Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Jueves, 19 de junio de 2008
La Jornada de Oriente Puebla Suplementos
 
 
ESTÉTICA Y SALUD
 

La resequedad de la piel

 
Rafael H. Pagán Santini

La barrera formada por la piel es algo formidable, con innumerables mecanismos para proteger las estructuras internas del duro medio externo. Sin estos mecanismos protectores, el medio interno no podría mantener una constancia relativa, independientemente del medio externo. Las dos capas de la piel, la dermis y epidermis, actúan juntas para formar una resistente envoltura impermeable que nos protege de la desecación y de los riesgos de la contaminación química y microbiana.

La capacidad de la piel para actuar como barrera protectora frente a una amplia serie de posibles ataques del medio ambiente comienza con el correcto funcionamiento de una fina película de material emulsionado que se extiende sobre su superficie. Esta película superficial está producida por la mezcla de restos y secreciones de las glándulas sudoríparas y sebáceas con las células que constantemente se desprenden se desprenden de la epidermis. La composición de la película superficial comprende tres grupos de compuestos químicos: el primero son grasas y aminoácidos procedentes de la descomposición de las células descamadas; el segundo son ceras del sebo, triglicéridos y ácidos grasos procedentes de las glándulas sebáceas; el último grupo procede de las glándulas sudoríparas presentándose en forma de sudor y está compuesto por agua, amoníaco, ácido láctico, urea, y ácido úrico.

La perdida de esta película superficial ocasiona la resequedad de la piel. Esto le ocurre a todo el mundo pero el grado de variabilidad es influenciado por los factores ambientales, hormonales y genéticos. Los rayos solares, el polvo, la humedad, el frío, los detergentes irritantes, los jabones alcalinos son algunos de los factores ambientales que hacen estragos en la piel, especialmente en la cara y en las manos. Estos factores afectan el pH (término químico que quiere decir: potencial de hidrógeno, y sirve parea medir acidez o alcalinidad de una sustancia) natural de la piel, el cual es ligeramente ácido, remueven las grasas naturales de la piel haciéndola más vulnerable a la irritación y a las infecciones.

Las hormonas conocidas como sexuales, estrógenos y andrógenos, juegan un papel importantísimo en el control fisiológico de la piel. Esta relación de hormonapiel es bastante evidente en la pubertad, sobre todo se observa en el desarrollo de los vellos. Las investigaciones más recientes han demostrado que los niveles de colágeno tanto en la piel como en los huesos disminuyen rápidamente en los años inmediatos después de la menopausia. En la menopausia, la disminución de los niveles de estrógeno (hormona femenina) afecta el contenido graso de las células superficiales de la piel (estrato córneo) y reduce también el contenido de moléculas glucosaminicas de la dermis.

La habilidad de la piel de retener agua está relacionada con el contenido graso del estrato córneo y con el contenido de moléculas glucosaminicas de la dermis. El estrato córneo es la capa más superficial de la epidermis. Está formada por células muy finas que se encuentran muertas y siempre están desprendiéndose y siendo sustituidas. La capa córnea se llama zona de barrera de la piel porque actúa como una barrera para la pérdida de agua y para muchos otros peligros ambientales, que van desde los gérmenes y las sustancias químicas nocivas hasta el traumatismo físico.

A medida que vamos envejeciendo las glándulas sebáceas y sudoríparas disminuyen su actividad. La menor producción de sebo hace que la piel y el pelo sean menos flexibles, con más probabilidad de arrugarse y romperse. La pérdida de la función de las glándulas sudoríparas a medida que avanza la edad adulta afecta negativamente la capacidad del cuerpo para enfriarse durante el ejercicio o cuando la temperatura exterior es alta. La producción de los elementos que conforman la película superficial se ve considerablemente reducida.

Las cremas humectantes ayudan a prevenir la resequedad, los desgarros y los rasguños de la piel pero no tienen ningún efecto sobre las arrugas como tales. Deben de ser aplicadas mientras la piel está aún húmeda y si usted se maquilla debe ser aplicado antes de ponerse base. Las cremas humectantes ayudan de diversas formas. Una de ellas es por oclusión, por ejemplo, las jaleas derivadas de petróleo (vaselina) actúan previniendo que el agua se evapore. Otras, como en el caso de la glicerina, actúan extrayendo agua hacia la superficie de la piel de tejidos más profundos. Otros compuestos como el monolaurin (Glylorin), contiene una mezcla de ácidos grasos (lípidos), que parece restauran la barrera natural de la piel impidiendo que la piel se dañe y pierda su humedad.

El área de dermatología cosmética ha evolucionado grandemente en el mercado. Usted puede encontrar una amplia variedad de cremas humectantes, unas con elastina y colágena o queratina, y otras con ingredientes de protección de la piel: filtro solar, ácidos alfa hidroxy (ácido salicílico o glucólico). La colágena y la queratina pueden proporcionar una película fina que estira la piel temporalmente. Todas ellas varían en precio pero el efecto de mantener la piel humectada cualquier crema barata se lo ofrece.

Las cremas con isoflavone, un derivado de la soya, han demostrado tener actividad benéfica sobre la resequedad y las arrugas. Actualmente se investiga sobre el uso de estrógeno en forma tópica, se requiere saber las dosis a las cuales se adquieren los beneficios del reemplazo hormonal sin los efectos secundarios recientemente identificados. Aunque el uso de este tratamiento está ampliamente difundido usted debe discutirlo con su médico antes de iniciarlo.

Si desea más información sobre esta
columna puede escribir al correo electrónico rhpmedicus@yahoo.com.mx

 
 

Lo que más falta en la alimentación son las vitaminas B y C y los ácidos grasos: García

(YADIRA LLAVEN)

Seguir un programa de suplementación puede ser una ayuda extra que potencie los beneficios de una dieta sana y equilibrada, además del ejercicio diario. En ese sentido, son diversas las plantas, vitaminas y minerales donde elegir y que contribuyen de forma natural a tener una vida más saludable.

Según su experiencia clínica, comentó la nutrióloga Magali García, las deficiencias más comunes suelen ser las vitaminas B y C, ácidos grasos esenciales (omega 3 y 6), y los minerales cromo, zinc y magnesio, principalmente. No obstante, recordó que el exceso de grasa que el cuerpo tiene está más relacionado con un metabolismo lento y con la capacidad de tu organismo de combatir la toxicidad de las células y tejidos, que con la falta de fuerza de voluntad.

Los resultados de la temperatura basal, comentó, nos permiten saber si el funcionamiento de nuestro metabolismo es la causa del sobrepeso y si las medida a tomar deben ir dirigidas a normalizar su funcionamiento. Por ello, enlistó una serie de suplementos nutritivos, que son recomendables en cualquier plan adelgazante.

Las enzimas en la alimentación lubrican y agilizan la relación entre células. La mejor garantía de aporte de enzimas y clorofila es una dieta rica en hortalizas y verduras de hoja verde, frescas, consumidas crudas, los cereales y legumbres germinadas y los alimentos fermentados como el yogurt. Hay que tener en cuenta que las enzimas se destruyen a una temperatura superior de 60 grados centígrados, por tal motivo no deben ser cocinados, porque empobrecen sus aportes.

También está el complejo de vitaminas B, que convierten los alimentos en energía. Son esenciales para que los principios activos (hidratos de carbono, grasas y proteínas) de la dieta se asimilen correctamente.

En esa misma orden están los ácidos grasos esenciales, que estimulan el metabolismo y por tanto, ayudan a adelgazar. Estas grasas buenas se encuentran en el pescado azul, aceite de germen de trigo y aceite de cártamo, en las semillas de girasol, calabaza y sésamo, en los frutos oleaginosos (almendras, avellanas, etcétera) y en las algas. Como suplemento se ingiere junto a alimentos grasos como yogurt, ensalada con aceite de oliva, para facilitar su absorción.

Por otro lado, la especialista advirtió que se debe bajar el consumo de los productos lights, pues contienen fosfatos que desequilibran la sutil proporción entre calcio y magnesio necesaria para que las células y los tejidos puedan expulsar el agua y presenten una mineralización equilibrada.

Un complejo de sales minerales que contenga fundamentalmente cromo, zinc, magnesio, calcio y fósforo será de gran ayuda para alcalinizar los fluidos corporales y estimular el drenaje de toxinas y residuos metabólicos que se producen durante la pérdida de peso.

El consumo de alimentos y suplementos ricos en yodo, como las algas marinas, contribuye a tonificar el metabolismo endocrino. El alga fucus, laminaria, wakame, entre muchas otras variedades puede incorporarse como verdura en la dieta o como suplemento, y deben ser consumidas media hora antes de las comidas principales.

A parte de la dieta y los suplementos nutricionales, es importante mantenerse activo. “Se sabe que el ejercicio ayuda a perder grasa. Cualquier tipo de actividad que la persona disfrute haciendo como caminar, nadar, bailar, jugar golf, etcétera, ayudará a activar el metabolismo. Las personas que no pueden seguir ninguna actividad regularmente, es muy importante que éstas se mantengan activas en las rutinas que se realizan día a día”.

Aunque no se puede considerar un complemento dietético, el ejercicio físico moderado y constante estimula el metabolismo; sin embargo, para mejores resultados también consideró oportuno consultar siempre con el médico o nutriólogo antes de iniciar un programa alimenticio para bajar de peso.

 
Copyright 19992008 Sierra Nevada Comunicaciones All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV