"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar ImprimirImprimir

Puebla > Economía
viernes 17 de agosto de 2007

Con una propuesta de aumento salarial de 3.7%, el sindicato de VW inicia consulta

Ernesto Aroche Aguilar

Un 3.7 por ciento de aumento directo al salario fue la segunda propuesta de incremento salarial ofrecida por la empresa armadora de la Volkswagen, lo que eleva en 1.2 por ciento más la primera oferta realizada por parte del grupo automotriz, que fuera dada a conocer la madrugada del pasado jueves.


En la imagen, la planta alemana Volkswagen, en donde el día de hoy se realizará la consulta directa con los trabajadores a través del voto directo y secreto / Foto: Rafael García Otero / Archivo de La Jornada de Oriente

Esta propuesta de la empresa resulta ser el ofrecimiento de aumento salarial más bajo de los últimos seis años, ya que el incremento más reducido que obtuvieron los trabajadores de esta planta armadora fue de 4 por ciento durante la revisión del año pasado.

Asimismo, dicho ofrecimiento resulta ser bajo frente a las revisiones salariales que se han alcanzado en la industria automotríz del país, las cuales han sido del 3.6 al 4.6 por ciento.

Entrevistado a las 17 horas de ayer, José Luis Rodríguez Salazar, secretario general del Sindicato Independiente de Trabajadores de la Industria Automotriz Volkswagen (SITIAVW), calificó a la segunda propuesta salarial de “insuficiente”, por lo que adelantaron que se mantendría la negociación hasta cerca de la medianoche en aras de poder obtener un incremento mayor.

Pero dejó en claro que el día de hoy, viernes, se realizará la consulta directa con los trabajadores a través del voto directo y secreto, “tal como se ha hecho en años anteriores”, sea cual sea la cifra que se obtenga al final del día.

La consulta, explicó, se llevará a cabo a partir de las 6 de la mañana y hasta las 10 de la noche, y se realizará en las instalaciones del sindicato, como se hizo el año pasado cuando todos los trabajadores votaron por el rechazó a la propuesta de incremento salarial y decidieron colocar las banderas de huelga.

“En lo que estamos claros es que no le vamos a entrar a un regateo, vamos a estar enfocados no en bajar nuestra solicitud, sino en analizar las ofertas de la empresa”, apuntó.

El dirigente obrero manifestó también que se tuvo una conversación telefónica con el subsecretario del trabajo, en donde se le explicó que el sindicato está ya en la fase crítica de la negociación y con el tiempo encima.

“Seguramente el aumento de 2.5 a 3.7 fue promovido desde ese nivel de gobierno. Pedimos también que a través de su intermediación se pueda impulsar esta negociación y podamos llevar a la consulta una cifra que tenga la factibilidad de ser aprobada”.

Rechazó que de momento se esté pensando en una prórroga y que se llevará a la base trabajadora la propuesta de la directiva, sea cual sea la que se obtenga al finalizar la jornada.

Presión antes que conciliación

La estrategia de la comisión revisora patronal se ha mantenido prácticamente inamovible, como lo señala Huberto Juárez Núñez, investigador de la Facultad de Economía de Universidad Autónoma de Puebla, pues apuestan a presionar antes que conciliar con los trabajadores. Revelando hasta el último minuto su contrapropuesta salarial, esto en aras de que sea la comisión obrera los que decidan si se acepta o no el incremento.

Dicha situación ha provocado que en los últimos ocho años hayan estallado cinco huelgas en las siete revisiones salariales y contractuales que han tenido lugar en ese periodo.

La más larga tuvo lugar en el año 2001, cuando después de 18 días de paro laboral los trabajadores obtuvieron un aumento de 14 por ciento directo al salario, aunque habían iniciado la negociación solicitando el 21 por ciento.

Entre 2000 y 2006 la huelga de menor duración se tuvo lugar en 2004, cuando tras 70 de horas de paro laboral los trabajadores recibieron poco más del aumento de 8.5 solicitado inicialmente; así, el porcentaje recibido fue del 4.5 por ciento directo al salario y 1.6 por ciento en prestaciones. Para este año la moneda aún está en el aire.