"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar ImprimirImprimir

Puebla > Política
viernes 17 de agosto de 2007

Investigan por lavado de dinero a Maximino Sáenz, ex paredista

Martín Hernández Alcántara

El ex titular de la Secretaría de Macroproyectos en la Comuna de Puebla, Maximino Bear Sáenz, está sometido a una investigación por la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) de la Procuraduría General de la República, en donde sospechan su participación en lavado de dinero.

El periódico digital econsulta dio a conocer ayer lo anterior, y también que el funcionario de la administración que encabezó el panista Luis Paredes Moctezuma tramitó un amparo radicado en el Octavo Juzgado de Distrito, que se registró bajo el número de expediente 946/2007.

La Jornada de Oriente intentó comunicarse con Bear Sáenz, para conocer su versión sobre el tema, pero en los números de su casa y de su celular nadie contestó; sin embargo, fuentes cercanas al gobierno municipal del periodo 2002–2005, en el que fue servidor público, confirmaron la existencia de las indagatorias y del juicio de garantías.

Empero, no se sabe con precisión cuál es el acto por el que el también ex consejero electoral está siendo investigado. Sólo trascendió que las pesquisas iniciaron en la Unidad Especializada en Investigación de Operaciones de Recursos de Procedencia Ilícita y de Falsificación o Alteración de Moneda, adscrita a SIEDO.

Durante el trienio paredista, la Secretaría de Macroproyectos tuvo a su cargo el diseño de un estacionamiento subterráneo en el zócalo de la capital estatal, propuesta que fue rechazada por un importante número de intelectuales, activistas y ciudadanos poblanos, amén de instancias como el Instituto Nacional de Antropología e Historia y el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos, por sus siglas en inglés).

La polémica que despertó el proyecto del aparcadero bajo tierra duró unos dos años, y su episodio más intenso se vivió cuando un grupo de estudiantes de la UAP derribó las láminas que la Comuna había colocado para impedir que pudieran verse los trabajos que la maquinaria estaba haciendo en la plaza de armas de la ciudad.

Al final, pese a que tuvo un presupuesto millonario, ningún otro proyecto fue elaborado por la secretaría a cargo de Bear. En noviembre de 2006, campesinos de la región de Axocopan denunciaron que el ex funcionario había obtenido un permiso “poco claro” para perforar un pozo y que se valía de información privilegiada para especular con terrenos de la zona, a fin de obtener ganancias con la edificación de un complejo de desarrollo industrial ahí.