Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Miércoles, 3 de septiembre de 2008
La Jornada de Oriente Puebla Suplementos
 
 
ECONOMÍA A RETAZOS
 

No a la privatización de Pemex: AMLO

 

 

“Detrás de este intento de privatización está el interés de una minoría por apropiarse de los beneficios del petróleo. A ellos no les importa el destino del país, ni mucho menos el sufrimiento del pueblo. Están enfermos de codicia: son insaciables. Si fueran responsables estarían pensando que es tiempo de rectificar y aplicar una nueva política económica, más justa y más humanitaria. Pero no, al contrario, quieren seguir despojando al pueblo de su patrimonio y de su porvenir. No son capaces de entender y aceptar que si se privatiza la industria petrolera habrá más pobreza y desempleo, pero también más frustración, inseguridad y violencia. Por eso sostengo que si ellos no actúan con responsabilidad, a nosotros nos toca evitar que se consuma este despojo al pueblo y a la nación. Vamos a luchar para vivir en un país con alegría y bienestar para todos, incluidas las nuevas generaciones, queremos vivir en un país libre de miedos y temores.

“Ayer precisamente hubo una marcha de miles de ciudadanos protestando por la inseguridad y la violencia que impera en el país. Claro que a todos nos preocupa lo que está pasando; sólo que tenemos maneras distintas de analizar y enfrentar el problema. Hay quienes no ven las causas y piensan que todo depende de aplicar medidas coercitivas. Ahí está el caso de Calderón, quien, después de cometer el grave error de pegar, a lo tonto, un palazo al avispero, para tratar de ganar la legitimidad que no obtuvo en las elecciones, ahora que se desató la inseguridad y la violencia, lo único que se le ocurre es seguir amenazando con el discurso propagandístico de la “mano dura.

“Hace unos días, en una ‘cumbre’ sobre seguridad se limitó a decir que habrá un nuevo modelo policiaco, como si eso bastara para enfrentar un problema que se ha originado por 26 años de estancamiento económico, por mayor desigualdad, por la falta de empleo y educación para los jóvenes, por la impunidad y la corrupción y por el modelo de vida que han venido fomentando las élites a través de los medios de comunicación, donde lo más importante es triunfar a toda costa, sin escrúpulos morales de ninguna índole y donde el dinero siempre se impone sobre la moral y la dignidad del pueblo.

“Aquí reitero: la delincuencia y la convulsión social son producto de la pobreza y de una estructura de clases corrupta que ignora o menosprecia a los pobres. Si en una sociedad hay oportunidades para todos habrá tranquilidad social. Cuando hay mucha gente desempleada, desposeída en lo económico y sin esperanzas, es mayor la tentación de tomar el camino de las conductas antisociales.

“Sin justicia no hay garantía de seguridad, ni de tranquilidad, ni de paz social. La única solución de fondo en el combate a la delincuencia, la más humanitaria, eficaz y probablemente la menos cara, consiste en combatir el desempleo, la pobreza, la impunidad, la corrupción, la desintegración familiar, la pérdida de valores y la ausencia de alternativas.

“Por eso lo primero que tenemos que hacer es evitar la privatización, abierta o disfrazada, de la industria petrolera nacional y seguir luchando hasta rechazar por completo las iniciativas de reformas que presentaron Calderón y el PRI en el Congreso. Esta es la mejor medida preventiva para que no se agrave el problema de la inseguridad y de la violencia en nuestro país. Y no dejar de luchar hasta llevar a cabo una renovación tajante de la vida pública. Nada bueno se logrará mientras se mantenga el régimen de corrupción y privilegios.”

Fragmento del discurso pronunciado por Andrés Manuel López Obrador en el zócalo de México el 31 de agosto de 2008

 
 

Paz social

 

Vemos en esta coyuntura que todos los actores económicos están comenzando a preocuparse por la inseguridad que azota “el país del cambio y la continuidad”. El poder del dinero, por medio de sus súbditos de la clase política, no encuentra como remediar los problemas que le están restando ganancias. El hecho es que diferentes expresiones de los capitalistas, intentan lograr la tan mentada paz social, la paz laboral, la paz democrática para que algún día, dicen los dueños del dinero: ¡El país viva tranquilamente!

Una de esas expresiones preocupadas, la dio en su revisión contractual la Volkswagen de México que propuso al sindicato (¿activo?, ¿comprometido? ¡Ojalá!, pues parece no dar señales de vida) un plan que proponía dejar inactivo el obligatorio y necesario convenio de revisión de salario, que año con año se tiene que llevar a cabo para aliviar un poco el deterioro de los mini salarios, destruidos paulatinamente por las retrógradas políticas económicas de los últimos sexenios, perdidos en lo que respecta a lo laboral. Este plan de la empresa, según para poder tener certeza, seguridad y buena proyección económica de sus inversiones sin tener sobresaltos de huelga que alteren la paz laboral en el estado, proponía otorgar un aumentito cada tres años de acuerdo a la inflación ficticia que pregona el gobierno ilegitimo. Algo parecido a lo impuesto al sindicato del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trebajadores. Este “gran plan” fue bautizado, por estos preocupados empresarios, con el peculiar nombre de paz social.

Creo que los trabajadores ya han aprendido que este tipo de discursos están sumamente gastados, y bueno no hay ya quien se los crea y quiero proponer una reflexión, ojala lo entiendan estos incitadores de la pobreza y el libre mercado: ¡No habrá paz social sino hasta el momento en que un trabajador tenga lo necesario para que su familia subsista tranquilamente! ¡No hay más paz social que la de un trabajador con la seguridad de tener un empleo bien remunerado! ¡No hay más paz social que la seguridad que tenga un trabajador de no seguir siendo estafado por su sindicato y el gobierno en turno! ¡No hay más paz social que la de evitar que los trabajadores, año con año, lidien para vencer la necedad de la empresa y el gobierno empeñados en no otorgar un aumento justo al salario!

¿Le seguimos? 

 
 

Resultados de la encuesta de evaluación coyuntural del mercado crediticio

 
 
Copyright 19992008 Sierra Nevada Comunicaciones All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV