"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar ImprimirImprimir

Puebla > Salud
miércoles 22 de agosto de 2007

MEDICINA E INVESTIGACIÓN

Tratamiento alternativo para la psoriasis

Rafael H. Pagán Santini

Muchas personas padecen lesiones inflamatorias en la piel de manera crónica. Por lo general, éstas son muy resistentes a los tratamientos convencionales. La psoriasis es una de ellas. Estas lesiones afectan adversamente al funcionamiento psicológico y social de la persona, además, desarrollan un sentimiento de estigmatización. El daño que la psoriasis pueda hacer a la piel varia de una persona a otra. Los individuos que desde muy temprana edad padece este tipo de lesiones pueden sufrir un envolvimiento cutáneo más extensivo y persistente.

La combinación de 8 methoxypsoralen, methoxalen (Dermox, nombre comercial en México y Psoralens en Estados Unidos) con rayos ultravioleta A, parecen actuar satisfactoriamente como tratamiento alterno en individuos que no responden al tratamiento convencional ni a las opciones más agresivas con rayos ultravioleta B, methotrexato, ciclosporina o inhibidores TNF-_. Las lesiones moderadas por lo general son tratadas con agentes emolientes, análogos de la vitamina D tópicos y con glucocorticoides. Este tipo de tratamiento, además de ser poco práctico en personas que tienen cubierto el cuerpo con las lesiones psoriásicas, frecuentemente no normalizan las áreas cutáneas donde se encuentran las lesiones. N.Engl. J. Med. 357; 7

La psoriasis es una condición inflamatoria crónica de la piel. En ocasiones se asocia a otras enfermedades, como la artritis y la miopatía. La artritis psoriásica puede ser leve o producir graves deformidades parecidas a la de la artritis reumatoides. La psoriasis afecta sobre todo a los codos, las rodillas, el cuero cabelludo, la región lumbosacra, el pliegue interglúteo y el glande. La lesión más característica es una placa bien delimitada de coloración rosada a salmón, cubierta por escamas poco adherentes, de color típicamente blanco plateado.

Las lesiones psoriásicas afectan ambas capas de la piel, tanto la externa, más fina, llamada epidermis, como la interna, más gruesa, denominada dermis. A nivel de la epidermis ocurre una hiperproliferación de las células que hace que esta se engruese, aunque su estructura basal se mantiene poco organizada. Las células inflamatorias pueden observarse en ambas capas de la piel. La dermis, comúnmente llamada la piel verdadera, está formada por una capa papilar fina y una capa reticular más gruesa. Las placas psoriásicas presentan vasos sanguíneos dilatados y tortuosos a nivel de las papilas.

El Dermox (Psoralens) tradicionalmente ha sido usado para el tratamiento del vitíligo e induce la pigmentación. Actualmente se utiliza para tratar diversas enfermedades inflamatorias de la piel, como el liquen planus, eczema y linfoma cutáneo de células-T. El Dermox (Psoralens) penetra rápidamente en las células e intercala con los ácidos nucleicos del ADN celular. La radiación ultravioleta A hace que el Dermox (Psoralens) se una a la las bases pirimidinas de los ácidos nucleicos. Dependiendo de la longitud de ondas, la dosis de radiación y la duración del tratamiento con los rayos tipo A-ultravioleta, variaran los resultados en la inhibición de la molécula de ADN y en la proliferación celular.

El tratamiento de elección en la psoriasis dependerá de muchos factores. En personas donde el tratamiento tópico a fracasado se elige comúnmente utilizar la luz ultravioleta B de onda corta. Esta forma de fototerapia, a diferencia de la aplicada con la luz ultravioleta A y Dermox, no requiere la utilización de drogas sistémicas, pero sí es necesario remover el cuero cabelludo con agentes que eliminen la queratosis y, utilizar emolientes para que sea efectiva.

En general, la radiación con luz ultravioleta A combinada con Dermox es más apropiada en personas donde la enfermedad se ha extendido sobre todo el cuerpo, pero limitada a la piel que, además tenga una piel con bajo riesgo de desarrollar cáncer como la de tipo III o IV y que no cuentan con historial de cáncer de piel o daño cutáneo por la luz. El efecto terapéutico de la combinación consiste en que los rayos ultravioleta A activan el 8 methoxypsoralen, methoxalen (Dermox, Psoralens).

La combinación de luz ultravioleta A con Dermox no es efectiva para la artritis psoriásica. Las personas que con esta condición pueden beneficiarse mejor con methotrexato o con inhibidores TNF-_, que le van ayudar tanto a las articulaciones como en la piel. Aunque cada día existen más y mejores tratamientos contra la psoriasis esta nueva posibilidad añade otra opción. Se requieren mejores estudios para conocer el tratamiento ideal de acuerdo al tipo y tamaño de la lesión psoriásica.

Si desea más información sobre esta columna puede escribir al correo electrónico: rhpmedicus@yahoo.com.mx