Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Jueves, 3 de abril de 2008
La Jornada de Oriente Puebla Suplementos
 
 
ESTÉTICA Y SALUD
 

Estrías de la piel

 

La piel bien hidratada y nutrida conserva mejor su elasticidad y resiste mejor los estiramientos importantes
Rafael H. Pagán Santini

Al igual que cualquier parte de nuestro cuerpo la piel requiere de atención y de tratamientos preventivos para evitar enfermedades y lesiones innecesarias que afecten nuestra vida cotidiana. La piel es un órgano delgado, relativamente plano, clasificado como una membrana. Está compuesta por dos capas principales: una exterior, más fina, llamada epidermis y otra interna, más gruesa, denominada dermis. Aunque la capa que se encuentre por debajo de la dermis (hipodermis o capa subcutánea), no forma parte de la piel propiamente dicha, por ella van los principales vasos y nervios a la piel suprayacente.

La capa subcutánea o hipodermis tiene una contextura laxa y esponjosa, es rica en grasa y mantiene un gran aporte sanguíneo lo que la hace un sitio ideal para la absorción rápida y relativamente indolora de las sustancias inyectadas. El contenido de grasa de la hipodermis varía según el estado nutritivo, pudiendo superar en los sujetos obesos los 10 centimetros de espesor en algunas zonas. La densidad y disposición de las células adiposas (células que acumulan grasa en forma de triglicéridos) y de las fibras de colágeno en estas zonas determinan la relativa movilidad de la piel.

A la dermis se le denomina comúnmente la piel verdadera. La resistencia mecánica de la piel está en la dermis. Además de desempeñar una función protectora frente a la lesión mecánica y la compresión, esta capa de la piel constituye una zona de almacenamiento de agua e importante electrólitos. La dermis está formada por una capa papilar fina y una capa reticular más gruesa. A nivel de la capa reticular existen fibras musculares, folículos pilosos, glándulas sudoríparas y sebáceas y numerosos vasos sanguíneos.

Todas estas estructuras que conforman la capa reticular están inmersas en una capa densa de fibras de colágenas blancas, fuertes y entrelazadas que es lo que le confiere la resistencia a la piel. Además la capa reticular contiene fibras elásticas que hacen a la piel distensible y elástica (capaz de rebotar). Ambos tipos de fibras se entraman formando una verdadera red que confiere a la dermis una estructura fuerte pero elástica.

Si las fibras elásticas de la dermis se distienden en exceso, por ejemplo por el rápido aumento del volumen del vientre durante el embarazo o como consecuencia de una gran obesidad, estas fibras se debilitarán y se romperán. El resultado inicial es la formación de surcos deprimidos, rosados o ligeramente azulado con bordes dentados. Estas finas marcas (marcas de estiramiento) son, en realidad, diminutos desgarros. Cuando cicatrizan y pierden el color, las estrías (en latín surcos) que quedan parecen cicatrices lineares y brillantes, de color blanco plata. Si el entramado de colágeno se desorganiza y las fibras elásticas se rompen toda la estructura de sostén de la piel se perderá y ésta tendrá un aspecto estriado cicatrizal.   

El principal factor para la aparición de estas marcas es el cambio súbito de peso. Pero existen otras no menos importantes: cambios hormonales, el crecimiento durante la adolescencia, embarazo, levantamientos de pesas durante períodos prolongados y la ingesta de medicamentos que contienen corticoides.

Las estrías y la atrofia cutánea son, tal vez, los efectos secundarios observados con más frecuencia tras el uso de corticoides tópicos, que al parecer son capaces de alterar las fibras elásticas y el colágeno. Las estrías de los adolescentes pueden manifestarse poco después de la aparición del vello púbico y se localizan en las caras externas de los muslos o en la región lumbosacra en los hombres y en los muslos, nalgas y mamas en las mujeres. Se piensa que el levantamiento de pesas y otras formas de ejercicio pueden exagerar la lesión fisiológica del tejido conjuntivo dérmico.

La exposición al sol acentúa las estrías en lugar de atenuarlas. Las dosis masivas de sol alteran profundamente las fibras de colágeno y de elastina. Las fibras elásticas que aportan soltura a la piel se distienden; la piel pierde elasticidad y se relaja.

Hasta el momento no existe un tratamiento tópico satisfactorio que elimine las estrías, aunque en el mercado hay múltiples productos avanzados que incluyen agentes emoácidos e hidratantes, con complejos vitamínicos y ácido hilurínico destinados a favorecer la elasticidad tisular y la estabilidad del colágeno.

Una vez que han aparecido las estrías las posibilidades terapéuticas del trastorno estético se reducen a intervenciones directas en la piel. Estos tratamientos han mejorado mucho en los últimos años gracias al desarrollo de las técnicas láser y microdermoabrasión, cuya utilización contribuye a mejorar ostensiblemente la textura y aspecto de la piel. 

La prevención es la mejor defensa ante estas marcas. La piel bien hidratada y nutrida conserva mejor su elasticidad y resiste mejor los estiramientos importantes. Podemos contribuir a que el cuerpo y la piel se mantengan del todo sanos a través de un estilo de vida que incluya una buena alimentación baja en grasas saturadas y trans–saturadas, ingesta abundante de agua y ejercicio físico apropiado.

Si desea más información sobre este texto puede escribir al correo electrónico

rhpmedicus@yahoo.com.mx

 

 
 

3 mil familias han preservado las células madre: Luis Eduardo Camacho Ustaran

 

Luis Eduardo Camacho, gerente de Cryocell Stem Cell Banking Puebla–Tlaxcala, habló sobre las ventajas del sistema de almacenamiento de células madre / Foto: Abraham Paredes
(Yadira Llaven)

 

La preservación de células del cordón umbilical puede salvar vidas. El cordón del recién nacido es desechado por costumbre, sin saber que la sangre que contiene al interior puede regenerar el sistema inmunológico, y con ello existe la posibilidad de curar varias enfermedades graves.

En entrevista con La Jornada de Oriente, Luis Eduardo Camacho Ustaran, gerente de Cryocell Stem Cell BAnking Puebla– Tlaxcala, habló sobre las ventajas de este sistema de almacenamiento de células madres, de las enfermedades que puede prevenir, y da respuesta a diversas interrogantes sobre el tema.

Explicó que las células madre contenidas en la sangre de cordón pueden tratar más de 70 enfermedades como leucemias, linfomas, anemias severas y algunas inmunodeficiencias combinadas. Asimismo, permite el trasplante de médula ósea, esto es, después de radiaciones y quimioterapias.

La recolección de sangre del cordón umbilical se realiza únicamente al momento del parto, ya sea de forma natural o cesárea; y no representa dolor ni molestias para el bebé o la madre.

–¿Cómo se recolecta y procesa la sangre del cordón? –se le preguntó.

–La recolección de sangre del cordón umbilical se realiza únicamente al momento del nacimiento del bebé. Al momento del parto se punza con una aguja el cordón umbilical y la sangre fluye por gravedad a la bolsa de recolección. Se toma también una muestra de sangre materna utilizada para pruebas de serología y permitir conservar muestras seguras.

“Las muestras de sangre se envían al laboratorio. Al ingresar la muestra al laboratorio, se asigna un código único que permite su identificación y trazabilidad en todo su proceso. La muestra se prepara para la separación de las células madre, al final estas se vacían en bolsas resistentes a la temperatura extrema. Se determina la cantidad de células madre mediante Citometría de Flujo, y luego pasa a la congelación controlada llegando a la cryo–conservación a una temperatura de –196°C”.

No obstante, informó que existen dos maneras de almacenar la sangre: en bolsa y viales. “Ambas opciones son confiables y tienen ventajas suficientes cada una de ellas, en EU se recomienda en bolsa, y en México no aplica esta regulación y los viales tienen el mayor historial comprobado de almacenamiento”.

–¿Por qué la importancia de almacenar las células madres?

–Conservar las células madre es pensar en futuro. Es importante contratar los servicios de un banco de células porque es una manera segura de proteger la salud de una familia, ya que el principal beneficio es contar con una opción de tratamiento para graves enfermedades actuales.

–¿Cuántas veces se puede utilizar las células madre que se almacenan; un solo transplante o depende de la cantidad que se use en cada intervención?

–Depende de la cantidad de células que se haya almacenado, según su recolección.

Depende del tipo de tratamiento que se vaya a aplicar. Hay tratamientos en los que es necesario utilizar la mayor cantidad de células, sin dejar posibilidad a que haya una segunda aplicación, lo importante es tener la alternativa para contrarrestarlo.

–¿Estas células se pueden compartir con otro integrante de la familia?

–Si se puede compartir. “Los hermanos son más compatibles entre sí porque comparten carga genética tanto del padre como de la madre la relación es de uno a cuatro, es decir, un 25 por ciento de posibilidad de histocompatibilidad y posteriormente los padres”.

–¿Qué otras enfermedades puede tratar?

–Existe un gran número de protocolos de estudios sobre tratamientos directos con células como infartos miocardios (reestructuración del músculo cardiaco), diabetes (células pancreáticas generadoras de insulina), secciones lumbares (en cuadraplejicos).

Finalmente habló del costo. “El proceso inicial, de recolección de la sangre, el costo es de 990 dólares (unos 10 mil pesos aproximadamente), que incluye el primer año de almacenaje, posteriormente se pagará anualmente la cantidad de 115 dólares (mil 300 pesos), de manera congelada por el tiempo que se desee”.

El tiempo que se almacena las células madres, puntualizó, “depende del tiempo que lo indique la familia, puede ser cinco, 10 o 20 años, y estas estarán protegidas; después, ceden los derechos al banco o deciden incinerarlas”.

 
Copyright 19992008 Sierra Nevada Comunicaciones All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV