Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Jueves, 22 de mayo de 2008
La Jornada de Oriente Puebla Suplementos
 
 
ESTÉTICA Y SALUD
 

Celulitis

 
Rafael H. Pagán Santini

 

En una época donde existe mayor libertad para elegir y utilizar el tipo de ropa que deseemos la celulitis, sin dejar de ser un proceso inflamatorio, se ha convertido en un problema estético. Eliminando las causas bacterianas que podrían ocurrir por una herida infectada, la celulitis aparece siempre debido a los hábitos alimenticios, el estilo de vida, pero sobre todo a la falta de ejercicio.

Aunque la creencia generalizada es que la celulitis es un problema estético directamente asociado al aumento de peso, la realidad no es así. La celulitis es una verdadera condición de salud ligada a diversos factores. La acumulación de grasa es sin duda un factor importante. La grasa se instala en las células adiposas (células que acumulan grasa en forma de triglicéridos), esta acumulación ejerce presión sobre los tejidos capilares haciendo que se retenga líquidos (agua) y ello provoque que aparezcan bultos de la piel.

El nombre real de la celulitis es “lipodistrofia”, es una modificación del tejido conjuntivo, que se caracteriza por una acumulación de grasa en diversas zonas del cuerpo, debido a una hipertrofia de las células adiposas. Estas células se localizan en la capa que se encuentre por debajo de la dermis (hipodermis o capa subcutánea), no forma parte de la piel propiamente dicha, pero por ella van los principales vasos y nervios a la piel suprayacente. Clínicamente se puede considerar a la celulitis como una inflamación del tejido subcutáneo.

La capa subcutánea o hipodermis tiene una contextura laxa y esponjosa, es rica en grasa y mantiene un gran aporte sanguíneo. Cuando estas células adiposas comienzan almacenar grasa, que luego no es transformada en energía, su tamaño tiende aumentar considerablemente iniciándose una invasión grasa en zonas específicas. A menudo, en la mujer, se observa en la superficie de los glúteos y las caderas múltiples depresiones más o menos profundas denominadas vulgarmente “piel de naranja”.

Este aspecto se debe a la existencia, en estas regiones del cuerpo, de tractos fibrosos inextensibles que unen, a modo de pequeños cables, la envoltura de los músculos con la carta profunda de la piel a nivel de las depresiones, haciendo que el tejido graso sobresalga bajo la piel en los intervalos (fenómeno que por analogía recuerda el principio del acolchado). Esta grasa celulítica subcutánea está compartimentada por una trama de tejido conjuntivo fibroso y por lo tanto comprimido, que a su vez comprime los vasos linfáticos y sanguíneos que recorren el tejido subcutáneo. Esta compresión por parte de las células adiposas disminuye el ritmo de los intercambios de sustancias nutritivas dificultando la llegada de sangre encargada de llevarse los ácidos grasos almacenados.   

La celulitis es más frecuente en la mujer que en el hombre, esto es debido a las diferencias anatómicas y hormonales entre ellos. En la mujer las fibras del tejido conjuntivo debajo de la piel están unidas perfectamente y dividen la grasa verticalmente; en el hombre, son horizontales y no están directamente unidas a la piel. El desarrollo hormonal de la mujer selecciona específicamente las células adiposas de la cadera y del abdomen para hacerlas más largas, a fin de prepararlas para el embarazo y el parto. El hombre tiene la piel gruesa y elástica, mientras que la de la mujer es más delgada y, por ello, más propensa a presentar celulitis después de un embarazo o una baja considerable de peso.

Los factores hormonales de la celulitis en la mujer son abundantes: la pubertad, el embarazo, la contraconcepción, la menopausia, así como en las perturbaciones del ciclo menstrual se producen desequilibrios hormonales entre el estrógeno y la progesterona (los dos tipos de hormonas ováricas) que afectan el desarrollo del tejido graso. El aumento de la actividad estrogénica provoca una modificación del reparto y volumen del tejido adiposo, que favorece el acumulo de grasa en los adipocitos, además de una retención de agua localizada. También es más frecuente la obesidad debido a un aumento en el número de adipocitos y en el contenido de grasa de los mismos.

Sin duda, estos sistemas de protección y de economía de las grasas en la mujer han ido instalándose a lo largo de la evolución para mantener las reservas de grasa con miras a movilizarlas durante los seis últimos meses de embarazo y durante la lactancia en caso de escasez. No es complicado entender que es muy difícil para el organismo conseguir movilizar estas grasas localizadas y que en un entrenamiento, incluso intenso, tendrá serias dificultades en hacerlas desaparecer totalmente.

Una forma de diagnosticar la celulitis consiste en coger, agarrando con las dos manos ligeramente separadas, el contenido de un pliegue cutáneo. Se hace rotar con los dedos pulgares sobre el plano profundo. Si duele y se observa modificaciones en los tejidos, puede haber celulitis. Debe acudir a un dermatólogo para que le realice un diagnóstico exacto del tipo y grado de celulitis que padece, y del tratamiento a seguir.

Al igual que cualquier parte de nuestro cuerpo la piel requiere de atención y de tratamientos preventivos para evitar enfermedades y lesiones innecesarias que afecten nuestra vida cotidiana. El ejercicio aeróbico y de estiramiento que aumente el ritmo cardiaco y estimulen la circulación son fundamentales en la prevención tanto de la celulitis como de las estrías que estas pueden formar. Debe hacerse ejercicio moderado diariamente, ya que favorece el tono y vitalidad muscular, mejora la circulación sanguínea y ayuda a eliminar el exceso de grasa acumulada en las células adiposas.

La piel bien hidratada y nutrida, conserva mejor su elasticidad y resiste mejor los estiramientos. Podemos contribuir a que el cuerpo y la piel se mantengan del todo sanos a través de un estilo de vida que incluya una buena alimentación baja en grasas saturadas y trans–saturadas, ingesta abundante de agua y ejercicio físico apropiado.

 

 

Si desea más información puede escribir al correo electrónico rhpmedicus@ya hoo.com.mx

 
Copyright 19992008 Sierra Nevada Comunicaciones All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV