"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar ImprimirImprimir

Puebla > Estado
jueves 11 de octubre de 2007
   

ESTÉTICA Y SALUD



Las condiciones reumatológicas y el ejercicio

Rafael H. Pagán Santini

En general, pensamos que es necesario estar saludable para comenzar un plan de ejercicio, algo totalmente equivocado. Desde hace décadas el ejercicio se ha promovido como un método para extender la vida, principalmente por medio de la prevención y la moderación en la enfermedad cardiovascular. Creemos que se requiere de un gran programa de ejercicios para poder ver estos resultados, pero la realidad es que con sólo comenzar a caminar con paso rítmico se ejercitan los músculos grandes de las piernas. Lo mismo ocurre si añadimos correr bicicleta, utilizar una remadora o el levantamiento de pesas.

Existen varios tipos de enfermedades reumatológicas que pueden afectar directamente la actividad física de la persona. Las dos más comunes son la artrosis (condición degenerativa de las articulaciones) y la artritis reumatoide (inflamación multi–sistémica o de varias articulaciones). La degeneración articular es una condición localizada en la articulación o en las articulaciones afectadas. Comienza con deficiencia en el cartílago articular y luego puede avanzar hasta afectar toda la articulación. La artritis reumatoide es una condición inflamatoria que surge como consecuencia de una actividad autoinmune donde el cuerpo ataca el tejido articular. El proceso inflamatorio que se origina debido a esta condición puede afectar varias articulaciones u otros órganos del cuerpo.

Las personas con cualquiera de estas dos condiciones de salud pueden participar en ejercicios regulares o de acondicionamiento para mejorar su estatus cardiovascular, su formación muscular, su flexibilidad y su estado general de salud. La meta de la actividad física en este tipo de personas es el mejorar o mantener la capacidad funcional, la fortaleza muscular y la resistencia, mejorar la calidad de vida, y disminuir o prevenir el surgimiento de otras enfermedades. La prescripción del ejercicio debe enfocarse en el desarrollo y mantenimiento de la capacidad aeróbica, fortaleza muscular y resistencia, flexibilidad y en el mantenimiento de un buen rango de movimiento en las articulaciones, balance y coordinación.

Lo principal en el programa de ejercicio es proteger la articulación. Por lo tanto, deberá seguir ciertas recomendaciones para evitar cualquier daño en sus articulaciones. Las actividades de fuerte impacto pueden lesionar las articulaciones. Deberá evitar las escaladoras, ejercicios de contacto, así como las actividades que requieran acelerar o detenerse rápidamente. Para evitar cualquier lesión se debe trabajar los músculos antes de aumentar la intensidad de cualquier ejercicio. Los ejercicios de flexibilidad son muy agradables y permiten aumentar la movilidad corporal. Este tipo de ejercicio ayudará a aumentar el rango de apertura de la articulación y su movilidad. Para evitar accidentes deberá el sobre estiramiento y la hipermovilidad.

Si negar el reto que representa una articulación dolorosa o una artritis disfuncional, se puede participar en pruebas seguras y clínicamente significativas que ayuden a evaluar la magnitud del daño articular. Estas evaluaciones ayudaran a diseñar un programa de ejercicios que, además de ser saludable, incorpore el elemento recreacional. Las investigaciones clínicas más recientes han demostrado el beneficio de expandir los programas de ejercicios a personas con enfermedades crónicas o discapacidad, para quienes el ejercicio está relacionado con la calidad de vida.

Debido a que la protección de las articulaciones, sobre todo de rodilla y cadera, es fundamental en el programa de entrenamiento los zapatos deportivos que se utilicen son de vital importancia. Éstos deberán ser acolchonados con plantillas que atenoen el impacto. Si al hacer ejercicio alguna parte del cuerpo se inflama o presenta dolor deberá reducir el peso o la intensidad del ejercicio.

No olvide que para que el ejercicio sea divertido y la persona permanezca dentro del programa de entrenamiento estos deben seguir ciertas precauciones: deben ser de baja intensidad, de progresión gradual, con intervalos de entrenamiento para evitar la fatiga temprana. También los ejercicios deben incluir movimientos simples y ejercicios de apoyo utilizando las maquinas diseñadas para esto. Los ejercicios de resistencia y fortaleza muscular deben ir acompañados de una buena hidratación y control de la temperatura, debe evitarse el calor intenso. No perder el ánimo, los progresos son lentos y el mejoramiento en la capacidad del ejercicio toma tiempo.

Probablemente el beneficio potencial más grande del ejercicio es su habilidad para preservar la capacidad funcional, la libertad y la independencia del individuo. Recuperar esta capacidad va a requerir esfuerzo y dedicación. No tiene nada que perder y tiene todo por ganar. Una buena evaluación médica antes de comenzar un programa de actividades físicas es todo lo que se requiere para iniciar la conquista de su cuerpo.

Si desea más información sobre esta columna puede escribir al correo electrónico
rhpmedicus@yahoo.com.mx



VibraGym, alternativa ante el sedentarismo y la falta de tiempo

Debido a que más del 50 por ciento de los adultos entre 30 y 60 años “no realiza ningún tipo de ejercicio ni actividad física frecuente”, según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), asociada a la sedentaria jornada laboral, permite que se desarrollen enfermedades cardiovasculares, circulatorias, artritis y de sobrepeso, principalmente.

La falta de tiempo y que las rutinas resultan aburridas, son dos de las principales justificaciones para no ejercitarse; sin embargo, para contrarrestar estos pretextos, actualmente existen novedosos y divertidos programas que mantienen en forma al organismo, además de opciones en las que la rutina empieza en el momento que se llega al gimnasio.

Esto es el caso del VibraGym, “un nuevo concepto en acondicionamiento físico sin esfuerzo con el cual en solamente 15 minutos se puede hacer el equivalente a 1 hora y media de ejercicio tradicional”, precisó Rosario García, instructora de este equipo vibratorio que, al pararse sobre la plataforma o utilizarlo en varias posiciones, ayuda a que los músculos se contraigan involuntariamente, lo cual da muchos beneficios.

Entrevistada durante una sesión de VigraGym, comentó que éste permite trabajar de manera total el sistema músculoesquelético de una persona, “promoviendo una efectiva estimulación de motoneuronas, con un bajo o nulo impacto al sistema osteoarticular”.

A manera de antecedentes, citó que en los años 60 los rusos empezaron a desarrollar la tecnología de la vibración con fines terapéuticos. Se observó que también favorecía la firmeza, la tonicidad de los músculos y la circulación sanguínea.

Y dependiendo de la constancia de la ejercitación, explicó que existen dos tipos de rutinas: el beginner para principiantes, y la semanal, para avanzados. La rutina puede ser tomada por hombres y mujeres, a partir de los 12 años de edad, cuando los huesos ya están más desarrollados.

Aunado a la constancia está el avance de combinar las vibraciones con la carga de pequeñas pesas (de un kilogramo cada una), abdominales, subir y bajar los brazos, así como levantar las piernas y permanecer con las puntas de los pies, para favorecer a las pantorrillas.

No obstante, pese a los rápidos beneficios, García reconoció que las personas que consideren tomar esta corta rutina diaria tendrán que cubrir los siguientes requisitos: haber comido una hora antes, por lo menos; que no sufran epilepsia, diabetes, lesiones corporales, enfermedades cardiácas y vasculares, marcapaso, hernias, discopatías, espondilitis, y que además no tengan tornillos, pernos, y placas. En el caso específico de las mujeres que no tengan dispositivo intrauterino (DIU) y estén embarazadas.

Ante lo expuesto recalcó que “con sólo 15 minutos se trabaja todo el cuerpo”, siempre y cuando se cuide la posición de la persona, que no se encorve, “porque podría lastimar la espalda o los discos lumbares”.

Entre los beneficios, que podrán verse reflejados en la constancia diaria, en menos de un mes se encuentran: que mejora y acelera la circulación sanguínea; reduce grasa subcutánea y visceral (especialmente la grasa de zona abdominal); reduce el colesterol, previniendo así males cardiovasculares; mejora el tono muscular y el funcionamiento del sistema nervioso; disminuye notablemente la celulitis.

Pero también regenera el cartílago en articulaciones; es un tratamiento para venas varicosas; mejora el movimiento intestinal (ayuda a eliminar el estreñimiento); si se desea se pueden hacer ejercicios especiales para obtener volumen o desarrollo del músculo; es eficiente contra el stress, con la liberación de endorfinas; da equilibrio; y no se requiere ropa especial para entrenar. Los resultados, agregó, son perdurables.

–¿Si uno pretende ejercitarse por más de 15 minutos, causa algún problema? –se le preguntó.

–No, pero lo recomendable son 15 minutos y por mucho 20, porque el cuerpo se mantiene con esas vibraciones por ocho horas más, para lograr mayores beneficios, en específico para el sistema digestivo.

Finalmente, Rosario García aseguró que los resultados son más visibles y en menor tiempo con esta técnica que lo obtenido en los tradicionales gimnasios, donde los resultados se aprecian a partir del tercer mes de disciplina.

Existen cinco sucursales en el país, una de ellas se ubica en Puebla. Los costos mensuales oscilan entre los 550 y 650 pesos, más inscripción anual. www.vibragym. com.mx (Yadira Llaven)

EnviarEnviar ImprimirImprimir