"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar ImprimirImprimir

Puebla > Cultura
jueves 1 de noviembre de 2007
   

ESTÉTICA Y SALUD



La piel

Rafael H. Pagán Santini

La piel es una barrera formidable y está constituida para enfrentar un ambiente hostil. La capacidad que tiene el pigmento melanina para defendernos de los efectos nocivos de la exposición excesiva de la luz ultravioleta permite a la piel llevar a cabo su función protectora. La melanina es una sustancia protectora natural, absorbe la energía de los rayos UV y evita que éstos penetren más profundamente en los tejidos. Además la melanina es la que da color a nuestra piel.

Aunque la piel es una barrera que nos protege no es una coraza invencible. Tras una prolongada exposición a la luz solar, la parte más externa de la piel (epidermis) se vuelve más gruesa y las células cutáneas productoras del pigmento melanina (melanocitos) incrementan la producción del mismo, lo cual hace que el color de la piel cambie. El daño ocasionado por la luz UV en las capas más profundas de la piel (dermis) produce arrugas y una coloración amarillenta.

Al igual que cualquier parte de nuestro cuerpo la piel requiere de atención y de tratamientos preventivos para evitar enfermedades y lesiones innecesarias que afecten nuestra vida cotidiana. La piel es un órgano delgado, relativamente plano y se le clasifica como una membrana. Está compuesta por dos capas principales: una exterior, más fina, llamada epidermis y otra interna, más gruesa, denominada dermis. Aunque la capa que se encuentre por debajo de la dermis (hipodermis o capa subcutánea), no forma parte de la piel propiamente dicha, por ella van los principales vasos y nervios a la piel suprayacente.

A la dermis se le denomina comúnmente la piel verdadera. La resistencia mecánica de la piel está en la dermis. Además de desempeñar una función protectora frente a la lesión mecánica y la compresión, esta capa de la piel constituye una zona de almacenamiento de agua e importante electrólitos.

La capa subcutánea o hipodermis tiene una contextura laxa y esponjosa, es rica en grasa y mantiene un gran aporte sanguíneo, lo que la hace un sitio ideal para la absorción rápida y relativamente indolora de las sustancias inyectadas. El contenido de grasa de la hipodermis varía según el estado nutritivo, pudiendo superar en los sujetos obesos los 10 cm de espesor en algunas zonas. La densidad y disposición de las células adiposas (células que acumulan grasa en forma de triglicéridos) y de las fibras de colágeno en estas zonas determinan la relativa movilidad de la piel.

A medida que las personas envejecen la piel pierden la grasa del estrato subcutáneo, la dermis y la epidermis se vuelven más delgadas, las fibras elásticas de la dermis se fragmentan y la piel tiende a arrugarse. Las arrugas aparecen primero como una línea fina y luego como un surco al la piel ir perdiendo su firmeza y textura. La irrigación sanguínea de la piel también disminuye con la edad, por lo que las lesiones cutáneas curan más lentamente en las personas mayores. Al envejecer la piel las glándulas sebáceas producen menos sebo protector y por ello la piel se seca con mayor facilidad. Cualquier pérdida de humedad hará que la piel se vea arrugada y reseca.

Lo anterior es un proceso natural que hasta el momento nadie puede detener. Lo que sí es posible es prevenir estos acontecimientos cuando aparecen de manera prematura. Y esto pasa por proteger las partes anatómicas de la piel.

Para mantener constante el espesor de la epidermis, deben formarse nuevas células al ritmo que se descaman las viejas células de la capa más superficial, la capa córnea. Desde la capa más profunda de la epidermis (estrato basal), las células empujan hacia arriba a cada capa sucesiva para remplazar a las células muertas y mantener la piel integra y viva. Este proceso de renovación cutánea se mantiene durante toda la vida pero su tiempo de recambio va alargándose con la edad. El alargamiento en el tiempo de recambio celular es uno de los factores que contribuyen a la aparición de los hundimientos finos que vemos en la piel y que llamamos arrugas.

El proceso de recambio celular se puede acelerar por abrasión de la superficie cutánea, que tiende a eliminar algunas de las capas celulares. El resultado es una intensa estimulación de la división celular que hace que se reduzca el tiempo de recambio y de regeneración de la epidermis. Este es el principio fisiológico que rige las terapias exfoliativas, dermabrasivas y las diferentes variantes con rayos láser. En otro extremo está la formación de callos que son el producto de un proceso abrasivo prolongado donde se produce un estrato superficial anormalmente grueso en el punto de la fricción.

La mejor manera de prevenir un daño prematuro en la piel es evitando la exposición excesiva al sol, particularmente durante las horas de 10 AM a 4 de la tarde que es cuando más del 80 por ciento de los rayos UV están presente. Si usted trabaja o hace deporte o simplemente le gusta recrearse bajo los rayos del sol recuerde que los bloqueadores o filtros solares deben de aplicarse por lo menos 20 minutos antes de salir al sol. Siembre debe de usar un protector solar con un factor de protección mayor de 15 y si usted es de tez blanca debe de utilizar uno de FPS mayor de 30. No fume, es veneno para su piel.

Si desea más información sobre esta columna puede escribir al correo electrónico
rhpmedicus@yahoo.com.mx



La hieloterapia es una de las técnicas más socorridas para moldear el cuerpo: Martínez

La especialista Lourdes Martínez de Escobedo, distribuidora de la loción Margarita Aburto en Puebla, aseveró que los hielos modeladores, a base de la ancestral herbolaria mexicana, es uno de los tratamientos que ofrece mejores resultados, en poco tiempo, como reducir tallas, moldear el cuerpo y reafirmar la piel, sin presentar efectos secundarios, ya que sus componentes naturales lo único que pueden provocar es la disminución de medidas.

En entrevista con La Jornada de Oriente, Lourdes, quien confesó que utilizó este tratamiento para la disminución de grasa y moldear su cuerpo ante su problema de sobrepeso, explicó que la hieloterapia es un tratamiento que desde la primera sesión se obtiene resultados y que consiste principalmente en la aplicación de un producto cosmético a base de activos naturales como parafina y fango que, combinado con una exfoliación, un masaje y vendajes, reduce medidas, hace un lifting corporal, desintoxica el cuerpo y reafirma la piel.

En el caso específico de la loción, compuesta en un laboratorio por más de 50 hierbas, antecedió que es una receta casera y familiar descubierta hace más de 30 años, y que su descubridora no tenía intención de comercializar, pero ante los grandes resultados a corto plazo, ha sido en la actualidad una de las terapias más socorridas para la escultura del cuerpo, en zonas como las piernas, el abdomen, la cadera y también los brazos.

Entre las ventajas, además de contar con la certificación de la Secretaría de Salud (Ssa) y su venta en EU, país en donde las autoridades son más minuciosas para conceder un permiso de negocio, está “poner la piel en su lugar, reducir medidas, tallas, así como eliminar la grasa que nos afecta en lugares específicos, difícil de suprimirlo con otros procedimientos como el ejercicio”.

Sobre esta técnica reductiva afirmó que “es totalmente efectiva e inofensiva”, en que no se toma riesgo alguno, que no disminuye la flacidez, ante la eliminación de la grasa”; no obstante, reconoció que este tratamiento motivante, porque ofrece resultados visibles que se reflejan en el autoestima, es necesario que se combine con una sana alimentación, “ya que de nada serviría que la persona siguiera comiendo garnachas, tacos y chanclas... sólo sería un despilfarro de dinero”.

Contrario a lo expuesto, si los masajes reductivos se mezclan con el ejercicio, el vibragym y otros procedimientos, “se puede bajar hasta ocho centímetros de talla en una sola semana, asimismo te desinflama el abdomen, te quema la grasa, siempre y cuando previamente se someta la persona a una temascal para abrir los poros, donde penetrará la loción”.

–¿Tiene efectos secundarios? –se le preguntó.

–Ninguno, sólo bajar de peso. Pero sí recomendamos que se cuide la alimentación, porque entonces no tendrá los beneficios esperados. Es una técnica garantizada, de gran ayuda a la autoestima, que con nada se puede pagar.

–¿Qué tan accesible al bolsillo puede ser esta terapia?

–Nosotros nos adaptamos a la persona, aunque una semana de tratamiento oscila entre los 2 mil 500 y 3 mil 500 pesos, con resultados sorprendes.

–¿Hay rebote con el peso?

–No, no los tiene, pero eso indiscutiblemente depende de la persona si no se cuida. Nosotros, después de la semana de tratamiento, nos quedamos con el procedimiento de realizar un masaje por mes para mantener la figura.

Y finalmente, informó que para la terapia que dura en promedio 60 minutos no hay un tope de edad, es decir, pueden acudir desde niños con problemas de obesidad hasta personas en edad adulta para reafirmar la piel, sin necesidad de cirugías. (Yadira Llaven)

EnviarEnviar ImprimirImprimir