"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar ImprimirImprimir

Puebla > Cultura
miércoles 19 de septiembre de 2007

MEDIEROS
desde los comunicadores



Legisladores, medios y ciudadanos

Ana Lidya Flores

En una mesa los legisladores y los medios. Por el primer bloque, Humberto Aguilar Coronado, Melquiades Morales Flores, Jorge Ocejo Moreno, José Antonio Díaz, Alberto Amador, Neftalí Garzón y Martha Tagle. Por los medios, Antonio Grajales Frías, Aurelio Fernández Fuentes y Fernando Canales. Los ciudadanos no cabíamos en la mesa: desbordamos el auditorio Manuel Acévez de la Universidad Iberoamericana Puebla.

La Jornada de Oriente ayer difundió con toda precisión la crónica del acontecimiento. USN Noticias recuperó las voces, las posturas, el análisis. Gracias a la presencia del ejército de reporteros poblanos, el foro tuvo diversas repercusiones en otros medios impresos y electrónicos de la ciudad. La Asociación Mexicana de Defensa de la Información (AMEDI) presidida por Javier Corral, colocó la reseña del foro como tema principal de su página electrónica. (www.amedi.org). El programa Carolinos de Radio BUAP conducido por Alejandra López García ahondó en el asunto. Ayer, los académicos Jorge Calles y Rafael Hernández discutieron y profundizaron en un tema que Aurelio Fernández calificó de histórico en el Foro.

¿Por qué tanta bulla? ¿Por qué tantos estudiantes, profesores, ciudadanos, dueños de radiodifusoras, conductores de noticiarios radiofónicos, reporteras, alumnas, periodistas, investigadores, maestras, funcionarios universitarios, activistas, en fin, público en general, soportaron dos horas en un espacio desbordado? ¿De dónde salió esa nube de camarógrafos y fotógrafas? ¿Por qué tanta gente permaneció de pie soportando el inclemente calor generado? ¿Por qué los que no pudieron entrar se conformaron con el monitor de televisión que estaba en pasillo?

La única explicación posible es el interés de la triada legisladores, medios, ciudadanos en la histórica reforma electoral, en el inolvidable 11 de septiembre de 2007 y la “cadena nacional voluntaria” que difundió la reunión de las Comisiones Unidas del Senado con la Cámara de la Industria de Radio y Televisión.

Los legisladores, los medios y los ciudadanos sabemos que ahí no acaba la historia. En breve, todos juntos, otra vez estaremos convocando a los diputados locales poblanos para conocer el sentido de su voto hacia la reforma electoral. Ya les informaremos día, hora y lugar. Y por lo pronto, gracias por este ejercicio de construcción de ciudadanía.



La palabra anónima

Citlalli Serrano*

“¡Hola, muy buenos días! Está usted sintonizando Frecuencia libre, la radio libre de San Cristóbal de las Casas, Chiapas”. Voz de mujer, voz de hombre, voz joven, voz infantil, voz de los mayores. Son todas las voces que se expresan libremente a través de esta frecuencia que surge por la necesidad de crear un espacio en el que la palabra no esté mediada por intereses personales, políticos o comerciales.

Si nos buscan en la lista de estaciones concesionadas, no nos van a encontrar porque esta radio a diferencia de las registradas no tiene permiso “oficial” y es que nuestra premisa es llevar la palabra de todos a todos, aunque esta sea mal hablada, aunque esta palabra sea una mezcla de español y tzotzil, aunque la palabra sea de presos políticos o de campesinos, o de amas de casa o de luchadores sociales.

Poco importa si es de las bases zapatistas o de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, si es de estudiantes o de la asociación protectora de animales, lo único importante es la expresión de la palabra y que esta sea escuchada por todos. Así, vemos en la radio un espacio público, de esos que escasean en nuestro país y en el mundo, al que se puede llegar si se tiene algo que decir y dar a conocer nuestra palabra.

En Frecuencia libre pensamos que la información es un derecho y que los medios deben estar dispuestos a servir a ese derecho y no lucrar con este, por tal motivo nos empeñamos en hacer llegar, aunque de manera poco aparatosa y con corto alcance físico y algunos fallos técnicos ocasionales la información generada en otros medios libres y organizaciones que carecen de espacios para su difusión.

Pensarán algunos que se trata de una radio pirata o clandestina, nosotros preferimos llamarla “libre” porque hacemos uso de las ondas hertzianas que son de la nación y porque nos mantenemos con nuestros propios medios. Sin embargo, es sabido que la represión a los medios libres en nuestro país está a la orden del día y es por ello que nos mantenemos en aparente anonimato. Así, cada mañana llegamos hasta ustedes con la finalidad de mantenerle informado de lo que sucede en el otro México a través la palabra sin nombre. De la palabra anónima.

*Citlalli Serrano estudia Comunicación en la Universidad Iberoamericana Puebla. Actualmente realiza el servicio social en Chiapas.



Identidades en juego frente a la televisión

Floriberta Faustino Reyes*

La realidad se construye socialmente, y la televisión es parte de la construcción de la realidad. En tiempos de medios y tecnologías no es posible estudiar la cultura fuera de la comunicación y de todo aquello que los medios transmiten, por eso, el análisis de los medios de comunicación masiva más que moda, es un modo de inquirir sobre la comunicación y sobre la producción de significados, esto es, sobre la creación cultural.

La televisión con poder simbólico, con poder de hacer ver, y hacer creer, poder de hacerse tomar en consideración, con poder de hablar y hacerse oír, poder de constituirse como agente social y participar consciente y activamente de la construcción histórica del presente, constituye hoy en día las relaciones sociales y la dinámica social, produciendo la realidad e interviniendo en la realidad.

Para bien o para mal la TV está ahí, ahora cada vez, con más presencia en las comunidades indígenas, como en el caso de la zona ayuuk de Oaxaca, llegando a tener un papel determinante porque conectan la cultura global con la cultura local. Es aquí donde entran identidades en juego e identidades en guerra. Lo que muestra la televisión es una realidad completamente distinta a la realidad indígena pues, parece que sólo lo que hoy vemos en los medios es digno de tener estatuto de existencia.

Ante la disminución de la credibilidad y la influencia de numerosas instituciones tradicionales como la familia, iglesia, estado, los medios se han convertido en el único factor que garantiza la autenticidad de algo o alguien, esto ya no es sólo una cuestión de estatus en el marco de una sociedad mediatizada sino un asunto que involucra la noción de la existencia propia. Es evidente que otras realidades diferentes a los que nos muestra la televisión no son consideradas existentes porque las realidades mediatizadas son las únicas existentes desde el parámetro que nos marcan los medios masivos, pero ante ello, topamos con los procesos de resistencia de las comunidades indígenas, que son realidades muy otras y muy existentes dentro del marco de la interculturalidad.

*Floriberta Faustino, estudiante de Comunicación en la Universidad Iberoamericana Puebla; actualmente lleva a cabo el Servicio Social en la zona Ayuuk (Mixe) de Oaxaca.

EnviarEnviar ImprimirImprimir