Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Jueves, 27 de marzo de 2008
La Jornada de Oriente - Puebla - Suplementos
 
 
ESTÉTICA Y SALUD
 

Nada como nadar

 

El agua es el medio perfecto para llevar a cabo técnicas de entrenamiento, ya que transmite una resistencia natural porque es 12 veces menos densa que el aire. Esto significa que cuando está haciendo ejercicio en el agua sus músculos han de trabajar más que en tierra
Rafael H. Pagán Santini

 

Nunca se es demasiado mayor para empezar un ejercicio. Si ha decidido comenzar un plan de entrenamiento o está pensando en hacerlo, hablemos del agua. En términos generales, los ejercicios en el agua son la actividad más completa para alguien que se está iniciando en el camino del entretenimiento físico. Ciertamente no es tan agotador ni tan perjudicial para sus articulaciones como lo podría ser el correr o el levantamiento de pesas. La edad no debe ser un obstáculo para empezar un programa de acondicionamiento físico.

Debido a que nos movemos y actuamos sin pensar sobre nuestros movimientos, no nos damos cuenta de que el medio donde nos ejercitamos es el aire. En él caminamos, y sólo cuando lo hacemos en dirección contraria a una ventolera, sentimos la resistencia que este ejerce sobre nosotros. A diferencia del agua, el aire no nos permite flotar ni volar. El agua nos permite sacar ventajas de sus propiedades físicas a la hora de hacer ejercicios.

Cuando se está en el agua se siente el cuerpo mucho menos pesado. En la zona donde el agua le cubre por la barbilla, su peso aparente es una décima parte del real en la tierra. El agua le sujeta o soporta añadiendo gracia y fluidez a sus movimientos. Este fenómeno natural permite a sus músculos, articulaciones y ligamentos moverse libremente, sin sobrepeso, tensión o vibración. Además, los ejercicios en el agua ayudan a aumentar la flexibilidad de las articulaciones, lo que significa una ventaja para aquellas personas que padezcan artritis.

En un programa de ejercicio acuático se pueden incorporar todos los elementos de un entrenamiento integral. El modelo de entrenamiento integrado establece que cada aspecto del entrenamiento influye al resto. Lo que vararía en este tipo de programa sería el volumen, la intensidad y la velocidad de cada uno de los ejercicios incorporados al entrenamiento.

La fuerza que se va perdiendo con los años, y en especial si los músculos se dejan de usar, puede recuperarse a través de técnicas de resistencia en el agua donde se incorpore la velocidad y la agilidad. La incorporación paulatina de ejercicios que requieran el mantener la actividad por un periodo de tiempo hará que las fibras musculares puedan restablecer su capacidad “explosiva”, esto es de sostén.

La agilidad es algo difícil de mantener con el transcurso de los años; esta requiere de la habilidad para combinar la fuerza músculo–esquelética que se produce en un intento, con la fuerza de inicio, que se produce al comenzar una actividad de resistencia, con la fuerza para mantener una actividad y con el equilibrio dinámico, pero con los ejercicios acuáticos se puede volver a recuperar parte del terreno perdido.

Uno de los beneficios más visibles del ejercicio en el agua es el volver a recuperar la capacidad para flexionar, extender y mover las articulaciones de nuestro cuerpo, sin que se pierda la fuerza de nuestros músculos, esto es recuperar nuestra flexibilidad. La manera más simple y más efectiva de mejorar la flexibilidad es la “facilitación neuromuscular propioceptiva”, que quiere decir un adecuado control de los músculos unido a darse cuenta de la posición del cuerpo y de sus propios movimiento.

El agua es el medio perfecto para llevar a cabo estas técnicas de entrenamiento, ya que transmite una resistencia natural porque es doce veces menos densa que el aire. Esto significa que cuando está haciendo ejercicio en el agua sus músculos han de trabajar más que en tierra. En comparación con otros tipos de ejercicio, manteniendo el mismo ritmo e intensidad, los resultados se pueden observar antes cuando se hacen en el agua.

No es casual que las terapias físicas actuales usan ejercicios debajo del agua para ayudar a las personas a estirar los músculos cansados, relajarlos y estirarlos, y para desarrollar la función muscular de algunas personas que se están reponiendo de algún accidente o enfermedad. El agua le ayudará a mantener, curar y relajarlos músculos que posiblemente están tensos o sobrecargados por otras actividades.

Lo mejor de un entrenamiento acuático es que también es entretenido y divertido. Haga de su recreación un bálsamo para su salud. Acompañe este ejercicio con una buena alimentación, evitando la comida chatarra y los refrescos gaseosos, sean de dieta o no.  

 

Si desea más información sobre esta columna puede escribir al correo electrónico

 

rhpmedicus@yahoo.com.mx 

 
 

El estrés y la ansiedad aumentan al terminar las vacaciones: Aranza

 

(Yadira Llaven)

 

Al concluir las vacaciones de semana santa, aunque el regreso oficial a de los estudiantes del nivel básico de educación será hasta el próximo martes 1 de abril, se incrementó en un 15 por ciento las urgencias médicas en los hospitales generales de zona del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), siendo las descompensaciones por diabetes mellitus, hipertensión arterial e insuficiencia renal, así como cuadros diarreicos, dermatitis y quemaduras en la piel por la exposición al sol, las más frecuentes.

Especialistas del instituto aseguraron que la sensación de inquietud, palpitaciones, irritabilidad, ansiedad, fiebre o dolor de cabeza son algunas de las manifestaciones más constantes del estrés que presenta una persona al volver a sus actividades cotidianas, después de un largo periodo de vacaciones.

Por su parte, el doctor José Luis Aranza Aguilar indicó que suspender el tratamiento farmacológico y el exceso en el consumo de alimentos durante estos días festivos, son conductas típicas, pero también son causa de que los pacientes crónicos lleguen a los servicios de urgencias, ya sea por la elevación de glucosa, de presión arterial o sus complicaciones como deshidratación severa e infección en vías urinarias.

En el caso de los niños, dijo, acuden a los servicios por diarreas y deshidratación por Gastroenteritis Probablemente Infecciosa, ya sea de tipo viral o bacteriana, o bien alteraciones estomacales por el consumo de alimentos contaminados o en descomposición.

El especialista comentó que en vacaciones de semana santa se fortalece el “Triage”, sistema que tienen todos los hospitales generales de zona del IMSS y que permite seleccionar e identificar las urgencias y darle prioridad de atención médica a casos en que peligra la vida del paciente.

Al respecto, precisó que cada servicio de urgencias debe contar con un equipo multidisciplinario para ofrecer una atención integral, constituido por el médico, enfermera, trabajadora social y el auxilio de la asistente médica y personal para transporte de pacientes, junto con el apoyo de la logística administrativa, a fin de tener el abasto suficiente de medicamentos y material de curación.

 

Retornar al trabajo y a la escuela genera estrés

 

En tanto, el psicólogo Miguel Palomar Baena señaló que también al regresar de vacaciones se incrementa las crisis de estrés, debido a la misma incertidumbre que se genera al pensar en el retorno al trabajo o a la escuela y el temor que siente la persona, ya que esto implica cambios en la dinámica de las actividades laborales, escolares y del hogar, con los horarios restringidos.

Detalló que tanto en niños como adultos se produce estrés y ansiedad ante los cambios que se tiene en los horarios para levantarse, comer y la serie de actividades que deben reiniciar; incluso, comentó que es mentira que “regresando de vacaciones se tiene más energía, ya que el apremio por adaptarse es estresante.

“Estos cuadros de estrés son más frecuentes en la mujer, en proporción de dos a uno, con mayor incidencia en los adultos, debido a que los infantes lo disipan a través del juego”.

Finalmente, el doctor Palomar Baena recomendó a los vacacionistas regresar dos a tres días antes de que concluya el periodo vacacional, para disminuir los cuadros de estrés y dar tiempo para relajarse y adaptarse nuevamente a los horarios de su trabajo, escuela y actividades del hogar.

 
Copyright 1999-2008 Sierra Nevada Comunicaciones - All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV