Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Miércoles, 30 de enero de 2008
La Jornada de Oriente - Puebla - Suplementos
 
 
ECONOMÍA A RETAZOS
 

Impacto en México de la recesión económica de EU

 

 
Jesús Rivera de la Rosa

Todo parece indicar que ha comenzado una recesión económica en Estados Unidos, la quinta en los últimos 27 años. Oficialmente, se reconocerá la recesión cuando en dos trimestres seguidos (de octubre de 2007 a marzo de 2008) se registren tasas negativas en el crecimiento del Producto Interno Bruto de ese país, y las cifras que se están dando a conocer por distintos organismos internacionales apuntan en esa dirección.

Según la OCDE, en su informe del 11 de enero, señala que “una moderada disminución de la actividad económica comenzó en el área de la OCDE”, a  partir de noviembre de 2007. La caída abarca a EU, la Unión Europea, Japón,  y Canadá, en tanto otras economías, no miembros de ese organismo registran fuerte crecimiento, en particular China y Brasil.

Hace un año se hablaba, ya, de una crisis en el sector inmobiliario de EU aunque organismos como el Fondo Monetario Internacional aseguraban que, gracias a una supuesta adecuada política macroeconómica sería controlada y no traspasaría las fronteras estadounidenses. Hoy, la situación no sólo ha desbordado a la economía norteamericana, sino que parece estarse transformando en lo que puede ser una nueva crisis del mercado mundial, como ocurrió a mediados de los años 70; a comienzos de los ochenta; en 1990–91 y más recientemente en el año 2001.

En México, mientras tanto ya se discute sobre los posibles impactos de la recesión estadounidense, y hay desde quienes, como Felipe Calderón, señalan cierto regocijo de enfrentar esta problemática asegurando que México no sufrirá las consecuencias de la crisis, hasta quienes advierten, entre quienes me incluyo, que los efectos pueden ser muy graves en términos de disminución de empleos, cierre de maquiladoras, presiones devaluatorias e inflacionarias y, por supuesto, de una fuerte caída en la producción de nuestro país.

Revisando las consecuencias que para México han tenido recesiones anteriores en EU, podemos señalar que si bien no de forma inmediata siempre han traído graves problemas para nuestra economía. Al inicio de los años ochenta, con la elevación de la tasa de interés y la fuga de capitales, se produjo la crisis de la deuda externa que implicaría nada menos que el cambio de modelo de acumulación en nuestro país. Al inicio de los 90, luego de una supuesta inmunidad mexicana, arribamos a la peor crisis de la historia moderna de México. Al comienzo de este siglo, el impacto se dejó sentir sobre todo en la industria maquiladora y en el lento crecimiento económico. Otro efecto importante, ha sido la reducción de las inversiones extranjeras y los créditos del exterior.

Con la nueva recesión, a los impactos señalados podremos agregar aquellos derivados de un nuevo jugador mundial que compite con México en el mercado de EU: China. ¿Algún motivo para estar eufóricos?

 
 

China e India en el informe anual de la Agencia Internacional de la Energía

 

E

l informe anual publicado el pasado mes de noviembre por la Agencia Internacional de la Energía (AIE), pero sobre todo algunos de los argumentos utilizados por los países desarrollados de Occidente durante la reciente Cumbre de Bali sobre el cambio climático, han pretendido censurar, de manera más o menos explícita, a las dos grandes economías emergentes asiáticas. Sin embargo, las cosas no son tan simples.

La edición de 2007 del World Energy Outlook, publicación anual de la AIE, contiene dos amplias secciones monográficas sobre China e India respectivamente, países a los que se dedican nada menos que 356 páginas. El informe de la AIE, que es, como es bien sabido, una agencia especializada perteneciente a la OCDE (esto es, al club de las naciones ricas), incluye algunas previsiones llamativas, especialmente sobre los dos países emergentes asiáticos. Tanto en el resumen como en la nota de prensa principal, la AIE ha destacado, entre otros, los aspectos siguientes:

*China e India sumaron casi el 20 por ciento del consumo mundial de energía en 2005.

*China e India supondrán el 45 por ciento del aumento del consumo mundial de energía primaria entre 2005 y 2030.

*China se convertirá en el primer consumidor mundial de energía, por delante de EU, en los primeros años del próximo decenio (entre 2010 y 2012).

*China se ha convertido en importador neto de carbón en 2007; en 2030 China efectuará casi la mitad del consumo mundial de carbón.

*China cuadruplicará sus importaciones de petróleo entre 2006 y 2030, mientras que la India triplicará las suyas; la India se convertirá en el tercer mayor importador de petróleo antes de 2025.

* Las emisiones mundiales de CO2 (dióxido de carbono) podrían aumentar el 57 por ciento entre 2005 y 2030, lo que conllevaría un incremento de la temperatura media de 6 grados. China e India podrían ser responsables del 60 por ciento de ese aumento de emisiones. Además, las emisiones de China superarán a las de EU en 2008, mientras que la India se convertirá en el tercer emisor mundial en 2015.

Tales datos y previsiones no pueden, como es natural, ser objeto de mucha discusión, al menos si se aceptan las estadísticas y el escenario central de la AIE. Sin embargo, es llamativo que esas conclusiones no hayan sido completadas con otras, así como convenientemente matizadas. Para comprender adecuadamente los datos anteriores, es preciso tener en cuenta lo siguiente:

*Siendo cierto que el consumo de energía de China e India supone la quinta parte del total mundial (frente al 14 por ciento en 1990), el consumo de energía primaria de EU prácticamente triplica al de China y el de Japón supera con creces al de la India; por su parte, el consumo de petróleo de EU triplica al de China, mientras que el de Alemania es superior al de la India.

*Si China e India van a suponer el 45 por ciento del aumento del consumo de energía en el mundo entre 2005 y 2030, eso no es realmente una novedad, ya que supusieron el 41 por ciento del aumento entre 1990 y 2005 (tabla 1). Además, en 2005 China e India sumaron el 38 por ciento de la población mundial.

*El PIB de China, en paridad de poder adquisitivo, superará al de EU antes de 2020, utilizando incluso la nueva estimación del PIB chino publicada recientemente el Banco Mundial y que la hace disminuir un 40 por ciento respecto de la estimación anterior; además, en la actualidad, la población china es casi cinco veces mayor que la de EU.

*China supondrá el 62 por ciento del aumento del consumo mundial de carbón entre 2005 y 2030, pero fue responsable de una proporción superior (el 70 por ciento) entre 1990 y 2005 (tabla 2).

*Las importaciones de petróleo de China en 2030 (que serán de 13,1 millones de barriles al día) serán similares a las importaciones de petróleo de EU o de la UE en 2006 (13,6 y 13,5 millones, respectivamente).

*En 2030 las emisiones conjuntas de CO2 de China e India seguirán siendo inferiores a las de la OCDE. En 2005 las emisiones per cápita de China fueron de 3.9 toneladas, frente a las 11.0 de la OCDE. En 2015, las emisiones per cápita de la India serán de apenas 1.4 toneladas, frente a las 11.4 de la OCDE. En 2030, serán de 7.9 toneladas en China y de 2.3 toneladas en la India, frente a 19.0 toneladas en EEUU y a 11.6 toneladas de media en la OCDE.

 

Pablo Bustelo. ARI Nº 136/200728/12/2007, “Real Instituto Elcano”, España.

 
Copyright 1999-2008 Sierra Nevada Comunicaciones - All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV