"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar ImprimirImprimir

Puebla > Suplementos
miércoles 7 de noviembre de 2007
   

MEDIEROS
desde los comunicadores



Agenda dividida

Ana Lidya Flores

¿Cuál es el tema principal en la agenda de medios de esta semana? ¿La catástrofe por las inundaciones en Tabasco? ¿La tragedia de los chiapanecos afectados por las lluvias? ¿La campaña oficiosa sobre Acteal? ¿Las elecciones en Puebla? Hoy como nunca, todo es importante, y el espacio asignado tiene que ser mejor utilizado.

Tabasco. Es el asunto que de manera inequívoca ganó en los espacios informativos de televisión, radio, prensa y medios electrónicos. ¿Cómo mantenerse al margen? Una ciudad tomada por el agua y una inmensa cantidad de razones para justificar que la tragedia se pudo evitar: Corrupción, denuncias no atendidas, ex gobernadores que lucraron con el presupuesto y no hicieron lo necesario, un presidente que de nueva cuenta se traviste de militar para la foto, ex candidatos a la presidencia justificando su no presencia inmediata para ayudar... Bueno. La situación ha dado para confeccionar un cuadro del dolor. Afortunadamente la sociedad civil, autogestiva y entusiasta se ha desbordado en ayuda para los damnificados por este incontenible diluvio de decisiones inapropiadas. Estamos viendo los zafarranchos entre ciudadanos afectados y ciudadanos que deben distribuir la ayuda pero que están rebasados por la situación. Es casi un hecho que en los próximos días, los medios estarán inundados por denuncias sobre el lucro con la ayuda humanitaria desviada por los mismos que siempre capitalizan la calamidad ajena.

Chiapas. Aquí el asunto se divide en dos frentes. El primero tiene que ver con lo poco taquillero que resultan las comunidades paupérrimas incomunicadas. Son pobres, son indios, son pocos. Por lo tanto, no son tan telegénicos como los damnificados de Villahermosa. También entre los afectados hay categorías. Unos generan más rating que otros. ¿Por qué no acudieron masivamente las televisoras a cubrir la tragedia en los municipios incomunicados de Chiapas? Es patético pero en cuanto se derrumbó un cerro y sepultó al poblado San Juan de Grijalva en el municipio de Ostuacán, entonces el asunto si mereció fotografías y espacio de primeras planas o resúmenes de noticias. Sigue imponiéndose el criterio de que a mayor número de muertos, más taquillera es la noticia. Este poblado situado en el margen del embalse de la presa Peñitas ya tiene por lo menos 16 desaparecidos. Si en el poblado había 416 habitantes y sólo 120 fueron rescatados, luego las autoridades “presumen” que la mayoría pudo huir y sólo hay 16 desaparecidos. ¿Qué tal?

Acteal. Este es el segundo frente que toca a Chiapas. A partir de la aparición de la revista Nexos de Octubre y con el artículo “Regreso a Acteal” de Héctor Aguilar Camín, se inició una abierta confrontación entre los editorialistas y articulistas del periódico Milenio y los de La Jornada. Tal como advirtió la entradilla del número 358, Aguilar Camín presentaría en tres entregas su texto. Ya estamos en noviembre, y apareció ya “Regreso a Acteal II. El camino de los muertos”. El asunto ha cambiado de tono en lo que a La Jornada se refiere y a partir del lunes 5 de noviembre, los textos no son de interiores. Ahora ocupan la primera plana. Hermann Bellinghausen, la voz más autorizada para hacer el recuento informativo de esta tragedia ha publicado ya dos entregas: “Acteal: a 10 años la mano oficial es inocultable” y “En Chenalhó, los priistas encendieron la mecha paramilitar”.

¿Quién tiene la razón? Preguntan los estudiantes de Comunicación que no tienen más de 20 años. Hace 10 cuando la matanza se verificó, ellos tenían 10. Ahora que se enfrentan a la polémica, necesitan muchas claves informativas para entender cómo están integrados los grupos de intelectuales y de opinadores que quieren reinterpretar la matanza del lunes 22 de diciembre de 1997. A muchos la palabra Acteal no les dice nada. No tienen archivos que documenten aquella infausta jornada en la que fueron ajusticiados más de 40 indígenas, la mayoría mujeres y niños. Nunca habían oído hablar del asunto, y ahora que hay una fuerte tendencia para maquillar lo que las investigaciones más acuciosas definen como un crimen de Estado, no saben cual es la versión más creíble. Estos comunicólogos en ciernes, tiene una tarea complicada: van a leer los artículos de uno y otro bando. Desde sus 20 años y la explicación de las principales claves de pertenencia a grupo, van a intentar un ejercicio: a 10 años de distancia, van a entender qué pasó, y qué grupo tiene la razón. En la próxima entrega, compartiremos sus conclusiones.

¿Qué decir de las elecciones en Puebla? Que los medios de la localidad tienen puestos los ojos en ese tema. Que a partir de este miércoles no habrá propaganda, ni marketing, ni spots de radio, ni de televisión, ni entrevistas... Disfrute los días de tregua, porque ya vienen los programas especiales, los litigios mediáticos, las descalificaciones... es el cuento de no acabar.



Ser comunicóloga en la Universidad Ayuuk

Floriberta Faustino Reyes

Como es costumbre en San Juan Jaltepec de Candayoc, los habitantes se levantan con el repique de las campañas a las cuatro de la mañana para dirigirse a su lugar de trabajo, a los cafetales, a las granjas, a sus milpas, en fin, a la tierra más querida y cuidada pues ella es la vida en existencia.

Evelia ha vivido en esta comunidad perteneciente a la región Cotzocón Mixe de Oaxaca durante 18 años. “Desde chiquita aprendí a hacer tortillas, ya ni se cuantos años tenía, hasta la fecha sigo haciendo tortillas desde muy temprano porque mi papá se va a su trabajadero”, dice Evelia, quien tiene cuatro hermanos, dos mayores y dos menores que ella.

Luis, el mayor de todos, se fue al país vecino en busca de una mejor vida, pero regresó de nuevo a su comunidad porque no consiguió en cuatro años mejorar su calidad de vida. Él piensa que no hay mejor escuela que la vida, pero también afirma que es necesario estudiar, siempre y cuando se tenga la posibilidad porque solo así puedes elevar la calidad de vida, no sólo individual sino colectiva. Por eso le entusiasma la idea de que Evelia haya decidido entrar a la Universidad Ayuuk.

Evelia cursa el primer semestre de la carrera de comunicación en desarrollo social, entre sus múltiples actividades como estudiante trabaja un proyecto fotográfico, pero en sus largas jornadas de trabajo entre la escuela y la casa, no pudo cumplir con el proyecto de fotografía porque no cuenta con el equipo técnico necesario, no contaba con una cámara para tomar las fotos.

Entre la desesperación y el enojo Evelia decide abandonar la universidad, dice que sus ganas y deseos no son suficientes, afirma; “No podré acabar con la carrera porque no tengo los medios” pero Luis el que sólo terminó la primaria convence a Evelia de retomar las clases, le compra una cámara digital porque quiere para su hermana lo que él no pudo ser y tener, Luis dice que va a apoyar a su hermana en todo, incluso de regresarse a los Estados Unidos para comprarle los materiales necesarios para que Evelia pueda ser comunicóloga. Finalmente Evelia dice convencida que cuando termine la carrera quiere desarrollar proyectos comunitarios para un desarrollo social, local y regional.

*Estudiante de Comunicación en la Universidad Iberoamericana Puebla que realiza el servicio social en la zona mixe de Oaxaca.

 

EnviarEnviar ImprimirImprimir