"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar ImprimirImprimir

Puebla > Cultura
viernes 10 de agosto de 2007

Con El búfalo de la noche, Arriaga confirma que es un escritor influyente de la literatura contemporánea

Yadira Llaven

Cercano a lo que podría ser una novela negra, muy urbana y oscura, Guillermo Arriaga, en la cinta El búfalo de la noche, presentada la tarde del miércoles a los medios de comunicación poblanos, demuestra que es uno de los escritores más influyentes en la literatura contemporánea; sin embargo, la adaptación de la obra homónima al cine quedó corta, ante la falta de visión de un director, lo cual corrobora el motivo de unión, por muchos años, que tuvo al laureado cineasta Alejandro González Inárritu.

La presentación a los medios locales, realizado en un cine privado, al sur de la ciudad, por el productor poblano Enrique López, de La Neta Films y Naco Films, dejó claro que el hecho de que Arriaga sea considerado un influyente en la literatura contemporánea, respaldado por obras como Un dulce olor a muerte y El búfalo de la noche –esta última escrita en 1999–, y reconocido como la Palma de Oro del Festival Internacional de Cine de Cannes, como mejor guionista por el filme Los tres entierros de Melquiades Estrada (2005), no coincide con el desarrollo y dirección de la historia.

El búfalo de la noche es la opera prima de Jorge Hernández Aldana, fue estrenada a en enero de este año en la Sección Oficial de Drama del Festival Sundance, y ha sido traducida al holandés, francés, italiano y portugués. La música está a cargo de Omar Rodríguez López, de The Mars Volta, y en ella actúa Diego Luna (Manuel Aguilera), quien bajó 12 kilos para encarnar el personaje; Liz Gallardo (Tania), Gabriel González (Gregorio), Camila Sodi (Renata), Celso Bugallo y también Emilio Echeverría.

A manera de sinopsis, la película relata un triangulo pasional, es la historia de Gregorio, joven esquizofrénico de 22 años con dos grandes amores: su novia Tania y su mejor amigo Manuel Aguilera. Mientras que entra y sale de hospitales por sus problemas psiquiátricos, Manuel y Tania comienzan un amorío en secreto desencadenando un intenso romance a sus espaldas, que termina en amor, lo cual rompe el lazo de afecto entre los amigos.

Tiempo después, los especialistas dan de alta a Gregorio y dictaminan su recuperación. Manuel, en un intento por reconciliarse con él, va a visitarlo. Ambos se abrazan y se reconcilian; sin embargo, dos días después Gregorio decide suicidarse con un disparo en la cabeza. Llenos de culpa Manuel y Tania inician un descenso a los abismos de la locura y la desesperación, pues días después al suicidio, Manuel recibe una caja que le dejó Gregorio repleta de cartas, fotos y mensajes cifrados.

A la deriva, Manuel trata de encontrarle un sentido a su vida y lo halla cuando se percata de la importancia del amor.

Esta historia es descrita a lo largo de 103 minutos, a través de locaciones filmadas en la ciudad de México. La adaptación, de acuerdo con el director venezolano Jorge Hernández, se prolongó alrededor de tres años, para detallar de manera rigurosa la visión y espíritu de la novela.

Sin embargo, la historia, el director y los actores “estuvieron a oscuras”, pues no contaban con el recurso para realizarla. Fue así como Arriaga, en la búsqueda de financiamiento necesario para llevar al cine su novela, logra acuerdos con el agroindustrial poblano Enrique López y la estudiante de comunicación de la Universidad IberoamericanaPuebla Gabriela Martínez, quienes asumieron la producción ejecutiva del proyecto.

Años antes, cuando recién apareció la novela, Arriaga se la regaló al actor Diego Luna, con la idea de que en un futuro, cuando la obra fuera llevada al cine, él interpretara el personaje de Manuel. En el año 2004, las condiciones se dieron, y Diego Luna pudo finalmente encabezar el elenco artístico, para iniciar el rodaje el año pasado.

La oportunidad para que el público admire o juzgue el trabajo del director Jorge Hernández y el debut de los actores Liz Gallardo y Gabriel González, será con la presentación de la premier en la gran mayoría de los cinemas comerciales poblanos será el viernes 17 de agosto.
La película es una coproducción de La Neta Films, Fidecine, Canana Films y AC Filmes, y tuvo un costo de 2 y medio millones de dólares.

La Neta Films, de origen poblano

La Neta Films es una empresa orgullosamente poblana fundada en marzo de 2005 en Puebla por Enrique López y Guillermo Arriaga. Desde su inicio, los creadores plantearon unir fuerzas y conocimientos en sus distintos ámbitos: la creación artística y la dirección de empresas, con el compromiso de pelear por todos los proyectos en los que creen.

A decir de su director, Enrique López, la productora cree en la importancia de dar oportunidades a gente talentosa y joven que renueve los esquemas y las ideas de las obras audiovisuales producidas en México, desarrollando historias sobre las contradicciones de la naturaleza humana, en busca de que el espectador no permanezca pasivo e indiferente ante lo que está viendo. Por lo anterior, apostó por el éxito de su primer largometraje, El búfalo de la noche.

De gran ayuda, los estímulos fiscales al cine

Por otro lado, finalmente comentó sobre la importancia de los estímulos fiscales al cine, que entró en vigor este año a través del artículo 226 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta; al respecto dijo que los más capacitados en el tema son los cineastas, porque necesitan del apoyo, y en ese sentido, los menos interesados son los empresarios, pues desconocen del mecanismo, “pero de todos modos hay que buscar los recursos, que también es parte de la chamba de los productores. Nosotros no recibimos ayuda de ese fondo, ya que apenas entró en vigencia la ley”, puntualizó.

El artículo 226 plantea el otorgamiento de un estímulo fiscal a las personas físicas o empresas, consistente en la acreditación de 10 por ciento del gravamen, monto que podrán usar para invertir en producciones cinematográficas nacionales. Para el ejercicio 2006, la inversión total no excederá de 500 millones de pesos anuales.