"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar ImprimirImprimir

Puebla > Economía
viernes 10 de agosto de 2007

Denuncia empleada que fue despedida de la Canadevi por estar embarazada

Ernesto Aroche Aguilar

Con la denuncia de una trabajadora de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi) por despido injustificado motivado por su embarazo y maternidad, la Procuraduría Federal para la Defensa del Trabajo (Profedet) sumó ya seis casos similares en lo que va del año, informó el delegado federal del organismo, Fernando Castro Azuara.

El responsable del despido, explicó Verónica Galvez, trabajadora que desde el 3 de abril de 2006 prestara sus servicios al organismo empresarial, fue directamente el dirigente del Canadevi, José Luis Piñeira de la Fuente.

De acuerdo con la trabajadora, el sujeto en cuestión le dijo “que él necesitaba a gente que pudiera estar al 100 por ciento, y ella ya no cumplía con las expectativas requeridas, pues acababa de dar a luz, le rescindía el contrato”, sin que hasta el momento se le haya pagado la liquidación y a pesar de que el costo del parto fue costeado por la propia empleada.

Pero además, explicó la quejosa, tardaron casi cinco meses en dar de alta en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), lo que provocó que el organismo se negara a atender el parto obligándola a buscar la atención privada, “y todo para que al final, cuando regresé al trabajo mi jefe, Piñeira de la Fuente, me dijera que ya era competente para el puesto y me corriera sin liquidarme ni nada, diciendo además que los gastos del seguro que pagaron mientras estaba incapacitada los iba a pagar yo con parte de la liquidación”.

El anterior no es el primer conflicto que enfrenta el también propietario de la constructora GYP. El domingo pasado un grupo de 100 colonos del fraccionamiento Real del Lago denunciaron que la constructora del dirigente de la Canadevi les entregó viviendas con “desperfectos severos” que han provocado graves cuarteaduras y filtración de humedad.

El caso, explicó el procurador del trabajo federal, Castro Azuara será manejando como despido por discriminación, “de ese tipo es el sexto caso, que tenemos en lo que va del año, un número que ha aumentado si vemos los datos de 2006, cuando tuvimos el mismo número de quejas en todo el año”.

La incapacidad por embarazo, explicó el funcionario, “no se las pagó el IMSS, porque la dieron de alta muy tarde, no cubría las semanas cotizadas que exige la ley, la trabajadora se tuvo que aliviar en un hospital particular porque el seguro no la quiso atender. Y aunque lo aceptó con la intención de no perder el trabajo cuando regresa del embarazo se enterar de que la corren, con el argumento de que ya les había salido muy cara porque tuvieron que pagar las cuotas del IMSS y ella no estaba trabajando”.

Por ello, demandarán tanto el IMSS como a la empresa, “al Seguro le demandaremos que pague los gastos médicos que originó su negativa a atender a la trabajadora, y al patrón le estamos demandando el pago de los capitales constitutivos al Instituto Mexicano del Seguro Social y que reinstale a la trabajadora en su puesto de trabajo”.

En lo que va del año, la Profedet ha iniciado seis demandas por discriminación, ya sea por acoso sexual o despido por embarazo. “Estamos aún en los procesos, pero esperamos que los laudos sean a favor de las compañeras, porque hay elementos contundentes para probar el hecho”.

Cuestionado sobre el incremento de la denuncias, Castro Azuara explicó que se debe sobre todo al reforzamiento de la cultura de la denuncia antes que un incremento del problema, en donde las reformas al código civil que aprobó en meses pasados el Congreso estatal sobre el acoso sexual ha tenido un papel relevante.