"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar ImprimirImprimir

Puebla > Economía
miércoles 8 de agosto de 2007

ECONOMÍA A RETAZOS



Lula en México

Jesús Rivera de la Rosa

En días pasados visitó nuestro país el presidente brasileño, Luis Inácio Lula da Silva, y ello nos lleva a la siguiente reflexión.

Al parecer, Lula ha logrado hacer lo que parecía imposible, servir a dos amos al mismo tiempo. En su país, la mayoría de la población considerada como pobre votó por él y lo reeligió en el cargo. Asimismo, ha llevado a la práctica uno de los programas antipobreza más reconocidos a escala internacional. A su vez, la política macroeconómica seguida ha buscado apoyar al gran capital financiero nacional y transnacional, lo que le ha brindado una cobertura financiera importante al programa de crecimiento económico.

Más aún, mientras por un lado ha encabezado la resistencia al proyecto de integración americano, el ALCA, e incluso no ha obstaculizado el acercamiento de Venezuela al Mercosur, paralelamente viene a México a negociar la ampliación de las relaciones comerciales y la cooperación en los temas de energéticos, y en particular del etanol, del cual hay un interés muy grande por parte del gobierno brasileño.

A Felipe Calderón Hinojosa por supuesto le viene bien dar la imagen de un supuesto acercamiento con las naciones sudamericanas, la argentina de Kirchner y ahora Brasil, aunque bien sabemos que su corazón está del lado de las barras y las estrellas y más que tomar en serio la incorporación al Mercosur, más bien sigue trabajando con el proyecto del Área de Seguridad para América del Norte (ASPAN).

Hay pues, cierto ámbito en el que han coincidido los gobiernos, de derecha y de izquierda, mexicano y brasileño, respectivamente. Son, al final de cuentas, asuntos de negocios. A Lula lo que le interesa es sacar adelante su “Programa de Aceleración del Crecimiento”, anunciado en enero de este año y que abarca el periodo 2007–2010, en tanto que a Felipe Calderón Hinojosa busca ganar legitimidad a como de lugar, incluso reuniéndose con un opositor al proyecto integracionista norteamericano.

Resulta curioso que, mientras Felipe Calderón Hinojosa, desde la derecha, ha propuesto un Plan Nacional de Desarrollo, apoyado en las ideas humanistas de Amartya Sen, Lula, desde la izquierda, está muy entretenido en mejorar las condiciones de funcionamiento del maltrecho modelo neoliberal.

A corto plazo ambos pueden obtener algunos dividendos, aun a costa de de los reclamos populares en ambos países, pero a mediano plazo probablemente ambos tendrán que pagar la cuenta de sus acciones. Lula da Silva por la protección al capital financiero y su afán por posicionarse en la producción de etanol a escala mundial (con lo que el medio ambiente y la alimentación seguirán siendo afectados), y en la medida en que el favorable contexto internacional cambie de dirección, quitándole el apoyo financiero con el que hasta ahora ha contado. Por su parte, el presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, tendrá que rendir cuentas, más tarde que temprano, no tanto a las elites estadounidense y mexicana que lo han apuntalado, sino a la población que está luchando por crear un nuevo pacto social no derechista.



Enseñanza de valores

Edith Báez

De acuerdo con una nota de Marta Garrido publicada en La Jornada de Oriente el 11 de julio de este año, el secretario de Educación Pública del estado, Darío Carmona García, dio a conocer que a partir del próximo ciclo escolar en Puebla será obligatoria la enseñanza de valores en las instituciones educativas.

Es un mérito que se legisle al respecto; sin embargo, hay circunstancias poco propicias para que la intención llegue a buenos términos. Me refiero al hecho de que los valores no se aprenden mediante la lectura sobre ellos, ni estudiándolos como otros contenidos programáticos. Tampoco se aprenden por decreto, ni estudiando moral (religión) como ocurre en muchas instituciones en nuestro estado, los valores se aprenden viviéndolos.

De poco habrá de servir una nueva legislación, la estructuración de programas de estudio o la publicación de folletos al respecto, si finalmente los niños y jóvenes viven en un continuo? donde los valores fundamentales no se practican. El respeto, la solidaridad, la honestidad y la honradez deben vivirse, deben ser el común denominador del contexto para que las nuevas generaciones los aprendan.

¿Quiénes han de enseñar los valores? De acuerdo con la nota referenciada, además de las instituciones educativas, diferentes actores de la sociedad. ¿Cuál sociedad? Ésta que sitúa la dignidad nacional en las piernas de los futbolistas, la que deja se hacer cosas importantes por no perder la secuencia de sus telenovelas, o la que se encuentra ensimismada en los divorcios, peleas y reconciliaciones de las estrellas de la televisión y en reality shows, que lo único que no muestran son, precisamente, los valores fundamentales del ser humano.

Los líderes de opinión para nuestra niñez y juventud, que muestra la televisión, no invitan a comportamientos ejemplares, sino a la rebeldía sin sentido, a inclinarse hacia lo insulso, a priorizar lo material, a consumir irreflexivamente, entre otras cuestiones negativas. Habría que legislar sobre el contenido de los programas televisivos, ya que son un rudo obstáculo para educar en valores.

Pero además, la nuestra es una sociedad caracterizada por la corrupción, abuso de poder, revancha, deshonestidad, nepotismo, prebendas, menosprecio por las minorías, entre otros factores negativos. En este ambiente se desarrollan las nuevas generaciones. ¿Qué están aprendiendo esas nuevas generaciones?

Para que la medida de hacer obligatoria la enseñanza de valores y las modificaciones a los planes y programas de estudio de secundaria y bachillerato, no pasen a ser letra muerta como otras de la legislación nacional o local, se requiere mucho más que legislar al respecto, implica crear un ambiente donde se vivan los valores cotidianamente, donde las nuevas generaciones tengan la oportunidad de hacerlos suyos. ¿Utopía? No lo sé, lo que sé es que en las circunstancias actuales, suena remoto, si no es que imposible.



Descubre el agua tibia el señor embajador:

En entrevista de prensa sostenida en Washington, el embajador de México en Estados Unidos, Arturo Sarukhán, afirmó que el gobierno de Vicente Fox: “Se hizo mucho daño a sí mismo y a quienes creen en la reforma migratoria integral, por la manera en que trató de posicionarse públicamente en el debate interno de Estados Unidos”.

También consideró un “error tonto” el de la cancillería foxista al emitir una “Guía de Migrantes”, que daba sugerencias a los ciudadanos mexicanos que planearan entrar a Estados Unidos sobre las mejores vías para lograr su objetivo.

El embajador concluyó la entrevista, haciendo una crítica sutil a la actitud del gobierno de Calderón respecto de los migrantes que cruzan por nuestro país, diciendo: “Es muy difícil para México pontificar hacia el norte lo que no hace hacia el sur” y a menos que corrijamos el desafío fundamental de la violación a los derechos humanos de los latinoamericanos cruzando la frontera por México, me va a ser muy difícil poner el dedo y decirles a los estadunidense que deben proteger los derechos humanos de mis ciudadanos en este país”.

(Notimex, 21 de julio de 2007.)



¿Cuándo no...?

“Estados Unidos es responsable de los altos precios del maíz. Producción de etanol, la causa, denuncia Brasil.” El gobierno brasileño acusó a Estados Unidos de los altos precios del maíz, debido a que utiliza 80 millones de toneladas del grano para producir etanol.

El ministro de Agricultura de Brasil, Reinhold Stephants, señaló que el maíz no es la mejor opción para producir biocombustibles, pues eso genera desequilibrios en los precios internacionales del grano. Una opción, señaló, puede ser la caña de azúcar para producir etanol, pues resulta más barata que otros productos.

Según el ministro brasileño, Estados Unidos y su país son los mayores productores de etanol en el mundo con 20 mil millones de litros al año. Sin embargo, afirmó, la producción brasileña con base en la caña de azúcar, es hasta 50 por ciento más barata respecto de la estadounidense.

El funcionario brasileño propuso a México la transferencia de tecnología para avanzar en la producción de biocombustibles e informó que durante la visita del presidente Luiz Inácio Lula da Silva a México, se le planteará al gobierno de Felipe Calderón formar una comisión entre ambas naciones para ayudar al desarrollo de bioenergéticos en México. Explicó que el país sudamericano está en toda su disposición para ayudar con tecnología y capital humano a que México avance en el tema de los biocombustibles.

(El Universal, lunes 06 de agosto de 2007.)

EnviarEnviar ImprimirImprimir