"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar ImprimirImprimir

Puebla > Salud
jueves 23 de agosto de 2007

ESTÉTICA Y SALUD


Dientes

Rafael H. Pagán Santini

Para quienes desean tener dientes sanos pero además una sonrisa bonita, el blanqueado dental es un requisito. Este procedimiento consiste en tratar los dientes fines estéticos, eliminando el efecto de manchas o coloraciones que va desarrollando la dentadura con los años. Con el pasar del tiempo, los dientes pueden ir tomando una variedad de colores a causa de diferentes motivos, pero básicamente el color de la dentadura está codificado genéticamente. Como todo lo que tiene que ver con la influencia genética, el medio ambiente influye de manera de manera determinante.

El café, el té, el cigarrillo, el vino, los colorantes y algunos alimentos dejan su huella en los dientes. Inicialmente estas sustancias van adhiriéndose a la placa dental donde finalmente se fijan. Con el tiempo, las estas manchas van uniéndose al diente más fuertemente. En estos casos, el cepillo dental ya no puede quitarlas, sólo el trabajo de un profesional puede removerlas. Sin embargo, estas coloraciones son muy susceptibles de ser blanqueadas por los peróxidos, los que las hace aparentemente desaparecer de áreas de difícil eliminación mecánica.

Algunas manchas o pigmentos también pueden ser removidas utilizando pastas dentales blanqueadoras que contienen sustancias abrasivas suaves y compatibles con el esmalte dental. Su efectividad está con el tiempo de uso y sobre todo, que se elimine la causa de la tinción. Las pastas dentales y el trabajo del dentista no pueden hacer nada contra el consumo de las sustancias que tienden a pigmentar los dientes.

Es importante que la persona que inicia un cuidado especial de sus dientes para blanquearlos tomo en consideración que unos dientes excesivamente blancos pierden la estética ya que el color natural de los dientes no es blanco. El tratamiento debe ser supervisado por un profesional, a menos que sólo tratemos nuestros dientes con las cremas y pastas dentales con microabrasivos. Si el tratamiento es algo más profundo se debe recordar que las sustancias blanqueadoras alcanzan un punto de saturación y empieza el rompimiento y la pérdida del esmalte dental lo que ocasionará micro–porosidades en el diente, y esto a su vez traerá un deterioro progresivo del diente.

Antes de iniciar un tratamiento de blanqueo de los dientes estos deben ser cuidadosamente trabajados para eliminar caries, revisar si existen grietas en los dientes, o si el esmalte dental está desgastado. Este tipo de situaciones pueden hacer que se pierda el diente o que se desarrolle sensibilidad ante el frío o el calor, o a los alimentos ácidos.

Los dientes están cubiertos por una capa de esmalte, la sustancia más fuerte del cuerpo, y su función es la de proteger la corona de los dientes, manteniéndolos saludables. Otra capa, que se llama cemento, protege las raíces de los dientes debajo de la línea de las encías. Debajo del esmalte y del cemento está la dentina, una parte del diente que es menos densa que el esmalte o el cemento. La dentina contiene túbulos microscópicos. Cuando la dentina pierde su capa protectora, los túbulos permiten que diferentes estímulos lleguen a los nervios y a las células que están dentro del diente.

Esto puede causar hipersensibilidad y malestar ocasional cuando se está comiendo alimentos o bebiendo algo con temperaturas un poco extremas.

Tanto los dientes sensibles como los que han sufrido un proceso de tinción durante los años, pueden ser tratados. El primer tratamiento para ambas situaciones es el cuidado casero, es el más barato, y depende principalmente de usted. Lo ideal es buscar la pasta de diente correspondiente a su necesidad. Existen pastas desensibilizadoras así como cremas dentales blanqueadoras. Las primeras ayudan a bloquear la sensación que va desde la superficie del diente hasta el nervio. Las segundas actúan sobre el esmalte con su acción microabrasiva.

Todo tratamiento estético requiere primero una intervención sanitaria. El buen cepillado y la limpieza de los dientes son fundamentales para una buena sonrisa. El trabajo profesional debe ser llevado a cabo por un dentista capacitado con experiencia en el área que usted necesita.

Si desea más información sobre este texto puede escribir al correo electrónico
rhpmedicus@yahoo.com.mx



Xivitl Tlapalitza, propuesta alternativa de medicina tradicional en la Sierra Negra

A partir de un financiamiento del Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (Pacmyc), se concretó el proyecto de medicina tradicional Xivitl Tlapalitza, que funciona como una alternativa natural ante la medicina de patente, en la Sierra Negra de Puebla. En entrevista, la investigadora del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), Antonella Fagetti, impulsora de la propuesta, comentó que, actualmente, ofrecen una amplia gama de productos, a base de herbolaria regional, para tratar las enfermedades más frecuentes en las comunidades como sucede con la gripe, gastritis, colitis, golpes, dolores musculares y reumáticos, entre otros.

A esta propuesta, de la medicina tradicional, se une un conjunto de conceptos, creencias, prácticas, recursos materiales y simbólicos –destinado a la atención de diversos padecimientos–, cuyo origen se remonta a las culturas prehispánicas.

En el caso particular de las comunidades indígenas rurales del México actual es frecuente que este sistema real de salud lo integre la medicina doméstica o casera, la medicina alopática (también llamada occidental) y la medicina tradicional.

Sobre esta última, la doctora en antropología por la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), comentó que el proyecto Xivitl Tlapalitza, también proponen limpias para el mal de ojo y otros malestares con uno de los curanderos de la comunidad de Tlacotepec de Díaz, lugar donde está instalado el centro de atención.

Para la edificación de este centro, explicó, se contó con recurso obtenido del Pacmyc, con el que adquirió el terreno, se construyó una cabaña, y se compró la materia prima para la elaboración de los medicamentos tradicionales; también respaldados por un organismo italiano.

Fagetti explicó que la idea, “es que la gente nos empiece a conocer, para que sepan que es lo que estamos haciendo, que nuestros productos medicinales están elaborados a base de hierbas de la región y de otras que son conocidas en general con propiedades curativas”.

Entre los principales productos, enumeró, “se encuentran las cremas, las pomadas, los jarabes, tinturas y champú, todos compuestos con herbajes, que representa una alternativa al consumo de medicinas de patente, en su mayoría a base químicos, para aliviar la gripe, la colitis, la gastritis, entre otros padecimientos comunes.

“Lo prioritario –refirió– es que la gente deje de consumir en exceso productos de patente como los antibióticos que, en ocasiones, su ingesta ya no es necesaria para el cuerpo. Esa es la idea –insistió– por lo cual creímos que era una buena iniciativa agruparnos y ofrecer esta alternativa junto a varios curanderos, pero como todo proceso es muy difícil ahora nada más está un médico tradicional con su familia, ofreciendo consultas en la cabaña del pueblo, en donde además realiza limpias complementadas con el trabajo tradicional y la medicina herbolaria”.

–¿De dónde provienen las hierbas y qué tan naturales son los productos? –se le preguntó.

–Las hierbas provienen de la región, y los productos como el aceite de romero, está hecho a base de aceite de maíz, por poner un ejemplo; también utilizamos vaselina y otros ingredientes que no son naturales, pero que, como son la base de elaboración de otros productos que son naturales, y de muy buena calidad, no podemos prescindir de ellos.

–¿Los productos se encuentran de venta en Puebla?

–No, no se distribuye en Puebla, sólo cuando hay eventos que lo ameriten, ya que la mayoría de las personas que acuden con el médico tradicional son precisamente los habitantes de la comunidad, quienes son recurrentes ante los satisfactorios resultados de las medicinas.

Finalmente, Fagetti dijo que los precios de los productos oscilan entre los 25 y los 40 pesos, en apoyo de la economía de las familias, y citó: “el más caro es un jarabe y se debe a la preparación, a las hierbas que se utilizan, a los expectorantes, que ayudan al sistema inmunológico y a las defensas para combatir la enfermedad”.

El proyecto Xivitl Tlapalitza nació por interés de un grupo de antropólogas que trabajan en la región, en apoyo a la comunidad, con proyectos y propuestas diferentes; en este caso, agregó, “fue para reforzar a los curanderos de la localidad, con la elaboración de productos herbolarios”. (Yadira Llaven)

EnviarEnviar ImprimirImprimir