Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Miércoles, 18 de junio de 2008
La Jornada de Oriente Puebla Suplementos
 
 
ECONOMÍA A RETAZOS
 

De la copia al plagio

 

Edith Báez

La posmodernidad ha colocado a los jóvenes en una situación peculiar, muy distinta a la que vivimos en la generación anterior. Los medios masivos de comunicación han multiplicado la información a gran escala; los conocimientos científicos, tecnológicos y artísticos deambulan por la internet sin pasaporte, que para fines de acopio de datos es sumamente positivo. Sin embargo, también hay una gran cantidad de mensajes que vulneran los valores, por lo menos en dos sentidos: uno que se relaciona con los contenidos y otro con los procedimientos.

Con los contenidos porque circulan en la red referencias sobre pornografía, narcotráfico y otros temas con frecuencia inadecuados para la edad y el contexto de nuestros niños y jóvenes. Y cuando me refiero a los procedimientos concretamente quisiera mencionar lo que se relaciona al plagio, que en niveles más o menos inocentes, tiene que ver con la falta de respeto hacia las producciones de otros, sin embargo, a niveles jurídicos pudiera ser motivo de demandas.

Es común que los alumnos presenten tareas escritas que han obtenido por la vía fácil (copiarpegar) de cualquiera de los millones de páginas que se pueden localizar en la red. Si los padres fueran más cuidadosos, podrían exigir a sus hijos que la información así obtenida fuera leída para entregar tareas donde las ideas estuviesen analizadas, integradas y resumidas; desde luego, los maestros debieran encontrar formas para evitar los trabajos que no hubiesen sido procesados, revisándolos cuidadosamente. Bajados de la red, dichos trabajos no reportan beneficios de aprendizaje pues los chicos no leen, al mismo tiempo que evidencian falta de interés en el desarrollo de las habilidades que les permitan avanzar en la consolidación de los procesos cognitivos y por lo mismo, mejorar su desempeño académico.

Por otra parte, en lo que se refiere al plagio, será cuestión de que algún escritor reconocido o científico localice textos elaborados por él y lo someta a proceso jurídico ¿Es remoto? No lo sé. Pero si los niños y adolescentes se acostumbran a hacerlo sin que los adultos responsables de su educación hagamos algo para evitarlo, podrían continuar con esa práctica aún para la educación superior en donde se requiere de la investigación documental.

Tal vez esté exagerando, pero es algo que todos conocemos como práctica común. Los adultos llevamos en esto un gran compromiso, por un lado fomentamos la irresponsabilidad, permitimos manifestar falta de respeto al dejar que los estudiantes se apropien producciones de otras personas y los exponemos, pues el plagio es un delito.

Hace tiempo, cuando de conquistar chicas de trataba los jóvenes les recitaban los versos del Nocturno a Rosario, adjudicándoselos, pero al parecer era una práctica inocente, muy distante de lo que actualmente ocurre.

 
 

Panamá tiene que contribuir a la paz en Colombia

 

Marco A. Gandásegui, hijo*

Los países fronterizos con Colombia hacen esfuerzos por poner fin a la guerra civil en ese país. Quizás la única excepción es Panamá, que mantiene a un grupo de marinos colombianos acusados de ser guerrilleros detenidos y que acaba de detener a un hombre “sospechoso” de colaborar con las FARC.

En Venezuela, el presidente Hugo Chávez le pidió a las FARC que cambiara su táctica política y abandonara la lucha armada en las selvas colombianas. En un programa de televisión, el presidente bolivariano dijo: “Creo que llegó la hora de que las FARC liberen a los que están en la montaña, sería un gran gesto humanitario ¿A cambio de qué? A cambio de nada. Y eso pudiera ser el primer paso (para) que se acabe la guerra interna en Colombia.” Chávez agregó: “Ustedes en las FARC deben saber que se han convertido en una excusa del imperio (Estados Unidos) para amenazarnos a todos nosotros (América Latina). El día que haya paz en Colombia se le acabó la excusa al imperio norteamericano.” 

La propuesta de Chávez tiene sentido si contribuye a fortalecer las alternativas al gobierno militarista actualmente en el poder. ¿Puede debilitar la alianza militarista llamada “Plan Colombia” de Bogotá con Washington? ¿Eliminará a los traficantes de drogas y armas protegidos por el gobierno? ¿Le dará nuevos aires a la izquierda colombiana que ha conquistado las alcaldías de varias ciudades, entre ellas la de Bogotá?

En la ciudad de Panamá, los gobiernos de Ecuador y Colombia negocian un acuerdo mediante el cual Bogotá reconozca su incursión injustificada sobre territorio ecuatoriano. Las negociaciones son difíciles, sobre todo teniendo en cuenta los intereses norteamericanos envueltos en la crisis. 

En Brasil se acaba de estructurar el Unisur, acuerdo regional que busca cooperación entre todos los países del continente suramericano. El presidente del Brasil, Lula de Silva, trató de sumar a Colombia pero Estados Unidos impidió que Bogotá participara en la iniciativa de los gobiernos de la región.

EU insiste, tanto antes como después de la invasión a Panamá (1989) y de la evacuación de sus bases militares (1999), en militarizar a la Policía Nacional. Según ese país, la policía panameña sirve al Pentágono para proyectarse en el país y en la región.

Los gobiernos panameños se han acomodado los intereses de Estados Unidos. No se sabe hasta qué punto las maniobras de Washington han comprometido a Panamá en la guerra civil colombiana. Hace varias décadas la diplomacia panameña le servía a las partes en disputa en Colombia para encontrar soluciones a sus conflictos, en la actualidad Panamá sólo sirve para echarle carbón al fuego.

Hace apenas algunos días, el sociólogo colombiano, Orlando Fals Borda, hizo un llamado al pueblo de su país a no resignarse a convivir con la violencia. Se preguntó “hasta cuando los colombianos seguirán con la violencia, la guerra, las masacres y las muertes”.

Panamá, junto a los demás vecinos de Colombia, tiene la obligación de contribuir a poner fin a uno de los epicentros de la “guerra infinita” de Bush, que representa la mas grande herida que tiene el continente.

*Profesor de la Universidad de Panamá.

 
 

Ni escasez no desabasto; dependencia y encarecimiento

 

“El enfoque de las noticias internacionales –con énfasis en la situación de escasez y desabasto en algunos países– ha llevado a los periodistas locales a plantear el tema en esos mismos términos para México.

“Sin embargo, para nuestro país, el problema no parece venir por el lado de la escasez y disponibilidad de alimentos, sino por el del acceso a ellos para los sectores más necesitados, que gastan 40 por ciento de sus ingresos en comestibles, mientras la media nacional es de 25 por ciento.

“‘Claro que no va a haber desabasto, pero para la gente que tenga el dinero para comprar alimentos’, dice David Barkin, economista de la UAM, quien sostiene que el gobierno no ha hecho lo suficiente para garantizar el acceso a los consumidores.

“Aunque todavía no alcanzan el nivel de las alzas internacionales, los productos de la canasta básica se han disparado en México. De enero a la fecha, el precio del arroz ha aumentado 13 por ciento, el del pollo, 11 por ciento, y el del huevo, 25 por ciento, sin miras a estabilizarse.

“El problema parte de la prioridad que se le otorgó, en los últimos años, a la importación de productos –a falta de políticas de largo plazo para el campo– en los que antes se era casi autosuficiente. ‘Se nos hizo fácil importar alimentos baratos que a nosotros nos costaba un poco más caro producir; desincentivamos así el sector productivo y ahora estamos pagando las consecuencias’, resume Jaime Yesaki, presidente del Consejo Nacional Agropecuario.

“México importa más de 20 millones de toneladas de grano al año, entre maíz, sorgo y trigo. Eso representa más de 40 por ciento del consumo interno, además de importar 25 por ciento del consumo de arroz. Y en lo único que el país todavía es menos dependiente, el frijol, se produce poco más de 70 por ciento de lo que consume [...] La vulnerabilidad del campo en esta coyuntura se ve en los números fríos: el déficit de la balanza comercial agroalimentaria en México creció al doble en 2007 respecto de hace tres años.”

Ricardo J. Galarza. “El fantasma del pasado”, Expansión, número 992, julio 9 de 2008, México, p. 78.

 

Convocatoria

Un grupo de jóvenes (de 1968), me hizo llegar una propuesta para cambiar de nombre al bulevar Gustavo Díaz Ordaz
por otro que signifique algo más digno para Puebla.

Esta solicitud la voy a presentar en la
próxima sesión del ayuntamiento de Puebla.

El documento completo y los nombres
propuestos se encuentra en la siguiente página:

www.regidorpuebla.org.mx

en la cual podrás votar por una de las
opciones que ahí mismo se presentan.

H. Puebla de Z. 4 de junio de 2008.
Dr. Jaime Cid Monjaraz, regidor:
 jcidm@pueblacapital.gob.mx 

 

 

  Gráfica  

 
Copyright 19992008 Sierra Nevada Comunicaciones All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV