Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Miércoles, 7 de enero de 2009 La Jornada de Oriente - Tlaxcala -
 
 

Realiza Isabel Vázquez prendas deshiladas y bordadas para mantener a su familia

 

Isabel Vázquez aprendió a realizar manualidades a través de revistas  n  Foto Alejandro Ancona
JOSÉ CARLOS AVENDAÑO

Una grave lesión en su rodilla izquierda la dejó minusválida hace 16 años, pero esa limitación física no le impide ser una mujer productiva, ya que aprovechó sus conocimientos empíricos sobre bordado y deshilado para iniciar un negocio con el que sostiene su hogar.

Isabel Vázquez Vázquez tiene 53 años de edad y a pesar del problema en su rodilla, aún alienta la esperanza de abrir un establecimiento para vender manteles, vestidos, servilletas, cobijas y fundas en su casa ubicada en San Esteban Tizatlán.

Cada sábado y domingo asiste al tianguis que se instala en la Plaza Xicohténcatl en la ciudad capital para comercializar los productos que confecciona entre semana en su hogar con el apoyo de sus hijas.

“Hace 16 años me caí y tuve una fuerte lesión y fue necesario que me cortaran los ligamentos laterales de la rodilla, pero no quedé bien y desde entonces me apoyó con un bastón para caminar. Un tiempo utilicé una rodillera mecánica y ahora ya no porque no tengo dinero para comprar una nueva”, explica Isabel mientras deshila una servilleta en el interior del stand que ocupa en el tianguis de la Plaza Xicohténcatl.

–¿A qué se dedicaba usted hasta antes de su lesión?

–Desde que me casé me dediqué a las actividades del hogar, lavaba, aseaba la casa y cocinaba, ahora ya no puedo hacer mucho porque no puedo caminar con normalidad y por ese llevo 13 años haciendo manualidades para el sustento de la familia, pues mi esposo Aarón ya tampoco puede trabajar mucho porque tiene 68 años de edad.

–¿Qué técnica utiliza usted para hacer estos productos?

–La técnica que utilizó se denomina frivolite tejido, tejido de gancho, bordado y deshilado para confeccionar servilletas, fundas, cobijas para bebé, toallas, carpetas, baberos, vestidos bordados y juegos para baño con listón.

–¿Estudió para aprender a bordar y deshilar?

–No, la necesidad me hizo aprender a través de revistas que he comprado sobre estas técnicas, nunca fui a una academia de corte y confección, sólo cursé hasta sexto grado de primaria en San Miguel Xaltipan, lugar de donde soy originaria.

Esta mujer compra las telas en el Distrito Federal y los hilos, listones y otras materias primas las surte en mercerías de la entidad. Durante el tiempo que lleva dedicada a esta actividad ya hizo su clientela, que la buscan los sábados y domingos para adquirir alguna servilleta o prenda, o bien para encargarle pedidos, los cuales confecciona de lunes a viernes.

–¿Cómo le fue en las ventas de fin de año?

–No la hice este fin de año, vendí muy poco, a lo mejor es por la situación económica que está muy difícil en estos tiempos, aunque no me quejo, ya que a través de este negocio obtengo dinero para atender las necesidades de mi hogar, pues las prendas que oferto aquí ya las elaboré y sólo espero que vengan mis clientes.

–¿Qué expectativas tiene para este año?

–Quisiera abrir una tienda en mi casa para ya no venir hasta la Plaza Xicohténcatl a vender, por los problemas de mi rodilla, me cuesta mucho trabajo caminar y también ya me duele mucho el cuerpo. Por si fuera poco, la vista ya no es la misma que hace 13 años y todo eso ya lo resiento mucho.

–¿Qué necesita para abrir un negocio en su casa?

–Necesito un crédito para hacer las adecuaciones en mi casa y comprar el mobiliario, aunque hace dos años solicité un apoyo para una tiendita y no me lo autorizaron en uno de los programas para el campo.

Ella lamenta que las autoridades no la hayan apoyado en su proyecto de abrir una tienda en San Esteban Tizatlán y, por el contrario, que sí autorizaran un beneficio a un señor originario de Guadalajara, quien al inicio vendía paletas y ahora ya tiene una camioneta en la que reparte carritos en las esquinas en la ciudad capital.

De acuerdo con lo expresado por Isabel, ese señor presume que en el gobierno le dieron 70 mil pesos para iniciar su negocio y ya no lo pagó.

 
 
Copyright 1999-2009 Sierra Nevada Comunicaciones - All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV