Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Martes, 19 de agosto de 2008
La Jornada de Oriente - Puebla - Cultura
 
 

Dragon Dance Theater apuesta por un teatro democrático de creación colectiva

 

Sam Kerson y Katah imparten un taller de elaboración y construcción de muñecos gigantes en el Museo de Santa Rosa / Foto: Abraham Paredes
Amelia Domínguez
Puebla, Pue.

Con una historia de más de 30 años en el ámbito teatral, el grupo Dragon Dance Theater, que surgió en 1974 en Vermont, Estados Unidos, bajo la dirección de Sam Kerson, decidió a partir de 1994, cuando vino por primera vez a México, salir de su escenario natural en aquel condado y empezar a hacer un tipo de teatro callejero, trashumante, en diferentes países y pueblos buscando las raíces para crear montajes basados en la mitología con un método democrático, colectivo, en el que se involucra a la propia comunidad en el proceso creativo, generando toda una experiencia escénica y formativa de intercambio cultural.

Tania Solomonov, directora teatral y colaboradora del grupo define así el trabajo que realizan: “En el Dragon Dance, seres construyen seres, escenarios, ideas, mensajes, palabras. Siguiendo en parte la tradición del Bread and Puppets, el Dragon Dance renace de las cenizas, se busca a sí mismo, se define a través de su directiva solicitando siempre otras miradas, otras manos, otras historias. El ser construye al ser en un bosque generoso y misterioso. Utilizamos lo que hay, lo que somos, lo que imaginamos y lo que podemos hacer aunque no sepamos de antemano”.

Con esta propuesta de trabajo que han llevado a diferentes países de América Latina y Europa, el grupo Dragon Dance Theater llegó a Puebla, invitado por la Secretaría de Cultura y la Unidad Regional Puebla de Culturas Populares, para llevar a cabo el montaje y realización de la obra Mixteco, con un texto basado en la mitología prehispánica de este grupo étnico, representado por actores y muñecos gigantes, acompañado de las danzas y la música características de aquella región. Se trata de un magno espectáculo que se estrenará en Acatlán de Osorio, inicialmente, en el corazón de la Mixteca poblana, y posteriormente en la zona arqueológica de Cholula, en el marco del próximo Festival Internacional de Puebla (FIP) en noviembre.

Sobre esta propuesta escénica, La Jornada de Oriente entrevistó al director del grupo, Sam Kerson –también artista plástico–, quien desde el 6 de agosto imparte junto con Katah, administradora del grupo, un taller de elaboración y construcción de muñecos gigantes en el Museo de Santa Rosa, y al teatrista y jefe de la Unidad Regional de Culturas Populares, Roberto Villaseñor, quien fue el gestor e impulsor de este proyecto en Puebla.

JO –¿Cómo surge y cuál es el método de trabajo de Dragon Dance Theater?

SK –Dragon Dance Theater surge en Vermont, Estados Unidos en 1974, y ahí realiza su trabajo hasta 1994, cuando otro grupo de allá, llamado En el corazón de la Bestia, nos invita a venir a Oaxaca a participar en un montaje con Comparsa, el grupo que dirigía Roberto Villaseñor en ese entonces. Ahí fue nuestro primer trabajo de este tipo en México, cuya idea fue del propio Roberto, denominado El sol y luna realizado en Monte Albán, con muñecos gigantes. Nuestro método es totalmente democrático, lo primero que escogemos es el espacio en donde se va a llevar a cabo la obra, pues lo ideal es representarla en el lugar donde se crea. Después se lleva a cabo la planificación, la parte dramática, y para ello se hace una investigación sobre los mitos del lugar para elaborar el texto, con un manantial de ideas de los participantes, que son quienes conocen su propia historia. En el caso de Mixteco, se utilizará la historia prehispánica, sobre lo que sucedió en 1520, antes de la llegada de los españoles. Los textos siempre son en la lengua local, así que se usará el español y también mixteco.

“Posteriormente se arma el taller con los alumnos para la elaboración de las máscaras, los muñecos gigantes u objetos escénicos y vestuario. El trabajo, comienza con la fabricación de una máscara, pero al final se podrán generar como 100 de estos objetos, para el montaje, porque es un espectáculo muy grande en el que se prevé la participación de 120 personas entre actores, danzantes  y músicos. La duración del taller depende del montaje, pero esta vez será de seis semanas”.

JO –¿Podría decirse que es un tipo de teatro comunitario?

SK –No me gusta utilizar ese concepto, es más bien un tipo de teatro callejero, en espacios abiertos; es un teatro de intercambio cultural, donde se utilizan también los materiales del lugar, arcilla, palitos, de lo que se disponga. Estamos trabajando con estos sedimentos, no sé como llamarlo. Por el tipo de teatro es que las obras no se repiten, si acaso dos o tres veces, no más, y siempre en el lugar donde se crean, en el lugar del mito. A veces, al final de la representación se queman los muñecos, como parte del ritual. Una de las obras que más veces hemos representado, unas seis o siete veces, es El Sol y Luna que se hizo en Monte Albán en zapoteco y luego se llevó a Vermont.

JO –¿Cuál ha sido la respuesta del público a estos montajes?

SK –El público no es el centro de la relación de nuestro grupo porque no hay mucho contacto con él, pues los espacios escénicos son muy amplios. El proyecto es más con los participantes, esa experiencia de intercambio cultural de la que hablaba es muy cercana, porque se trata de todo un proceso.

Roberto Villaseñor: Lo que dice Sam es cierto, porque parte importante del trabajo de Dragon Dance Theater es el proceso mismo, desde la capacitación y formación de los participantes con la técnica de Sam, que es muy especial, pues no sólo es la participación de la gente dentro de la obra, como actores y danzantes, sino toda la formación durante el taller. Por lo que se refiere a la respuesta del público, también tiene qué ver el lugar donde se lleve a cabo la obra. Recuerdo cuando terminó la escenificación de la obra El Sol y Luna en Monte Albán, en Oaxaca: la gente estaba llorando, porque la obra tocó sus fibras más sensibles, tenía mucho que ver con su identidad, con sus raíces... Sin embargo, cuando se hizo otro montaje en la ciudad de Querétaro la respuesta no fue igual de intensa.

JO –Roberto, ¿cómo surgió la idea de hacer este montaje en Puebla y de traer a Dragon Dance Theater, un grupo foráneo, para llevarlo a cabo?

RV –Este proyecto escénico forma parte de las actividades que están realizando la Unidad de Culturas Populares y la Secretaría de Cultura en el Centro Regional Cultural de la Mixteca, en donde se trabaja ya con la formación de un coro infantil con niños mixtecos, y la ya formada Banda Sinfónica de la Mixteca. Y cuando se propuso el montaje de una obra que hablara de la cultura mixteca, pensé en Dragon Dance Theater, cuyo trabajo yo conocía porque había participado con ellos en Oaxaca, precisamente en el montaje de El Sol y Luna

“Así, la idea se concretó y en este montaje teatral denominado Mixteco, que parte de la mitología prehispánica, se incorporarán danzas como La matanza de chivos, Moros y Cristianos, los Tecuanes y los Maromeros, que se bailan tradicionalmente en la mixteca poblana, en él participarán tanto actores como danzantes mixtecos de Acatlán de Osorio”.

JO –Sam, ¿cuántos integrantes tiene el grupo y qué otros proyectos tiene en puerta?

SK –El grupo está integrado por 10 o 15 personas, pero no todos se desplazan a los lugares en donde se hacen los montajes, por los recursos, así que por lo general preferimos trabajar con actores locales. La tabla de directores de Dragon Dance Theater está básicamente en Estados Unidos, y Katah (su compañera) y yo, que vivimos en Canadá, somos los que estamos aquí ahora, pero posiblemente más adelante se incorporen algunos otros, de acuerdo a los requerimientos.

“Respecto a proyectos, en junio y julio de este año estuvimos en San Blas Atempa, en Oaxaca, para el montaje de una obra denominada El río de la vida, la cual se filmó con actores zapotecos y se tiene previsto hacer una película; tenemos una propuesta de trabajar en Alemania, en el montaje de la obra Fausto, y también haremos otro proyecto en Francia, para lo cual estamos buscando un lugar, en este verano y el próximo año; también tenemos una propuesta en Holanda y queremos trabajar en España. El año pasado hicimos un montaje en Finlandia, en un lugar del Círculo Polar, en la lengua local, sobre un mito del lugar. El país donde más hemos trabajado es México, en los estados de Chiapas, Oaxaca, Querétaro y ahora Puebla. En Canadá, donde vivimos, no hacemos teatro, allá me dedico a hacer grabados y a pintar, pues de la venta de la obra plástica se financia también el grupo. En nuestras páginas web pueden consultar imágenes de nuestros montajes, y de la obra y los videos en youtube, las direcciones son: www.dragondancetheatre.com y www.samkerson.com”.

Al final de la entrevista, Sam Kerson aprovechó para invitar a teatristas, artistas plásticos y gente interesada en el arte y la cultura en general a integrarse al taller y a este proyecto escénico. Las inscripciones son gratuitas y se llevan a cabo en el Museo Santa Rosa, ubicado en la 3 Norte 1203, centro, de 9 a 13 y de 16 a 20 horas de martes a domingo.

 
 
Copyright 1999-2008 Sierra Nevada Comunicaciones - All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV