a que la paga que recibía era muy poca, le platicó a su padre la idea de abrir un centro de acopio para que trabajaran por su cuenta, de manera que se dieron a la tarea de tramitar los permisos ante la Coordinación General de Ecología (CGE) y la licencia municipal en el ayuntamiento de Chiautempan.

En el predio de aproximadamente 400 metros cuadrados que se ubica a un costado de la carretera vía corta Santa Ana– Puebla, yacen de manera ordenada objetos que en su momento fueron útiles para las familias. De un lado está toda la chatarra de fierro, en el costado opuesto el plástico y el cartón, y en la parte norte el vidrio.

La familia Flores Flores acondicionó el espacio para trabajar, pues ha cercado el terreno con viejos zaguanes, láminas y malla ciclónica, y en el interior habilitó un pequeño cuarto de lámina donde pesan los materiales.

–¿Cuál es el valor de los materiales que compran?

–Los materiales que compramos tienen un precio diferente; por ejemplo, el fierro lo adquirimos a 2.10 pesos el kilo, el cartón a 50 centavos el kilo, el vidrio a 30 centavos y el plástico a un peso, contesta Jesús.

–¿Y a cuánto lo venden?

–El precio de venta es muy variable y está en función del comportamiento de la Bolsa de Valores, pues en la medida que suben y bajan los índices de cotización, el fierro, por ejemplo, también modifica su costo, apunta Jesús quien demuestra que es el más involucrado en el negocio familiar.

No obstante, precisa que al kilo de cartón y vidrio le ganan 10 centavos por lo general, y al fierro y al plástico 20 centavos.

–¿Cómo es el proceso para vender los materiales, ustedes los llevan o viene la gente por ellos?–, se le pregunta.

–Hay una empresa que envía a sus unidades por la chatarra, la cual a su vez la comercializa con otras firmas dedicadas a la producción de varilla o alambre en el caso de los desechos de fierro.

–¿Es rentable el negocio de venta de chatarra?

–Si no lo fuera ya no nos dedicaríamos a la venta, responde Jesús.

–¿Qué opinas de la necesidad de fomentar entre la población la cultura de la selección de los residuos sólidos?

–Es muy importante porque la selección de los materiales ayuda a limpiar el medio ambiente, porque se retira de las barrancas, carreteras, calles y ríos todo lo que la gente arroja por su inconciencia.

En el interior del negocio hay por lo menos una tonelada y media de fierro, pues cartón, vidrio y plástico no tienen en mayor volumen.

Andrés apunta que en promedio desplaza aproximadamente 20 toneladas de residuos sólidos al mes, con lo cual obtiene recursos económicos para pagar una renta de 4 mil pesos por el predio y para el sustento de su hogar

Añade que otros clientes imprevistos son los traileros, que pasan a comprar material para venderlo en el trayecto y obtener así una ganancia extra.

 
Copyright 1999-2009 Sierra Nevada Comunicaciones - All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV