Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Lunes, 4 de febrero de 2008
La Jornada de Oriente - Puebla - Educación
 
 

Más de la mitad de los académicos que se fueron de la UDLA estaba en el SNI

 
Martín Hernández Alcántara
Puebla, Pue.

El vicerrector académico de la Universidad de las Américas Puebla (UDLA), Guillermo Romero Meléndez (GRM), admitió que más la mitad de profesores que desde mayo a la fechan han salido de la institución, por su voluntad o porque los echaron, eran integrantes del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), pero que a la fecha el campus cholulteca conserva en su planta el índice más alto –24.1 por ciento– de miembros de ese organismo en un centro privado de educación superior.

Durante una entrevista con La Jornada de Oriente (JO), el funcionario reveló que fueron corridos 18 mentores y otros cinco se marcharon por su voluntad; es decir, 23 maestros terminaron su relación laboral con la UDLA. De este universo, 13 estaban registrados en el padrón del SNI, lo que significa que el 56 por ciento de los académicos que ya no trabajan para la universidad estaban considerados entre los mejores investigadores del país.

Actualmente, abundó, hay 50 investigadores que participan en ese sistema, pero en breve serán más de 60. También aseguró que no habrá más rescisiones.

El vicerrector afirmó también que no hubo maltratos en contra de Jorge Welti Chanes el jueves de la semana pasada, cuando éste abandonó la universidad. Aseveró que su salida fue “de común acuerdo”, porque el prestigiado bioquímico tenía un lustro de “no estar a gusto” en la institución y privilegiaba “su propia agenda”.

JO– ¿Qué fue lo que pasó con el doctor Welti, cuya salida ha causado tanta polémica?

GRM– El doctor Welti desde hace algún tiempo ya no se hallaba a gusto en la universidad; de eso hace cinco años. Dejó su cargo como vicerrector académico en la administración del rector (Enrique) Cárdenas. No se sentía a gusto, tenía su propia agenda, tenía planes de ser rector. De hecho entró a competir cuando se eligió a la doctora (Nora) Lustig, posteriormente al doctor (Pedro Ángel) Palou, y no se sentía a gusto; ya se lo había hecho saber así al doctor (Marco Antonio) Quiroz (decano de la escuela de Ingeniería y Ciencias). La salida fue de acuerdo común entre el doctor Welti y las autoridades de la universidad, los términos se definieron también de común acuerdo; él los consultó incluso con un abogado de su confianza; firmó por decisión personal, y en ningún momento sufrió atentado alguno a su investidura personal o académica; siempre fue tratado con respeto, como todos los catedráticos lo merecen.

Nosotros respetamos las muestras de apoyo a Jorge. Es un prestigiado investigador, con una trayectoria muy importante y con aportaciones muy importantes a la universidad, pero de un tiempo acá ya no se sentía a gusto. Él ya tenía planeada su salida desde hace tiempo.

JO– Corrieron versiones el jueves –por blogs, por mensajes de correo electrónico y celular, por fuentes de la UDLA– de que el doctor Welti fue notificado apenas el jueves de su salida, y que la notificación se la hicieron los guardias de la universidad. Se dijo también que hubo una actitud hostil, porque los guardias lo siguieron a todas partes a donde fue, lo escoltaron hasta su oficina para que sacara sus pertenencias en una actitud que parece a todas luces humillante...

GRM– No, de hecho no hubo guardias que lo escoltaran. La versión de que la notificación se la hicieron los guardias es falsa. De hecho, la notificación se la hizo a él mismo (a Welti) el delegado del patronato en funciones en rectoría, el licenciado (Arturo) Langdon. Yo estuve de hecho en la reunión con él en la mañana (del jueves), estuvo el doctor (Marco Antonio) Quiroz, decano de Ingeniería y Ciencias, en la plática que se tuvo con el doctor Welti y el licenciado Langdon. Estuvimos platicando, nos retiramos el doctor Quiroz y yo, y ahí el licenciado Langdon habló con el doctor Welti y ahí fue la comunicación, ya, directamente de parte del licenciado Langdon, y fue de común acuerdo, ellos estuvieron platicando; estuvieron acordando la salida; incluso los términos en que se redactó la carta que se le dio; prácticamente el comunicado que se dio a conocer a los medios.

JO­– Con algunas fuentes de la universidad este periódico hizo un cruce de datos para calcular cuántos académicos han sido despedidos o han terminado su relación con la universidad –como dicen ustedes– desde que empezó a haber problemas en Relaciones Internacionales, en Economía, en Comunicación. Calculamos que se habrían ido al menos 100 académicos, algunos de ellos miembros del SNI. ¿Cuántas personas han terminado su relación laboral con la Universidad de las Américas en este periodo?

GRM– Esos no son datos correctos. Nosotros tenemos datos precisos. Tenemos ahora 244 profesores de tiempo completo, alrededor de 400 de tiempo parcial, tenemos 59 profesores miembros del SNI, un 24.1 por ciento, que es el porcentaje más alto de una universidad privada en México.

“Ahora, de mayo a la fecha, fueron despedidos 18 profesores; siete plazas de ellas ya fueron cubiertas y de forma voluntaria, por diversas razones, como algunos que adujeron razones médicas, salieron de la universidad cinco más. O sea, de mayo a la fecha salieron de la universidad 23 profesores. De esos 23, 13 eran miembros del SNI, y entonces eso hace que tengamos ahora 59 integrantes del SNI, y ya tendremos nuevas incorporaciones y vamos a estar arriba de los 60 Sistema Nacional de Investigadores en breve.

JO– Desde que inició la crisis en la UDLA se ha especulado en los medios de comunicación que hay la intención del patronato de la universidad de irla desmantelándola poco a poco, de ir desmantelando sus cuerpos académicos, con la intención de abaratarla para que pueda ser vendida. Sabemos que al ser la UDLA una Fundación, no puede venderse, pero, sin embargo, llama la atención la salida de tantos académicos miembros del SNI, ¿no le parece?

GRM– No, no existe tal intención. De hecho, desde que está el licenciado Langdon como delegado del patronato en la rectoría, sólo ha salido un académico, que es el doctor Welti, y tanto el patronato como el licenciado Langdon nos dicen que no hay ningún plan para despedir académicos y no hay ningún plan para cerrar licenciaturas. Las finanzas están limpias al día de hoy y con un proyecto ya muy importante de reinversión de fondos.

 
 
Copyright 1999-2008 Sierra Nevada Comunicaciones - All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV