"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar ImprimirImprimir

Puebla > Cultura
miércoles 1 de agosto de 2007

MEDIEROS
desde los comunicadores



Tomar los medios, la palabra

Daniela Parra

Tomar no significa sólo la posesión de un bien o una cosa. Tomar significa también una reapropiación de lo que ha sido despojado o que se mantiene en manos de pocos, excluyéndolo del uso de las mayorías. Como muchos otros bienes humanos que han sido privatizados al margen del sistema neoliberal, la palabra, elemento primordial de la expresión humana, ha sido destinada para que sólo algunas personas puedan tener el poder de usarlas.

Pocos tienen voz en los grandes me«-dios, y por ello, millones de realidades quedan relegadas al olvido. El tiempo y espacio local en el que las culturas viven su cotidianidad no se proyecta en el mundo de fantasía que los medios de comunicación masiva inducen con sus promesas plásticas. Sin embargo, miles de personas, sobre todo quienes ya construyen organizadamente estrategias de resistencia y lucha desde hace décadas, han decidido tomarse los medios como una forma de contrarrestar el monopolio mediático que ostentan unos cuantos.

Las innovaciones tecnológicas de hoy, como el Internet, están muy lejos de desplazar a los medios comunitarios que miles de comunidades rurales y centros urbanos en América Latina utilizan como un instrumento de lucha en sus estrategias de resistencia. Las radios comunitarias, que funcionan bajo los principios de la comunicación popular, han servido y sirven efectivamente para organizar a las poblaciones, informarlas y ejercer el trabajo de concientización y liberación de pueblos oprimidos.

Organizaciones campesinas, indígenas y populares en ciudades han entendido que la transformación en la forma en que se producen los medios, los contenidos y como están presentados y reproducidos, no reside en buscar un espacio en los grandes medios, esperando a que se le de un tratamiento adecuado a sus problemas o siquiera que se les mencione. Para hacer de los medios espejos de la realidad local de los grupos humanos, es necesario tomarlos.

Al igual que el zapatismo se dirige en su anticapitalismo a tomar los medios de producción para apuntalar “al corazón mismo del sistema”, tomar los medios de comunicación es reapropiarse de la producción, generación y difusión de contenidos que tienen que ver con los conflictos cercanos de las personas, con su cotidianidad, en su lengua, con sus expresiones particulares, su música, sus noticias locales, lo cual constituye también una importante y decisiva forma de anticapitalismo.

Recuperar la palabra es un derecho humano, como lo es el derecho a la comunicación, sustentado en convenios internacionales como el 169 de la OIT, que a su vez tiene garantía bajo el amparo de las constituciones de nuestros países. Recuperar la palabra es rescatar la realidad de quienes nunca tendrán un espacio sonoro o visual a la vista de las masas y que necesitan de esa voz y presencia para continuar en su lucha por reconocimiento, justicia y dignidad.

 

 

EnviarEnviar ImprimirImprimir