Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Viernes, 1 de febrero de 2008
La Jornada de Oriente - Puebla - Educación
 
 

Desde que inició la crisis en la UDLA, más de 100 académicos han sido despedidos

Desde que comenzó la crisis en la Universidad de las Américas campus Puebla (UDLA), hace aproximadamente dos años, han sido despedidos de dicha institución al menos unos 100 académicos, entre ellos varios integrantes del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), dando así al traste con uno de los claustros más importantes entre las instituciones de educación superior privadas de toda la República Mexicana.

 
Martín Hernández Alcántara
Puebla, Pue.

Ayer fue echado del campus cholulteca el investigador Jorge Welti Chanes, uno de los más prestigiados bioquímicos de México, integrante del SNI, quien ocupó en dos ocasiones la Vicerrectoría Académica de dicha institución y prestó sus servicios en ella durante tres décadas.

La versión oficial, divulgada este jueves a través de un comunicado de la UDLA, consignó que “de común acuerdo, Jorge Welti Chanes dejó de prestar sus servicios a esta casa de estudios a partir de esta fecha”.

Sin embargo, testigos de los hechos coincidieron en que Welti sufrió los mismos maltratos y humillaciones que quienes lo precedieron en la campaña de despidos: desde que ingresó a la UDLA, el investigador fue enterado de su rescisión por los guardias del campus, quienes lo escoltaron a las oficinas que visitó para consumar los trámites legales de su salida, lo vigilaron mientras recogía sus pertenencias y lo condujeron hacia la salida.

Por sus méritos intelectuales y sus funciones administrativas, Welti era una de las personalidades con mayor arraigo en la comunidad de la UDLA. El especialista en ingeniería de alimentos fue también uno de los primeros catedráticos de esa universidad en dar la cara para protestar por la campaña de despidos emprendida en la era de Pedro Ángel Palou García, y que continúa pese a que el escritor dejó la rectoría.

De hecho, se sabe que Jorge Welti era identificado por la familia Jenkins, que controla por completo el patronato de la Fundación UDLA, como uno de los instigadores de las protestas que estudiantes y mentores vienen realizando desde 2005 por la censura al equipo original del periódico interno La Catarina, las rescisiones de profesores y administrativos y, recientemente, por la suspensión de becas a alumnos, que al final fueron devueltas por la movilización de los afectados.

Desde el fin de semana pasado trascendió que Welti había sido despedido, pero las autoridades de la UDLA lo negaron rotundamente. Incluso, Arturo Langdon, encargado de despacho en la rectoría, le encomendó este lunes calmar a los educandos que el lunes 28 cerraron los accesos del campus a manera de represalia por el despojo de sus becas.

Versiones que han sido publicadas en blogs especializados en la crisis de la universidad aseguran que Welti sabía que lo echarían desde varios días antes y que incluso tenía una copia del documento que le darían para finiquitar su relación laboral con la UDLA. El lunes, cuando Arturo Langdon llamó al bioquímico a su oficina, varios jóvenes corrieron ahí suponiendo que lo iban a echar en ese momento, pero no fue así. El despido se perpetró ayer.

 
 
Copyright 1999-2008 Sierra Nevada Comunicaciones - All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV