"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar ImprimirImprimir

Puebla > Estado
miércoles 12 de septiembre de 2007

ECONOMÍA A RETAZOS



Odio a los indiferentes

 

Antonio Gramsci (1891-1937). El presente artículo fue publicado, por primera vez, en 1917 y muestra el compromiso de Gramsci con el movimiento comunista italiano.

Creo que vivir quiere decir tomar partido. Quien verdaderamente vive, no puede dejar de ser ciudadano y partisano. La indiferencia y la abulia son parasitismo, son bellaquería, no vida. Por eso odio a los indiferentes.

La indiferencia es el peso muerto de la historia, la indiferencia opera primordialmente en la historia. Opera pasivamente, pero opera. Es la fatalidad; aquello con que no se puede contar. Tuerce programas y arruina los planes mejor concebidos. Es la materia bruta desbaratadora de la inteligencia. Lo que sucede, el mal que se abate sobre todos, acontece porque la masa de los hombres abdica de su voluntad, permite la promulgación de leyes, que sólo la revuelta podrá derogar; consiente el acceso al poder de hombres, que sólo un amotinamiento conseguirá luego derrocar. La masa ignora por despreocupación y entonces parece cosa de la fatalidad que todo y a todos atropella; al que consiente, lo mismo que al disidente, al que sabía, lo mismo que al que no sabía, al activo, lo mismo que al indiferente. Algunos lloriquean piadosamente, otros blasfeman obscenamente, pero nadie o muy pocos se pregunta: ¿si hubiera tratado de hacer valer mi voluntad, habría pasado lo que ha pasado?

Odio a los indiferentes también por esto: porque me fastidia su lloriqueo de eternos inocentes. Pido cuentas a cada uno de ellos; cómo han acometido la tarea que la vida les ha puesto y les pone diariamente, que han hecho, y especialmente, que no han hecho, y me siento en el derecho de ser inexorable y en la obligación de no derrochar mi piedad, de no compartir con ellos mis lágrimas.

Soy militante, estoy vivo, siento ya en la consciencia de los de mi partido el pulso de la actividad de la ciudad futura que los de mi partido están construyendo. En ella, la cadena social no gravita sobre unos pocos; nada de cuanto en ella sucede es por acaso ni producto de la fatalidad, sino obra inteligente de los ciudadanos. Nadie en ella está mirando desde la ventana el sacrificio y la sangría de los pocos. Vivo, soy militante. Por eso odio a quien no toma partido. ¡Odio a los indiferentes!

(Revista Memoria, número 220, México, junio de 2007, p. 58)



La riqueza de Slim

 

“De acuerdo con nuestros cálculos, este hombre (Carlos Slim) ha amasado una fortuna de 59 mil millones de dólares. El perfil empresarial del dueño de Telmex lo acerca mucho al de John D. Rockefeller, quien también prosperó en un entorno de pocas regulaciones, aunque la riqueza de Rockefeller no se aproxima ni de lejos a la de Slim. El ciudadano mexicano común contribuye al negocio de ese empresario cada vez que usa un cajero automático, cuando conduce auto, al entrar a una cafetería y, en especial, cuando usa el teléfono: Telmex controla el 92 por ciento de las líneas telefónicas del país, y su operadora de telefonía celular América Móvil, posee el 70 del mercado. Esta realidad es denominada por el profesor George Grayson, como ‘Slimlandia’ dada la penetración de las empresas de Slim en la vida diaria de la población.

“No es un termino halagador, significa más bien un monopolio ineludible, muchos mexicanos esperaban que la privatización fomentara la competitividad y bajara los precios, pero ocurrió justo lo contrario: ‘Slim es uno entre un puñado de peces gordos que impiden el crecimiento de México debido a sus monopolios y oligarquías’, afirma Grayson”.

(Stefhanie N. Mehta, “El rico más rico del mundo”, Expansión, número 973, México, 3/17 de septiembre de 2007, p 172)



La nueva democracia y la economía

 

“La democracia participativa exige un orden político y jurídico que fortalezca las instituciones y las formas de gobierno que la hagan viable, que impulse los valores democráticos primarios: la libertad, la igualdad, la justicia, la inclusión social, la defensa de los intereses de la minoría, el derecho de los pueblos a gobernarse a sí mismos. En el plano económico debe fomentar la justicia distributiva, el bienestar material de la población, el fortalecimiento de la rectoría del Estado y la regulación de los mercados, entre otros factores”.

(Roberto Dhal, Prefacio a la democracia económica, Grupo Editorial Latinoamericano, Buenos Aires, Argentina, 1995)

 



Las viñas de la ira...

 

“Adelante catequistas,
hijos de la Inquisición.

Hay que matar comunistas,
ésa es nuestra obligación.

“Viva la guerra, la muerte,
el asedio y la emboscada,
el derecho del más fuerte,
el bombardeo y la cruzada.

“Matar, matar y matar,
del zafarrancho a la hoguera:
¡que el comunismo se muera!”

Tomado del libro de Alfonso Yáñez Delgado, La manipulación de la fe, UAP, p. 226.



Facultad de Economía UAP

 

La teoría marxista hoy. Problemas y perspectivas

Los cuerpos académicos “Capitalismo Contemporáneo” y “Economía Internacional” de la Facultad de Economía invitan a participar en el seminario “La teoría marxista hoy. Problemas y perspectivas”, que se efectuará durante los meses de septiembre a noviembre del presente año en las instalaciones de dicha facultad, en CU.

Forma de trabajo

Las sesiones se realizarán quincenalmente el día viernes de 11-13 horas, se fijarán previamente las lecturas y temas a discutir y a los responsables de hacer la presentación de ellas, posteriormente se abrirá el debate. La bibliografía básica es el libro “Boron, Atilio A. (coord.). 2006, La teoría marxista hoy. Problemas y perspectivas, CLACSO”.

Acreditación

Se expedirá constancia a los asistentes que cubran un 80 por ciento de asistencia.

Informe e Inscripciones
Secretaría de Investigación y Estudios de Posgrado, FE BUAP, CU, Tel. 229 5500 ext. 7808.

EnviarEnviar ImprimirImprimir