"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar ImprimirImprimir

Puebla > Municipio
viernes 10 de agosto de 2007

Habrá desempleo con el reordenamiento comercial en los portales, señalan

Javier Puga Martínez

Los propietarios de negocios establecidos en los tres portales del zócalo de la ciudad de Puebla prefieren evadir el tema, o de plano guardar silencio, cuando son abordados para conocer su postura sobre la propuesta de reordenar el comercio en la zona.

Como se citó en las pasadas entregas de este reportaje, existe consenso entre historiadores e investigadores para que sea la Comuna quien regularice el comercio ahí establecido, pues consideran que hay un exceso de restaurantes extranjeros de comida rápida, además de que se les permite invadir la zona peatonal con mesas y sillas, entre otros problemas.

Este medio intentó obtener la versión de quienes laboran o tienen un negocio en los portales, pero la mayoría de los entrevistados –gerentes, encargados y propietarios– prefirieron negarse a responder, aplazar las entrevistas, alegar ignorancia y desinterés en el tema; o bien, limitarse a señalar que mientras “esté bien su negocio”, lo demás “no interesa”.

Sin embargo, para quienes sí decidieron hacer comentario, con el compromiso de mantener el anonimato y que no fueran mencionados sus establecimientos, el objetivo único es el de mantener el nivel de ventas que, aseguraron, con la temporada vacacional “es bueno”; opinaron que el trabajo de remozamiento y mantenimiento que está dando a los portales la Comuna de Puebla “está muy bien, porque eso va a traer más clientes”.

En cambio, para Alejandro Sánchez, gerente del restaurante del Hotel Royalty, existe una preocupación real: el desempleo que puede generar el reordenamiento comercial, pues en ese lugar trabajan más de 100 empleados y algunos, como él, llevan más de 20 años laborando ahí.

“Honestamente no es porque esté en este ramo, pero por la situación del país el recorte de mesas sí nos va a dañar, el restaurante tendría un impacto en sus ingresos y se recortaría personal. Muchos de nuestros comensales son turistas y nuestras entradas fuertes son ellos. En el tiempo que llevo trabajando aquí, hasta ahora no ha habido una sola queja de alguien que diga que nuestras mesas no lo dejan transitar por los portales”, señaló.