Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Jueves, 14 de agosto de 2008
La Jornada de Oriente - Puebla - Suplementos
 
 
ESTÉTICA Y SALUD
 

Detección temprana de cáncer prostático


Los cánceres que se detectan mediante la prueba del antígeno prostático y del examen digital del recto están usualmente en una etapa inicial. Esto significa que son más pequeños y tienen menos probabilidad de haberse propagado que los que se descubren debido a los síntomas que causan.
Rafael H. Pagán Santini

ún existen muchas interrogantes con respecto a la detección temprana y tratamiento del cáncer de la próstata. Los cánceres que se detectan mediante la prueba del antígeno prostático (PSA) y del examen digital del recto (DRE, por sus siglas en inglés) están usualmente en una etapa inicial. Esto significa que son más pequeños y tienen menos probabilidad de haberse propagado que los que se descubren debido a los síntomas que causan.

Con los niveles de PSA se puede estimar las probabilidades de que un hombre contraiga cáncer de la próstata, pero el cálculo que se hace con esta prueba no es definitivo. El antígeno prostático específico (PSA) es una sustancia producida normalmente por la glándula prostática. La mayor cantidad de PSA se encuentra en el semen, y normalmente sólo una pequeña cantidad escapa a la sangre. La mayoría de los hombres tiene una concentración menor de cuatro nanogramos por mililitro de sangre (ng/ml). Los hombres con un PSA entre 2.5 y 4 tienen de 20 por ciento a 25 por ciento de probabilidad de que tenga cáncer. Si su nivel de PSA es mayor de 4, pero menor de 10, existe de un 30 por ciento a un 35 por ciento de probabilidad de que tenga cáncer de la próstata. Si el nivel es mayor de 10, sus probabilidades de tener cáncer de la próstata aumentan a más de un 67 por ciento, y aumentarán aún más conforme aumenten los niveles de PSA. El diagnóstico de cáncer de próstata sólo puede hacerse mediante una biopsia (extirpación de una muestra para examinarla) del tejido de la próstata.

Para realizar el examen digital del recto, el médico se coloca un guante en la mano e inserta un dedo lubricado en el recto del paciente y palpa para determinar si hay alguna área irregular o anormalmente dura que pueda ser cáncer. La glándula prostática está localizada directamente frente al recto, y la mayoría de los cánceres de la próstata comienza en la parte de la glándula que está más cercana al recto y que se puede palpar con un examen rectal. Este examen también se usa una vez que se conoce que el hombre tiene cáncer de la próstata para ayudar a predecir si el cáncer se ha propagado fuera de la glándula prostática.

La mayoría de los cánceres en etapa inicial no causan síntomas y se encuentra mediante la detección temprana. Por otro lado, los cánceres de la próstata avanzados se pueden encontrar mediante síntomas, como la reducción o debilitamiento del chorro de la orina o la necesidad de orinar con mayor frecuencia. Estos síntomas también pueden ser causados por la hiperplasia prostática benigna (BPH). Otros síntomas del cáncer de la próstata avanzado pueden incluir sangre en la orina, inflamación de los ganglios linfáticos del área de la ingle, impotencia (dificultad para tener una erección) y dolor en la pelvis, médula espinal, caderas o costillas. Estos síntomas también pueden deberse a otras enfermedades y no siempre significan que el hombre tiene cáncer de la próstata.

La ecografía transrectal (TRUS, por sus siglas en inglés) utiliza ondas sonoras para crear una imagen de la próstata en una pantalla de vídeo. Las ondas sonoras se liberan desde una pequeña sonda que se coloca en el recto. Esta sonda detecta los ecos que rebotan del tejido de la próstata y una computadora traduce el patrón de ecos en una imagen.

Si el médico sospecha la presencia de cáncer de la próstata debido a ciertos síntomas (como sangre en la orina, dificultad para orinar o dolor pélvico) o a los resultados de las pruebas de detección temprana, se recomendará una biopsia del tejido de la próstata para determinar si tiene la enfermedad. El único método para diagnosticar el cáncer de la próstata es la biopsia.

Una biopsia de próstata es el método principal que se utiliza para diagnosticar el cáncer de la próstata. El médico utiliza una TRUS como guía y coloca una aguja fina a través de la pared del recto hasta la glándula prostática. La aguja extrae un cilindro de tejido, que usualmente mide media pulgada de largo y 1/16 de pulgada de ancho, que se envía al laboratorio para examinarlo bajo un microscopio para determinar si tiene cáncer. Este procedimiento generalmente se hace en la oficina del médico o en una clínica ambulatoria y toma menos de media hora. Aunque el procedimiento suena doloroso, típicamente causa un poco de molestia porque la aguja se inserta y se saca en una fracción de segundo con un instrumento especial llamado pistola de biopsia. El médico puede anestesiar el área con un anestésico local.

Si la TRUS no muestra un tumor, se toman múltiples muestras de biopsia de distintas áreas de la próstata. Usualmente se extraen entre seis y 18 núcleos (del área superior, media e inferior del lado derecho e izquierdo) para obtener una buena muestra de la glándula y determinar qué porción de la glándula (si alguna) está afectada por el cáncer.

Si el médico que examina la biopsia con un microscopio (patólogo) cree que es sospechosa, lo que significa que algunas células no lucen normales, pero no son claramente cancerosas, la biopsia se debe repetir y debe incluir más muestras de la próstata. Esta información se obtuvo de la página web de la “National Comprehensive Cancer Network (www.nccn.org).

Si desea más información sobre esta columna puede escribir al correo electrónico rhpmedicus@yahoo.com.mx

 
 

“La gingivitis es un padecimiento que ataca al 75% de los adolescentes”: odontóloga

Aproximadamente el 50 por ciento de los adultos del mundo sufre periodontitis, enfermedad bucal que pudo evitarse de haberse atendido en sus primeras etapas, cuando se manifiesta como gingivitis, padecimiento que actualmente ataca a 75 por ciento de niños y adolescentes. Cuando no hay eficiente higiene bucal, comenta la odontóloga Noemí Rosales, no resulta raro que se forme la popular placa bacteriana, que es una película transparente y pegajosa, formada por moco, partículas de alimentos y microorganismos, que se acumula principalmente en las encías, provocando que se inflamen, enrojezcan y sangren con facilidad.

Yadira Llaven

Esta placa alberga a más de 400 especies de bacterias y otros microorganismos que crecen y proliferan; de ahí, la importancia de mantener limpia la boca, pues es la cavidad más sucia de nuestro cuerpo.

A este problema se le conoce con el nombre de gingivitis, que puede corregirse en poco tiempo si se sigue una rutina habitual de cepillado y uso del hilo dental, pero si no se da la atención debida puede provocar que los microorganismos se aproximen al hueso o fibras de la pieza, lo que recibe el nombre de enfermedad periodontal o periodontitis. En un estado avanzado de la infección, informa la especialista, las bacterias generan un ácido que corroe el esmalte protector del diente hasta perforarlo, y cuyo objetivo es dirigirse a la raíz. A continuación, las encías comienzan a separarse de las piezas, siendo el paso siguiente la pérdida de éstas.

–¿Cuáles son los síntomas de la gingivitis?

–Las señales clásicas de la gingivitis incluyen enrojecimiento, inflamación y sensibilidad de las encías, que pueden sangrar cuando se cepilla. Es importante recordar que un profesional dental es el único que puede evaluar completamente su salud dental y determinar si tiene enfermedad de las encías. Como algunos de los síntomas de la gingivitis no son dolorosos, puede que la enfermedad no sea tratada por muchos años, salvo que sea diagnosticada por un profesional dental.

La clave en la prevención, asevera, es eliminar la placa y las bacterias que se acumulan en sus dientes. Sin embargo, comenta que en una etapa más avanzada de la enfermedad crónica de las encías se registra, entre otros, la ulceración de las encías que han retrocedido o se han separado de los dientes, en cualquier cambio en el encaje de los dientes al morder, en el ajuste de dentaduras parciales y mal aliento recurrente o sabor desagradable en la boca”.

 

Tratamiento

La odontóloga menciona que puede recurrirse a enjuagues bucales y antisépticos que además de eliminar las bacterias, alivian las lesiones. Hay analgésicos de venta sin receta que pueden controlar el dolor.

Cuando la gingivitis fue ocasionada por prótesis dentales mal colocadas, lo más recomendable es quitarlas y hacer los ajustes necesarios para evitar la acumulación de placa dentobacteriana. Si se ha formado sarro, sólo el odontólogo puede quitarlo a través de un sistema de limpieza profundo que consiste en raspar al diente para retirar la capa adherida.

La carencia de vitaminas C y B3 puede resolverse mediante el seguimiento de una dieta balanceada y administración de suplementos vitamínicos y complementos alimenticios. Si el origen de la gingivitis se debe a leucemia o problemas posmenopáusicos, es recomendable que el especialista tratante (oncólogo o ginecólogo, respectivamente) con ayuda del odontólogo, recomiende el tratamiento más adecuado.

Los casos más graves regularmente requieren intervención quirúrgica, mediante la cual es posible remover las acumulaciones de pus, extraer las piezas dañadas y colocar prótesis.

 
 

 
 

 
Copyright 1999-2008 Sierra Nevada Comunicaciones - All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV