Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Miércoles, 24 de septiembre de 2008
La Jornada de Oriente - Puebla - Suplementos
 
 
ECONOMÍA A RETAZOS
 

América Latina con Bolivia

Marco A. Gandásegui*

La historia de Bolivia es la historia de masacres de indígenas. Se parece a la historia de Estados Unidos, Colombia y a la del resto de los países del continente. La cacería de indios era promovida por las autoridades de los diferentes estados republicanos en todo el continente hasta principios del siglo XX. Incluso, muchas empresas siguen financiando –en el siglo XXI– la destrucción de comunidades indígenas enteras para apoderarse de sus tierras y sus codiciados recursos naturales. Esta es una realidad que ante la vista y paciencia de autoridades y opinión pública se está dando en la actualidad en Panamá.

La diferencia entre Bolivia y la mayoría de los otros países es que, debido a la lucha de un pueblo decidido, hoy ese país tiene un presidente de la República –Evo Morales– de etnia indígena, elegido por una cómoda mayoría, que está gobernando a favor de las mayorías indígenas. La oligarquía que pensó que se caería más temprano que tarde, se ha impacientado y ahora busca la fórmula para derrocarlo sobre la base del terror, la masacre de comunidades indígenas, con el apoyo diplomático, de medios de comunicación y sicarios traídos del exterior.

Es el caso del embajador de EU, quien fue recientemente expulsado de Bolivia por  coordinar actividades terroristas con los golpistas. Es el caso de diarios españoles y de otros países que desinforman sobre la realidad boliviana. Es el caso de denuncias que identifican a muchos sicarios extranjeros armados atacando a la población indefensa.

En contraste con la derecha y Estados Unidos, que están en contra de Bolivia, todos los países de la región se solidarizaron con el presidente Evo Morales de Bolivia, en una reunión convocada esta semana por la Unidad de Naciones Suramericanas (Unasur) en Santiago de Chile. Los presidentes de los países que concurrieron a la reunión acordaron crear “una comisión de apoyo y asistencia al gobierno de Bolivia, incluyendo recursos humanos”. Llamó la atención que la OEA fue excluida de la toma de decisiones. El presidente de Brasil fue el primero en rechazar la participación de esa entidad, debido probablemente a la injerencia de Estados Unidos en los ataques a las comunidades indígenas.

La anfitriona de la reunión y presidenta chilena, Michelle Bachelet, dijo que los presidentes de Unasur consideraron la situación y revivieron “los hechos que hace 35 años se vivieron aquí” en alusión al golpe militar de Pinochet que le costara la vida al presidente Salvador Allende. Agregó que todos expresaron “su decidido respaldo al gobierno del presidente Morales, “cuyo mandato fue ratificado por una amplia mayoría en el pasado referendo”. La declaración condenó “el ataque a instalaciones gubernamentales por parte de grupos que buscan la desestabilización de la democracia”.

El presidente Bush de Estados Unidos incluyó a Bolivia y al presidente Morales en un llamado “Eje del mal”, con el objetivo de aislar y desestabilizar al primer gobierno boliviano con una mayoría indígena. Mientras que los presidentes suramericanos se solidarizaban con Bolivia en Santiago de Chile, en Washington el presidente Bush seguía desestabilizando las instituciones de ese país. Los ataques del gobierno norteamericano a Bolivia se deben, por un lado, al fundamentalismo (racismo) que domina los corredores del poder estadounidense. Por otro lado, Estados Unidos tiene interés en las inmensas riquezas del subsuelo boliviano rico en petróleo y gas. Además, Bolivia es uno de los países con las reservas más extensas en materia de agua, compartiendo una parte importante de la vasta cuenca amazónica.

*Profesor de la Universidad de Panamá e investigador asociado de CELA

 
 

Con Cuba hoy

 

Llamamiento a intelectuales y artistas del mundo.

 

Nuestro país vive hoy una situación dramática. El paso de los poderosos huracanes Gustav e Ike, en un lapso de apenas ocho días, ha golpeado la producción de alimentos y ramas esenciales de la economía en todo el territorio nacional. Aunque las pérdidas de vidas son mínimas, el saldo en viviendas, escuelas e instituciones culturales destruidas resulta estremecedor.

 

Frente a esta circunstancia trágica, en EU se ha abierto un debate acerca de las restricciones impuestas a los cubanos residentes en ese país para visitar y enviar ayuda a sus familias en la isla. Cuba ha solicitado que, al menos, se le permita comprar en EU materiales para la reparación de viviendas y líneas eléctricas y que se autorice a empresas norteamericanas a ofrecer créditos comerciales a nuestro país para comprar alimentos. Como respuesta, la administración Bush ha ofrecido una ridícula ayuda y ha ratificado su política de bloqueo económico y financiero, que en esta coyuntura resulta aún más cruel e inmoral.

 

Apelamos a la sensibilidad de intelectuales y artistas de todas partes del mundo para que reclamen el inmediato levantamiento del criminal bloqueo estadounidense y promuevan acciones de solidaridad y ayuda hacia nuestro país.

 

Para firmar, ve a: 

http://www.concubahoy.cult.cu/ 

 
 

Solidaridad con Cuba

1. Para recibir donativos monetarios se ha abierto una cuenta especial en Bancomer; número 00444054008 a nombre de María del Rosario Ibarra de la Garza. Favor de avisarnos por correo electrónico (mmsc2002@ prodigy.net.mx) de su depósito.

Si quieren hacer una transferencia bancaria vía internet, la Clabe es 012180004440540089.

Todos los fondos serán trasferidos íntegramente a Cuba.

2. En cuanto al acopio, hay tres rubros:

a) alimentos enlatados/procesados;
b) leche en polvo.
c) cobijas nuevas.

No se puede aceptar medicamentos ni ropa usada.

El centro de acopio será esta semana en las oficinas de la CNDPUEBLA 22 Sur 5302, en la colonia San Manuel, Puebla, en el siguiente horario: 16 a 20 horas.

 
 

Repudio al terrorismo contra ciudadanos

La Convención Nacional Democrática en Puebla, por este medio expresa su más enérgico repudio a los atentados terroristas observados el pasado 15 de septiembre en la ciudad de Morelia. No vacilamos en calificar tales actos de terrorismo, puesto que fueron alevosos ataques indiscriminados contra población civil, contra indefensos ciudadanos y ciudadanas, que pacíficamente se reunían esa noche a celebrar un aniversario más de la independencia patria. Como movimiento ciudadano que ha deplorado la violencia como método para dirimir diferencias, no podemos sino expresar nuestra indignación contra estos hechos y manifestar nuestra preocupación ante la creciente violencia delincuencial en nuestro país. Los atentados terroristas que ahora condenamos, marcan un hito en la historia de nuestro país. Ya no se trata de ajustes de cuentas entre organizaciones criminales que se disputan territorio y ganancias, sino de un ataque cobarde que busca enviar un mensaje al Estado y sus distintos niveles de gobierno.

La aparición, el 13 de septiembre, de 24 cadáveres en la zona de La Marquesa y los atentados terroristas en Morelia, evidencian el fracaso de la militarización de la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado que ha ensayado el gobierno ilegítimo de Felipe Calderón. Evidencian también, como una concepción equivocada de lo que es la seguridad pública y el empecinamiento en mantener una política económica que beneficia a unos cuantos y empobrece a millones de mexicanos, está conduciendo a México a la situación de un Estado fallido y a una alarmante descomposición social. No habrá triunfo en la lucha contra el crimen organizado ni contra la delincuencia común, si la actual política económica no se sustituye con una nueva que entre otras medidas, frene el deterioro social, cree oportunidades de empleo, ofrezca alternativas a los jóvenes que llegan a la edad laboral, detenga el deterioro del campo. Tampoco habrá victoria en la lucha contra los flagelos antes mencionados, si no se frena la colusión entre el crimen organizado, los distintos niveles de gobierno y las fuerzas de seguridad pública. Finalmente, el crimen organizado seguirá rampante si no se ataca el ilegal patrimonio de sus jefes y sus extensas redes de lavado de dinero en los distintos sectores de la economía nacional. Todas estas medidas deben acompañar las enérgicas actuaciones de las fuerzas de seguridad pública, para que estas últimas tengan los frutos esperados.

La CNDP forma parte de un vasto movimiento político y social que aspira a la transformación de México haciendo uso de métodos pacíficos y abiertos. Rechazamos por ello, que con el pretexto de la alarmante situación a la que nos ha conducido el neoliberalismo y sus distintos gobiernos, se pretenda estigmatizar nuestra lucha en base a falsos llamados “a la unidad y al fortalecimiento de las instituciones”. Son los actuales detentadores del poder del Estado los que con sus hechos han dividido al país, los que fomentando la impunidad ha debilitado a las instituciones.

Hacemos un llamado a la ciudadanía para que se pronuncie por una reformulación de la actual política del gobierno federal con respecto al crimen organizado y la delincuencia común. Estos 22 meses de dicha política han enlutado inútilmente los hogares de los caídos, han generado zozobra en la ciudadanía y no han tenido los frutos esperados.

 
Copyright 1999-2007 Sierra Nevada Comunicaciones - All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV